Ciudades

Timadores inmobiliarios dejan decenas de víctimas en La Paz

Delito. El cebo es una vivienda en anticrético o alquiler, de la que fingen ser dueños

Advertencia. La firma de un contrato anticrético debe ser registrada en Derechos Reales.

Advertencia. La firma de un contrato anticrético debe ser registrada en Derechos Reales. Eduardo Schwartzberg.

La Razón / Micaela Villa / La Paz

00:01 / 03 de febrero de 2013

“Era tan gentil y cariñosa que le creímos todo”, recuerda Carlos P., a quien le estafó $us 9.000 por un departamento en anticrético en el barrio Los Pinos que nunca le fue entregado. La Policía anticrimen de La Paz recibió 63 denuncias de estafa inmobiliaria en 2012.

Al igual que Carlos P. desde marzo del año pasado otras 20 víctimas fueron engañadas por Gloria M., Elizabeth S. e Ignacio D, que ofrecían un departamento en anticrético, que oscilaba entre $us 12 mil a $us 35 mil y que nunca era entregado, aunque ellos se quedaban con 50% del anticipo que les proporcionaban sus víctimas. 

“Ellos (estafadores) piensan que nunca van a ser descubiertos por la Policía y que van a poder mantener el hecho ilícito. En este caso hay más víctimas y lo estafado alcanza un total de $us 200 mil”, indicó Fabiana Azero, fiscal que investiga este caso. El anticrético es la cesión del uso de un bien inmueble a cambio de una suma que es devuelta al anticresista al finalizar el contrato, y que suele durar de uno o dos años, término que es sujeto a negociación.

“Lo único que queremos es que nos devuelva nuestro dinero, lo tiene la señora (Gloria M.), el tema de la justicia en nuestro país es complicado. ¿Qué tal si ella soborna a la gente (justicia) y al final sale libre y no nos paga?”, inquirió Martha CH, que le entregó $us 9.000 en diciembre del año pasado.

“Muchas justificaciones nos daba, que no podía entregarnos el departamento porque lo estaban pintando o su esposo (Ignacio D.), y que resultó no serlo, no estaba en la ciudad y debían firmar el contrato ambos, o la instalación del gas”, añadió Carlos P., engañado por el mismo clan.

El teniente Elvis Núñez, jefe de la división de Delitos Económico-Financieros de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de La Paz, indicó que la suma máxima estafada en 2012 fue de $us 30 mil.

“Tenemos montos desde $us 500, de personas a las que no se les devolvió su dinero. De 1.262 casos de estafas que hemos atendido en la FELCC, el 5% (63) es por anticréticos o arrendamientos”, dijo. El suboficial Fausto Patón, jefe de la División Económica-Financiera y Corrupción Pública de la FELCC de la zona Sur, señaló que al menos una vez al mes reciben una denuncia de estafa por anticrético, sin embargo, Azero calculó que son cinco.

“Hay casos en el que los estafadores operan como asociaciones delictivas en las que participan abogados, notarios, hay otros donde actúan familiares y en otros casos, operan solos. Muestran el inmueble y piden una parte del total. Los estafadores dicen que les den tres días para entregarles la vivienda o una semana, pero cuando la víctima se da cuenta que ya está habitada o se encuentra cerrada”, explicó Núñez.

La Encuesta de Hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE) efectuada en 2011 revela que 34,04% de los moradores de la ciudad de La Paz carece de techo propio por lo que busca una vivienda en alquiler o anticrético donde vivir.

Este tipo de estafa no es nueva. En abril de 2011, Justo René M. D., fue aprehendido por la acusación de haber cometido cerca a 50 estafas en tres años, utilizando como cebo una vivienda —ubicada en la calle Montevideo, en Sopocachi—que se encontraba ocupada. El timador llegó a obtener al menos $us 100 mil, ya que pedía  $us 2.000 como adelanto.

El anticipo es casi una obligación, pues mientras los anticréticos van camino a la desaparición, las familias pugnan por encontrar uno y ofrecen como adelanto hasta la mitad del monto del anticrético a sola firma de un recibo para evitar que las habitaciones,  casa o departamento se siga mostrando a potenciales interesados.

Pocos son quienes registran el contrato en Derechos Reales, puesto que hacerlo supone un costo del 4 por mil del valor del anticrético, que corre por cuenta del anticresista.  Además, al cumplimiento del contrato, las partes deben solicitar mediante documento público la liberación del inmueble, previo pago del “impuesto a los contratos anticréticos”, lo que dificulta su inscripción.

Cuentos. Graciela L. U. fue denunciada a la Policía el 10 de enero de 2013 por haber estafado a dos familias cerca de $us 145 mil utilizando este mismo método. María Eugenia Martínez, una de las denunciantes, contó que el 9 de enero le entregó $us 60 mil, sin embargo, no pudo mudarse al departamento ofrecido en el barrio de Achumani, porque estaba ocupado por otra persona.

“Hace ocho meses puse un anuncio en el periódico de que buscaba un anticrético. Ella se comunicó conmigo, me mostró varios departamentos, elegí uno, pero me dijo que no tenía la propiedad y me ofreció otro, después  me di cuenta que ahí vivía otro señor que le dio $us 85 mil y que no tenía papeles”, contó Martínez.

Núñez advirtió que también recibió denuncias de personas que fueron engañadas mediante anuncios  que se colocan en tiendas, de algunos barrios y que operan como inmobiliarias informales.

En la Fiscalía de la zona Sur está registrado el caso de un hombre que hace un mes ofreció un departamento en anticrético en la zona Sur. Para asegurarse una mujer le adelantó $us 500. No obstante, cuando ambas partes iban a firmar el contrato, ella vio que cómo él recibía de otra persona la suma total del anticrético. Denunció el caso a la Policía, y para evitarse problemas, el denunciado devolvió el dinero a las dos partes.

Timadores en la cárcel

Según la Dirección Nacional de Régimen Penitenciario, 104 estafadores se encuentran en tres cárceles  por el delito de estafa en general y 15 ya cumplen su sentencia. En San Pedro hay 71 acusados, 11 tienen sentencia y 60 se encuentran detenidos preventivamente. En el centro penitenciario para mujeres privadas de libertad de Obrajes existen 27 presas, 23 preventivamente y cuatro con sentencia y en el Centro de Orientación Femenina de la zona de Miraflores hay seis, todas con detención preventiva.

Consejos para no ser engañado

Propietario: Verifique si realmente es el dueño

-La Policía aconseja que antes de tomar un anticrético, verifique que el que ofrece el departamento sea el dueño, así evitará ser engañado por terceros.

Papeles al día: No entregue el dinero sin verificar

-Antes de dar el dinero  solicite en Derechos Reales el Formulario de Información Rápido para ver que la vivienda no tenga gravámenes, hipotecas y no esté en litigio.

Contrato: Inscribir el contrato en DDRR

-Todo contrato anticrético debe ser inscrito en Derechos Reales. Esto permitirá que en caso de engaños, el estafador devuelva el dinero o pida la anotación preventiva.

Documento privado: Reconocimiento de firmas

-Antes de entregar el dinero también puede elaborar un documento privado con el reconocimiento de firmas ante un notario. No se conforme con un recibo.

Verifique: Pregunte a los vecinos

-La Policía recomienda  preguntar a los vecinos o habitantes de otros departamentos del mismo edificio, si el que quién lo ofrece es la propietaria o un extraño.

Denuncie: Evite más engaños

-En caso de que observe alguna irregularidad  o detecte a un estafador, llame a la Policía para que tome acciones y evite que más personas sean víctimas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia