Ciudades

Choferes se resisten a trasladarse a terminal interprovincial de El Alto

Cementerio. Cada día salen de esta zona unos 2.000 vehículos del servicio público

Precaria. Parada del sindicato 6 de Junio en la plaza paceña Baltazar Alquiza, de la zona del Cementerio.

Precaria. Parada del sindicato 6 de Junio en la plaza paceña Baltazar Alquiza, de la zona del Cementerio. Wara Vargas.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

02:28 / 24 de noviembre de 2015

Conflicto en ciernes. Choferes del transporte interprovincial de pasajeros que operan en la zona del Cementerio de La Paz se niegan a ser reubicados en la terminal interprovincial de Villa Esperanza, en El Alto, y amenazan con movilizaciones.  Pero los operadores no están solos. Miguel Limachi, quien reside en Irpavi, La Paz, dice que no quiere ni pensar que tendrá que trasladarse hasta Villa Esperanza cuando quiera viajar a Copacabana; como él, hay otros usuarios que rechazan ese cambio.

La Federación del Transporte Interprovincial tiene 70 sindicatos y al menos 15.000 afiliados. El gobierno departamental gestiona ante las alcaldías de La Paz y El Alto normas para que desaparezcan las paradas de este servicio habilitadas en vías públicas de ambas urbes, nueve y cuatro, respectivamente.

Según la Gobernación, cada día salen, con pasajeros, al menos 2.000 vehículos de estos puntos rumbo a 53 municipios de 10 provincias del departamento. “Rechazamos este intento de la Gobernación de querer reubicarnos, porque allí no hay espacio para nosotros y porque los usuarios serán los más damnificados”, afirma Germán Cerda, secretario ejecutivo de la federación.

Resistencia. El gobernador Félix Patzi confía en que gradualmente los sindicatos ocuparán la nueva infraestructura, y opina que el problema de fondo es otro.  “Unos sindicatos dicen que (el presidente) Evo (Morales) les ha dado para que lo administren, pero no es así, no hay ningún documento. Eso le corresponde a la Gobernación”, expone.

La Terminal del Norte —construida sobre 9.572 metros cuadrados, con una inversión de Bs 18 millones del programa Bolivia cambia, Evo cumple— fue inaugurada el 16 de mayo de este año. Está situada en la calle José Arzabe, entre Belgrano y calle 1.

El 10 de noviembre, el gobierno departamental anunció la conclusión de las vías de acceso. En la sede de gobierno, los puntos para el abordaje de pasajeros de los tres sindicatos se hallan en la zona del Cementerio General (o zona de Callampaya).

“Hasta el momento no tenemos ninguna notificación oficial. Además, estamos en La Paz y no en El Alto, por eso no nos moveremos”, señala Fernando Herrera, secretario de Conflictos del sindicato 6 de Junio, cuyos 50 afiliados hacen viajes entre la sede de gobierno y Copacabana.

Manco Kápac cuenta con 30 miembros; y 2 de Febrero con 25, quienes tampoco están dispuestos a dejar la plaza Baltazar Alquiza, donde aguardan pasajeros. Dos cuadras más arriba, en El Tejar, hay otros ocho apeaderos de los buses que trasladan viajeros a Sorata, Viscachani, Desaguadero y Chuma, los que también tendrían que operar desde Villa Esperanza. 

Según Cerda, las casetas de la terminal interprovincial de Villa Esperanza han sido ocupadas por afiliados a la Federación Departamental de Choferes 1° de Mayo y a la Federación Andina. “Para nosotros ya no hay espacio, no podemos trabajar tres sindicatos en una caseta”, declara. La Federación del Transporte Interprovincial de La Paz aguarda una respuesta oficial a la nota enviada al gobernador Patzi el miércoles 18 de noviembre. “Si no nos responde, convocaremos a marchas, bloqueos y paros, porque no podemos aceptar que nos reubiquen de esta manera”, advierte el dirigente.

Usuarios. Hay pasajeros que creen que si las paradas de los buses y minibuses se concentran en la infraestructura de El Alto, el perjuicio será para los usuarios. “Si están con esa idea de reubicarlos, los pasajeros seremos los más damnificados. Yo no sé por qué quieren reubicarlos a El Alto”, dice Miguel Limachi, quien ocupa un asiento en un bus del sindicato Manco Kápac y se dispone a partir hacia Copacabana.

“¿Cómo, quieren trasladarlos?”, pregunta Lidia Flores, una vecina de Vino Tinto, quien se dispone a empreder viaje. “Soy de la tercera edad y tendría que pagar tres pasajes antes de comprar mi boleto a Copacabana, por eso no estoy de acuerdo”, agrega.  Max Condori, quien reside en Villa Victoria, tampoco ve con buenos ojos la reubicación. “Tardaremos más tiempo en ir a El Alto que en ir a nuestros destinos”, argumenta.

En Callampaya piden que sean reubicados

Pobladores de Callampaya, en la ciudad de La Paz, donde se hallan unas nueve paradas de sindicatos de transporte que prestan el servicio a las provincias del altiplano, piden que estos operadores sean reubicados en la terminal interprovincial de El Alto. “Por el tamaño de sus vehículos ocupan nuestras calles. Ellos deben trasladarse a la terminal que han hecho en El Alto”, señala Freddy Chipana, presidente de la Junta de Vecinos.

Moradores de esa zona llegaron a un acuerdo con los sindicatos 6 de Junio, 2 de Febrero y Manco Kápac —que trasladan pasajeros entre La Paz y Sorata, Viscachani, Desaguadero, Chuma y otros— para que no parqueen su flota de buses y minibuses en las calles por el congestionamiento que ocasionan.

Sin embargo, ese pacto no se cumple a cabalidad. La Razón observó el 20 de noviembre que alrededor de la plaza Baltazar Alquiza, donde embarcan los pasajeros, había cuatro motorizados estacionados y buses parqueados en la calle Eyzaguirre, vía que tiene una pronunciada pendiente. “Este sector se ha convertido en un verdadero cuello de botella, por eso deben irse a El Alto”, insiste el dirigente vecinal.

Fernando Herrera, secretario ejecutivo del Sindicato 6 de Junio, sostiene que estas quejas no tienen asidero. “Hicimos un convenio con los vecinos y estamos cumpliendo. No tenemos problemas con ellos”. Corina Ávila añade que debido al parqueo de parte de la flota en vía pública, los delincuentes “se esconden entre los buses y roban a los vecinos por las noches”.

Chipana confirma esta versión y hace notar que hubo accidentes ocasionados por esos vehículos. “Estos coches (sic) grandes han destrozado nuestras áreas verdes. Uno de ellos se entró a una casa, porque parece que le fallaron los frenos, y otro chocó contra un poste de telefonía”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia