Ciudades

Seguro, barato y directo, puntos fuertes del LaPazBus trasnoche

Según el gobierno edil, la demanda aumenta en el horario nocturno

Seguridad. Un guardia municipal de transporte, de pie a la derecha, acompaña los viajes nocturnos para proteger a usuarios y operadores.

Seguridad. Un guardia municipal de transporte, de pie a la derecha, acompaña los viajes nocturnos para proteger a usuarios y operadores. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón (Edición Impresa) / Dennis Luizaga, Guadalupe Tapia / La Paz

00:49 / 28 de febrero de 2014

Transporte masivo 24 horas. Éste es un eje de la transformación  del servicio que impulsa la Alcaldía con el LaPazBus Laderas. La Razón viajó en el horario de trasnoche, de 23.00 a 05.00. Los usuarios destacan la seguridad, el viaje directo y el pasaje único.

Son las 00.12. Periodista y fotógrafo llegan a la parada de la cancha Zapata Parque Urbano Central (PUC) para abordar un PumaKatari de la Ruta 2: PUC-Villa Salomé. En el sitio hay una fila de 12 personas y la sensación de seguridad la ofrecen dos guardias viales apostados en el lugar.

El servicio de transporte municipal comenzó el lunes 24 en la Ruta 1: Inca Llojeta-PUC y en la Ruta 2: Villa Salomé-PUC.

“Normalmente salgo de mi trabajo a las 21.00 y el LaPazBus me resulta beneficioso. Si no, tengo que ir desde la avenida Arce en un minibús hasta el Obelisco, desde ahí hasta Samapa son dos pasajes y hasta Alto Pampahasi, donde vivo, son tres pasajes”, dice Germán Callejas, auditor financiero. 

“Más que el costo, el tema es no hacer tantas paradas, el trato no es bueno en los minibuses y este bus es sumamente seguro”.

Son las 00.20 y algunos pasajeros comienzan a reclamar la tardanza, alegando que el PumaKatari debía estar a las 00.00.

“El último bus ha salido a las 23.30. Había cuatro buses parqueados que se han ido con tres o cuatro pasajeros”, explica un guardia vial. El motorizado debió estar a las 00.15, pero arriba a las 00.27. En esos 12 minutos, José Escóbar explica que en las paradas los guardias viales deben encargarse de que las personas respeten la fila y subirse al bus para acompañar el viaje. “El objetivo es detectar gente malentretenida o con aliento alcohólico —mire ya está llegando el bus— lo que debemos hacer es precautelar a los ciudadanos”. Periodista y reportero gráfico retornan a la fila, donde ocupan los puestos 17 y 18. Metros más adelante, dos viajeros disputan sobre su lugar en la cola, impasse resuelto con intervención edil.

Resuelta la discusión, el resto, junto con un funcionario edil, aborda el bus. Dos anfitriones, hombre y mujer, dan la bienvenida. Ella cobra el pasaje de trasnoche (Bs 3,00) y lo registra en una computadora, mientras él brinda información sobre el servicio. No trabajan en parejas, solo que el varón, que trabajará en la Ruta 3, Chasquipampa-PUC, que aún no está en funcionamiento, aprovecha para ganar experiencia.

“Ésta es la primera noche que se cobra. Las anteriores estaba un poco más vacío, pero parece que la gente se está acostumbrando, confía en el bus y se arriesga a quedarse un poco más tarde”, opina  el anfitrión Boris Quispe. Van 15 minutos de recorrido, en el trayecto bajaron siete personas y subieron cinco. Muchos todavía gritan: “¡En la esquina bajo!”

“Vivo en Miraflores, pero acompaño a mi pareja que vive en Villa Salomé. Antes, cuando no podía acompañarla, la mandaba en radiotaxi y gastaba 20 bolivianos, era casero del radiotaxi, pero con el bus me resulta más económico”, cuenta Alan Morales.

El bus edil llega a su parada en Villa Salomé a las 00.54, donde hay cuatro personas que aguardan para dirigirse al PUC. A las 01.05 llega el PumaKatari que hará el viaje de retorno.

La Alcaldía invirtió Bs 79, 9 millones en la compra de 61 buses PumaKatari, con capacidad para 61 pasajeros —29 sentados y 31 parados—, la implementación de un taller de mantenimiento y de un centro de monitoreo. 

“El servicio ha salido con regularidad. Hubo excepciones en las noches, especialmente en la ruta a Villa Salomé, donde se dio una demanda muy fuerte en la noche, que sobrepasó lo inicialmente programado”, señala el oficial asesor municipal, Gustavo Bejarano.

“Un elemento que provocó filas es que los pasajeros solo quieren ir sentados, por lo que cuando se llenaban los asientos, esperaban otro bus. Las colas se mantuvieron por esa espera de asiento y no por falta de buses”, añade el funcionario, quien anuncia que el movimiento generado será informado por el alcalde Luis Revilla.

Operación de la Ruta 3, aún sin fecha

La próxima semana comenzará a operar la Ruta 3 del LaPazBus Laderas: Chasquipampa-Parque Urbano Central (PUC), aunque la fecha todavía no está definida.

La circulación de los buses PumaKatari vacíos, recorridos con usuarios, pero sin cobro de pasajes y viajes con el respectivo pago, son las tres fases que seguirá la implementación de la Ruta 3, explicó ayer el oficial asesor de la Alcaldía de La Paz, Gustavo Bejarano.

Hasta ayer se ultimaban detalles de la señalización de las paradas. Se prevé que los trabajos concluyan en estos días. Ya hay buses circulando, pero no como prueba. El lunes tenemos problemas por el Jisk’a Anata, y el martes por la ch’alla. Estamos preocupados por la seguridad de los buses debido a que suelen haber más accidentes”, añadió.

El servicio, que beneficiará al Macrodistrito Sur, realizará paradas en: calles 63, 60, 53, 46, 37 y 35 de Chasquipampa, Laguna de Cota Cota y calle 28, calle 25 de Los Pinos, final calle 21 de Calacoto, calle 15, Los Sauces, Adesu, Campo Ferial, mercado 16 de Julio, plaza Roma, calles 4 y 6 de Obrajes, UMSA, Camacho, Simón Bolívar y PUC.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia