Ciudades

Vecinos cierran con rejas acceso a Entel I; es temporal, dice la Alcaldía

Queja. Habitantes de la misma urbanización protestan; la medida infringe la ley

Irregular. El enrejado convirtió a esta urbanización en un barrio privado de facto hace cuatro años y tres meses.

Irregular. El enrejado convirtió a esta urbanización en un barrio privado de facto hace cuatro años y tres meses. Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

03:19 / 01 de octubre de 2015

Aunque la ley lo prohíbe, vecinos de la urbanización Entel I, Huantaqui, La Paz, pusieron rejas a los accesos convirtiéndola en los hechos en un barrio privado. La Subalcaldía Sur alega que la medida es “temporal” pese a que el enrejado data al menos de julio de 2011. El 13 de octubre de ese año, La Razón publicó una nota bajo el título: Vecinos de Entel I utilizan enrejados ilegales a vista de la Subalcaldía.

La  entonces subalcaldesa del Macrodistrito Sur, Janneth Ferrufino, alegaba que “éste es un sector de permanente riesgo de loteamientos y que, de algún modo, los pobladores han tratado de precautelar la seguridad, no solo de la propiedad privada sino de la pública, con el colocado de estos elementos que no son legales”.

Hoy, cuatro años y tres meses después, el enrejado ilegal  —la Ley de Gobiernos Municipales establece que calles, plazas y otros bienes de dominio edil son de “acceso irrestricto— sigue ahí y los argumentos de las autoridades para intentar explicar por qué no hacen cumplir la normativa vigente son los mismos. Dos de las grandes verjas se cierran a las 21.00 con candado y los moradores de Entel I tienen que ingresar con su llave o pedirla prestada cuando la han extraviado.

“No estamos de acuerdo porque nos perjudica. Lo cierran a cualquier hora y es complicado salir, porque no todos tienen llave”, afirma una vecina, quien no quiere dar su nombre por temor a represalias.  No obstante, Cecilio Valencia asevera que no hay dificultades. “Cada uno sabe cuándo van a venir sus visitantes, los espera y lo vuelve a cerrar. No hay ningún problema”.

Lo peor que le puede pasar a un vecino, aducen, es perder la llave y quedarse sin poder ingresar o salir del vecindario.  La Razón recibió quejas de personas para las que en ese trance es incómodo tener que pedir la llave a la directiva, cuando, por ejemplo, reciben una visita o asisten a algún evento nocturno.

Argumento. Daysi Imaña, presidenta de la Asociación Comunitaria del Distrito 18 en el que está Huantaqui, revela que en estos rincones paceños los loteadores son la principal amenaza y que por ello quizás decidieron poner esas rejas. “Había denuncias de que estaban abriendo un muro por la zona, pero, claro, son espacios públicos”.

Este diario fue hasta el barrio y llegó al domicilio de Rosario Díaz, una de las dirigentes vecinales, aunque no la encontró. La llamó a su teléfono, sin embargo, no tuvo éxito. Óscar Sogliano, actual subalcalde del Macrodistrito Sur, dice que no se autorizó la colocación de las dos rejas de acceso a este vecindario, pero insiste en que tiene conocimiento de que este cierre es transitorio.

“No hay autorización, aunque sabemos que es una medida temporal, los vecinos tienen miedo de los loteadores”, indica Sogliano. La urbanización colinda con el municipio de Palca, desde donde según él, operarían avasalladores para invadir no solo Entel I, sino también Cóndores de Lacota.

A esta amenaza se suman los camiones que supuestamente rondan por el lugar para botar escombros en los terrenos y en el lecho de un río próximo “generando riesgos para la ciudadanía, porque cuando llueve el agua ocasiona una riada que arrastra material y pone en peligro a las casas circundantes”.

Tercera. Según Sogliano, el 95% de los habitantes de esa urbanización estuvo de acuerdo hace seis meses en poner una “puerta más” por prevención para proteger espacios que “eran aprovechados por los constructores para meter escombros”.

Consultado sobre las incomodidades que sufren algunos, la autoridad municipal admite que aquello puede ser cierto, empero, inmediatamente aclara: “Es para que no entren movilidades, pero sí entran las personas, nunca se ha vulnerado su libre transitabilidad”. Lo cual es cierto, las rejas se alzan sobre la calzada.

“Es una medida temporal hasta que se busquen soluciones definitivas para evitar que camiones de alto tonelaje puedan ingresar al igual que los avasalladores”, insiste. El Subalcalde de este macrodistrito también denuncia que más arriba, en Cóndores de Lacota, camiones de alto tonelaje que llevan hasta 12 cubos de cascajo los descargan  en predios de los vecinos y destrozan las vías de este barrio.

Lo que reza la norma vigente

Irrestricto

“Los Bienes Municipales de Dominio Público son aquellos destinados al uso irrestricto de la comunidad, estos bienes comprenden, sin que esta descripción sea limitativa:

a) Calles, avenidas, aceras, cordones de acera, pasos a nivel, puentes, pasarelas, pasajes, caminos vecinales y comunales, túneles y demás vías de tránsito.

b) Plazas, parques, bosques declarados públicos, áreas protegidas municipales y otras áreas verdes y espacios destinados al esparcimiento colectivo y a la preservación del patrimonio cultural”, establece el artículo 31, Ley de Gobiernos Municipales que entró en vigencia el año pasado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia