Ciudades

Sólo hay 48 whiskerías, cantinas y moteles con licencia en El Alto

Sólo 48 locales de expendio de bebidas alcohólicas y 18 lenocinios cuentan con licencia de funcionamiento, el resto es ilegal. Aquéllas no se emiten desde 2007

Proliferación. Centenares de negocios están instalados en viviendas de la calle Jorge Carrasco de El Alto. En la foto se muestra cinco alojamientos.

Proliferación. Centenares de negocios están instalados en viviendas de la calle Jorge Carrasco de El Alto. En la foto se muestra cinco alojamientos. Miguel Rivas-Archivo.

La Razón / Miguel Rivas / El Alto

03:17 / 15 de abril de 2013

En El Alto, sólo 48 negocios en los que se vende bebidas alcohólicas, entre whiskerías, bares, cantinas, moteles, cabarets y licorerías, funcionan con autorización municipal, según la Dirección de Recaudaciones de la Alcaldía de esa ciudad.

Sin embargo, este tipo de negocios suman centenares en toda la urbe, admitieron en esa repartición municipal. Esta situación es producto de una determinación administrativa de 2007. Según esa decisión, el gobierno edil resolvió prohibir la entrega de licencias a este tipo de establecimientos con fines preventivos. Lo propio hizo con los lenocinios.

La ordenanza 132/2007 “prohíbe que se otorguen licencias a este tipo de negocios. Nosotros no estamos dando ninguna autorización rigiéndonos a la norma”, explicó el jefe de la Unidad de Actividades Económicas de la Alcaldía, René Durán. Pero la medida no tuvo los efectos esperados, pues los bares, cantinas, whiskerías, licorerías y otros proliferan en esa ciudad.

En la Ceja, entre las calles 1 y 5 de las vías Jorge Carrasco, Franco Valle y Raúl Salmón, existen más de 60 negocios relacionados con la venta de bebidas alcohólicas, como comprobó La Razón. Esta abundancia se ve también en las zonas Villa Dolores, 16 de Julio, Ciudad Satélite, Río Seco, Alto Lima, Villa Adela, entre las más concurridas.

En estos sitios, los lenocinios se camuflan en galerías, wallys y alojamientos. En los edificios hay pisos en los que todas las habitaciones están adaptadas para ofrecer actividades sexuales y pueden ser identificadas porque usan cortinas negras. Pese a esto, según los registros municipales, sólo 18 lenocinios cuentan con licencia de funcionamiento.

La Alcaldía no sólo dejó de emitir permisos de operación de locales de expendio de bebidas alcohólicas, sino también realiza controles con la Guardia Municipal, indicó Durán. Pero estos operativos no consiguen su cometido, pues los comercios ilegales, una vez clausurados, cambian de ubicación y de nombre para seguir en la actividad.

El funcionario agregó que, pese a la abundancia de locales de venta de alcohol ilegal, la Alcaldía no tiene planes de cambiar su política de negar licencias. La Dirección de Recaudaciones cuenta con un registro de 27.218 actividades económicas, de las que 66 pertenecen a whiskerías, lenocinios, clubes privados y otros, de los que 48 son bares, cantinas y otros, y 18 prostíbulos.

El inventario se completa con 10.820 contribuyentes, como carpinteros; 6.361 comercios, como tiendas; 8.419 servicios, como farmacias; y 1.551 industrias. “En el caso de las rosticerías, cerrajerías y otros, sí se les invitó mediante notificación para que regularicen su situación y convertirse así en legales, pues con ellas no existe prohibición”, agregó.

Hace dos años no estaban registradas en la Alcaldía las actividades económicas de venta de polleras, los cerrajeros, los artesanos y las tiendas de internet. “Llegaron en forma masiva a través de sus dirigentes, luego de que se hicieron algunas notificaciones e instarles a que obtengan la licencia de funcionamiento”.

La Razón recorrió junto con las autoridades municipales la Ceja y se comprobó que todos contaban con licencia de funcionamiento, aunque muchos no la exhibían. “Es para protegerla, a veces se pierde o se daña en la tienda porque estamos sacando o metiendo quintales de azúcar, harina o arroz”, afirmó Antonio Contreras, vendedor de abarrotes. Hace una semana, autoridades municipales hallaron 20 negocios sin permiso en Villa Dolores.

Requisitos para el permiso

Condiciones

El jefe de la unidad Actividades Económicas de la Dirección de Recaudaciones de la Alcaldía, René Durán, explicó que para obtener la licencia de funcionamiento los propietarios de negocios deben presentar fotocopias del carnet de identidad, del pago del servicio de luz y algunos casos, como industrias, certificado Registro Ambiental Industrial (RAI).

Los permisos son perpetuos

Las licencias de las 27.218 actividades económicas registradas en la Alcaldía de   El Alto son perpetuas, pues no existe una norma que determine su tiempo de vigencia. Así lo explicó el jefe de la Unidad de Actividades Económicas de la Dirección de Recaudaciones de la Alcaldía, René Durán. “No hay un documento que especifique que la licencia tendrá una validez de dos años o será perpetua; eso te deja a la interpretación de que es perenne”.

Durán adelantó  que se trabaja en una propuesta para cambiar la modalidad de estos permisos de modo que su lapso de duración sea únicamente de dos años. “Esto sólo se lo va a realizar a través de una resolución administrativa”, agregó.

Advirtió que en caso de aprobarse ese plan, la renovación de permisos será gratuita. Por ahora sólo se  hicieron modificaciones de forma y se les colocó dos stickers:  uno con el logotipo de la Alcaldía y otro con el escudo de El Alto.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia