Ciudades

No está en Llojeta, área aplanada se encuentra en Alto Següencoma

Loteo. El predio es de la Policía. La Subalcaldía Sur dice que es un lío entre privados

Denuncia. El arquitecto Víctor Urquieta señala el área aplanada por equipo pesado que está en Alto Següencoma.

Denuncia. El arquitecto Víctor Urquieta señala el área aplanada por equipo pesado que está en Alto Següencoma. Ángel Illanes.

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

01:27 / 10 de diciembre de 2014

La Alcaldía de Achocalla aclaró ayer que las 60 hectáreas que son terraceadas se hallan en Alto Següencoma, Macrodistrito Sur de La Paz,  y no en las Serranías de Llojeta como denunció el arquitecto Víctor Urquieta. El predio es de la Policía Boliviana y fue avasallado. El sábado, este medio informó que unas 60 hectáreas fueron terraceadas. En el lugar, se pudo constatar la existencia de viviendas dispersas y de maquinaria pesada.

“Llojeta se está moviendo sistemáticamente, ya hubo varios hundimientos, lo que están haciendo es construir en suelos inconstructibles (sic), pobres para soportar el peso”, señaló en esa oportunidad Urquieta. “Todo ese sector es de policías, pertenece a la jurisdicción de La Paz y es Alto Següencoma”, dijo el subalcalde del Achocalla, Pedro Cutili.

El subalcalde del Macrodistrito Sur, Carlos Urquizo, confirmó ese loteamiento, sin embargo, manifestó que es un lío entre privados.  “Desde hace tiempo hay un movimiento de tierras tremendo, es un tema entre particulares y afecta a los policías. Varias veces hemos entrado y hemos hecho las notificaciones”.

El presidente de la Asociación Nacional de Suboficiales, Sargentos, Clases y Policías (Anssclapol), sargento Javier Quispe, informó que se inició un proceso penal contra los loteadores. “Lo de Alto Següencoma es propiedad de la Policía Boliviana, hay muchos lotes que  se estarían vendiendo es una cosa ilegal”, alertó.

Deleznable. Urquieta, el arquitecto denunciante, sostuvo que toda esta área —a la que insiste en señalar como parte de Llojeta—  tiene suelos débiles, incapaces de resistir el peso de las construcciones, por lo que es considerada de alto riesgo, según el mapa de constructibilidad de La Paz aprobada en  la década del 70.

Por sus características, este tipo de suelo, —conformado por arcilla, limos, arenas y gravillas endurecidas y, por tanto, fácilmente erosionable— es proclive a los  deslizamientos, advirtió ese profesional.  Facundo Hurtado, presidente de la junta de vecinos de la zona Sur, a su vez denunció que “a diario” se realizan terraceos en este macrodistrito y que cuando uno intenta acercarse al lugar, es expulsado. 

“Siguen haciéndolo, nadie sabe si son legales o no, esos terrenos están bien protegidos”, recalcó. En lo que respecta a Llojeta, el subalcalde de Achocalla comunicó que solo un sector pertenece a ese municipio —el otro se halla en la jurisdicción de La Paz— y reafirmó que la administración local autorizó la construcción de nuevas urbanizaciones.

“Alto Següencoma es una parte pequeña, es de los policías, todo el resto, la parte izquierda y derecha corresponden a las Serranías de Llojeta”, insistió el arquitecto. El 28 de septiembre de 2014, este diario publicó que desde enero, 136 terrenos fueron avasallados en el sur de La Paz.

Dos caídas de talud en 1548

Accidente

Según el libro Síntesis Histórica de la Ciudad de La Paz 1548–1948, de Alfredo Sanjinés, y citado por el arquitecto Víctor Urquieta, el 2 de abril de 1582 las zonas de Alpacoma y Llojeta que estaban unidas se hundieron ocasionando la muerte de 2.000 personas y la desaparición del pueblo de Janko Janko. En 1873, por otra parte, un sector de la zona de Tembladerani se deslizó y 32 personas perdieron la vida en esa oportunidad, sostiene el autor.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia