Ciudades

Proxenetas ‘venden’ hasta en Bs 700 a niñas vírgenes

Denuncia. Entre los menores víctimas de explotación sexual hay quienes tienen VIH y otros males

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

02:38 / 29 de mayo de 2014

Niñas, niños y adolescentes explotados sexualmente en Bolivia reciben solo el 10% del pago que efectúan los “clientes”. Los proxenetas —que tienen un tarifario— se quedan con el resto, cobran hasta Bs 700 por una virgen y exigen más dinero cuando el “servicio” es sin condón.

La investigación “Diagnóstico de la violencia sexual comercial en Bolivia”, realizada por un equipo de la Mesa Contra la Violencia Sexual Comercial de El Alto, entrevistó a 300 víctimas de entre 12 y 17 años en las nueve capitales departamentales. Si el precio es Bs 70, como ocurre en La Paz, el delincuente se queda con Bs 50 y la joven, Bs 20; en Pando, si el cliente paga Bs 190, Bs 150 es para el proxeneta y Bs 40 para ella. 

“(Las víctimas) normalmente están en situación de calle. Si ya tuvieron relaciones sexuales y es la primera vez que tienen contacto con un cliente, piden Bs 200. Generalmente, (los explotadores) les dan el 10% de lo que cobran o ni un centavo”, informó a La Razón Ariel Ramírez, del equipo de investigación de la organización.

La Mesa Contra la Violencia Sexual Comercial de El Alto desarrolló por más de un año, de enero de 2012 a febrero de 2013, entrevistas a víctimas, colegiales, policías e instituciones relacionadas para obtener la información.

“El proxeneta puede ser un profesional, una persona humilde, con dinero, una maestra, las amigas de las víctimas, sus mismas madres, un policía”, relató Julia Velasco, coordinadora del Centro de Educación y Comunicación Jóvenes Bolivia (Eco Jóvenes).

Una vez que se entrevistó a los menores o se registró sus declaraciones en refugios de protección, se estableció que —además de haber sufrido violencia en su núcleo familiar o abandono— son obligados a prostituirse en whiskerías, bares, discotecas, karaokes, salas de masajes, casas, alojamientos, flotas y en baños públicos.

Drama. El que contrata los servicios de un menor puede pensar que está libre del contagio de enfermedades de transmisión sexual, pero la realidad es otra. “Hay víctimas con VIH e infecciones de transmisión sexual a sus 14 años, hay adolescentes de 15 años que están embarazadas y dan a luz bebés con VIH, su realidad es muy cruda”, sostuvo el investigador. 

Celeste, de 12 años, y su madre, vendían cremas, champús y otros productos en la calle, por la noche. Conoció a una joven que le ofreció que iba a ganar más dinero si la seguía. La niña fue encerrada y prostituida en un alojamiento. No pudo denunciar, pues  la amenazaron con asesinar a su familia. Ella escapó y contó lo sucedido a los investigadores.

La mesa identificó a choferes de taxi y minibús que son los intermediarios. “El taxista nos preguntaba cómo nos fue, le respondimos mal, entonces nos decía allá hay jovencitas. Ellos conocen la dinámica de la violencia sexual comercial”, dijo Ramírez.

Según la organización, al momento no se sentenció a nadie ni se abrió un proceso contra quienes lucran con la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes pese a que está vigente la Ley Integral Contra la Trata y Tráfico de Personas.

“No existen políticas públicas, ni inversiones para la infancia y la familia. A esto se suma que las instituciones dedicadas a luchar contra el delito y la misma Policía, confunden la problemática con prostitución, la relacionan directamente con trata y dejan de lado el proxenetismo. Tampoco tienen mecanismos de identificación y atención de las víctimas, y hay pocos refugios”, recalcó Velasco.

Víctima de 12 años en El Alto

Caso

Según la Mesa Contra la Violencia Sexual Comercial de El Alto, en esa ciudad hay un niño de 12 años que es explotado. “Ese jailón  sube a la Ceja y contacta a los más pequeños, les da Bs 20 o les regala algo para que vayan a un alojamiento y tiene sexo con ellos”, relató el pequeño. Este niño tiene ITS (Infección de Transmisión Sexual); se lo llevó a un hogar del que huyó.

Movimiento contra la violencia sexual

Vuela Libre Movimiento por una Niñez Libre de Violencia Sexual Comercial nació con el objetivo de evitar que terceros continúen comprando el cuerpo de un menor para mantener cualquier tipo de actividad sexual y que haya quienes lucren con ello.

Ayer se realizó la presentación oficial del movimiento integrado por Eco Jóvenes, Fundación La Paz, Fe y Alegría, Escuela de Padres, Centro de Información y Desarrollo de la Mujer, Erbol, Fundación para el Periodismo, La Paz Cómo Vamos, entre otros.

“Se busca que otras instituciones se unan y se genere una movilización. En la medida que la sociedad asuma la problemática contribuiremos a prevenir y luchar”, indicó Julia Velasco, coordinadora de Eco Jóvenes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia