Ciudades

Vecinos cobran a gremiales de las zonas comerciales de El Alto

Según la versión de las partes, la relación entre vecinos y gremiales asentados en aceras y calzadas pasa por el beneficio mutuo, pero en ciertas áreas deriva en peleas

La Razón / Miguel Rivas - El Alto

00:00 / 13 de mayo de 2012

Dueños de viviendas ubicadas en áreas comerciales de El Alto cobran a los vendedores asentados en las aceras, según denuncias recibidas por la Alcaldía. Mientras que en otros sectores, propietarios echan con basura a los gremiales para expulsarlos.

Según el director de la Unidad de Servicios Municipales y Asentamientos (USMA), Marcelo Martínez, en barrios comerciales como Villa Dolores, 12 de Octubre, 16 de Julio, Ballivián y las ferias itinerantes son recurrentes los reclamos de parte de los vendedores sobre cobros que hacen los vecinos.

“Se reciben al menos diez denuncias escritas por mes de parte del sector gremial” en sentido de que los dueños de las viviendas les piden dinero a cambio de asentarse en las aceras, informó.

Según la autoridad, la zona desde donde se reporta la mayor cantidad de problemas entre comerciantes y vecinos es la 12 de Octubre, debido a que es un lugar en el que a diario se concentran decenas de comerciantes y compradores que congestionan no sólo las aceras sino las calzadas.

En las pugnas por un espacio en la acera o la calzada, vecinos repelen a los comerciantes con insultos, golpes e incluso los acosan echándoles orín o agua sucia. Del otro lado, hay gremiales que impiden casi por completo el paso de los dueños de casa. Hubo un caso en el que las partes llegaron a juicio a raíz de cobros ilegales.

La municipalidad es la única instancia encargada de autorizar el asentamiento de comerciantes, los cuales deben pagar a la comuna una tasa o patente para trabajar. Desde 2009, la Alcaldía no recibió nuevas solicitudes de asentamientos de comerciantes.

“No es la primera vez que nos sacan de este lugar, los vecinos nos piden un monto de dinero y si no aceptamos se inicia el conflicto. Dicen que es por seguridad y para limpieza, si hubiéramos aceptado (hacer el pago) nada de eso les hubiera importado”, se quejó Clemencia Ticona, comerciante de carne de la avenida Raúl Salmón de la Barra, en la Ceja.

En su defensa, los gremiales argumentan que su presencia da valor comercial a las zonas. “Por el movimiento económico, los vecinos deberían dar gracias de que sus viviendas han subido de precio, de 50 mil a 200 mil dólares”, esgrimió el secretario Ejecutivo de la Federación de Gremiales de El Alto, Braulio Rocha.

En caso de denuncia de cobros, la Alcaldía notifica a los propietarios de los inmuebles para que expliquen la arbitrariedad. Sin embargo, Martínez explicó que no existen pruebas porque estos pagos se hacen sin recibo. “Es un problema, ya que los vecinos lo niegan; en todo caso, se les aclara que desde el frontis de sus casas hacia la calle es propiedad municipal y que no pueden hacer cobros de ninguna naturaleza”.

El presiente de la zona 12 de Octubre, Juan Carlos Gonzales, dijo que los propietarios permiten la instalación de puestos y admitió que hay dinero de por medio.“Al inicio, los vecinos aceptan que los vendedores se asienten en sus aceras por cierto monto de dinero, luego éstos dejan de pagar y comienza el conflicto, verbal o físico”, explicó el dirigente.

Rocha dijo que su sector busca regular su situación en todas las zonas, prueba de ello —agregó— es que registraron en la Alcaldía “más de 500 asociaciones y al menos 70 mil comerciantes”.

El artículo 13 de la Ordenanza 170/2008 establece los requisitos para legalizar un asentamiento: autorización de la junta de vecinos, firma de cuatro dirigentes; nómina notariada de los afiliados con cédula de identidad; y certificado de trámite otorgado por la Federación de Gremiales. Polémica por basura y antisociales

Vecinos de las zonas 12 de Octubre, Villa Dolores y Ballivián piden reubicar a los comerciantes.Argumentan que el asentamiento de vendedores provoca contaminación ambiental y el incremento de hechos delictivos.

“Con tantos comerciantes, es evidente el incremento de ladrones, cogoteros y la basura en cada esquina. Todo ello nos molesta, porque no queremos vivir así”, se lamentó, Julio Valdivia, vecino del barrio 12 de Octubre. En solo una cuadra de esta céntrica zona se puede observar al menos 50 comerciantes instalados en tiendas, y una cifra similar de ambulantes.

Pero según los comerciantes, son los vecinos y los compradores los que ensucian las calles y provocan los robos. “Nosotros definimos lugares para recolectar la basura y protegemos nuestra mercadería, quienes se descuidan son víctimas de los delincuentes”, aseveró María Apaza, vendedora de ropa en la avenida Tiwanaku.

El gremio tramita el permiso

La Ordenanza 170/2008 establece los requisitos para el asentamiento de comerciantes. Una de las características  es que para dar pie al permiso se consulta a la junta vecinal y no al vecino. De igual manera, el trámite lo realiza la Federación de Gremiales, no la asociación y menos cada comerciante. Los permisos otorgados son: colectivos e individuales (sólo hay dos de este tipo).

‘Los vecinos nos echan con agua sucia y de mal olor’

Bárbara LipaAsociación Ceja El Alto“Cuando nos asentarnos en alguno de estos sectores de la calle Franco Valle o Raúl Salmón, los vecinos no lanzan agua sucia y mal oliente, y la relación se convierte en un gran problema, porque tranquilamente podrían hablar.

Muchas veces, incluso, nos han lanzado con excremento, orines e impiden que vendamos nuestros productos, luego de eso pasan a los insultos. Nosotros estamos aquí por hacer algo de dinero para mantener a nuestra familia, por eso no nos quedamos callados pues consideramos que esa actitud es una falta de respeto y así nos prohíben de algo a lo que tenemos derecho, que es trabajar.

Alguna vez sí me enfrenté con algún vecino, no a golpes pero sí con palabras. Son muy abusivos y lo peor de todo es que la Alcaldía       no pone un freno a todo esto.

Yo no pagaría a nadie para asentarme porque eso es corrupción, sólo quiero que me dejen vender a mí y a mis compañeras, porque hay muchas personas que dependen de nosotras, vivimos únicamente de lo que podamos generar a diario”. ‘Los propios vecinos ingresaron al negocio’

Julia Asociación 2 de MarzoHace unos 30 años, aquí en la avenida Tiwanaku, los puestos eran sólo de tarima y no anaqueles o quioscos techados como ahora. Para esa fecha, los vecinos sí se oponían a que vendamos, aunque entre ellos había divisiones.

Hemos luchado mucho con nuestros hijos y familiares para lograr quedarnos en este sitio.Hubo momentos en que los vecinos nos sacaron a la fuerza, no entendían que esto también era beneficioso para toda la zona, no sólo para nosotras.

Ahora, gracias a todos los vendedores, el movimiento económico es grande, son los mismos dueños que antes se oponían   a que nos quedemos los que han abierto tiendas, puestos de venta, oficinas y otro tipo de negocios. Ellos también han ido creciendo y sé que ahora lo reconocen. Todo empezó con pequeños puestos, pero ahora es un gran mercado donde se puede comprar y hacer todo tipo de negocio. Creo que ha valido la pena hacer este tipo de esfuerzo y luchar porque, quiérase o no, creamos ingresos económicos para la ciudad”. ‘Buscamos  autorización de la Alcaldía  para vender’

Antonia Ch.Asociación Ceja El Alto “Hemos solicitado a los dirigentes que se legalice nuestra situación porque ya hemos crecido mucho como asociación, es más de un año y medio, quizás dos, que esta organización trabaja en este sector.

A quienes nos lideran les hemos pagado, al menos, 300 bolivianos por nuestra inscripción, y a la Alcaldía 20 bolivianos por la patente. Esos pagos nos hacen legales o, ¿por qué los vecinos nos cobran si no somos legales?

Pedimos explicaciones a nuestros dirigentes, que desde hace mucho dicen que están caminando por legalizar a la asociación, pero siempre nos dan respuesta sin algo definido.

También pedimos a las autoridades municipales y a los dirigentes de la Federación de Gremiales que nos apoyen para legalizarnos porque debemos llevar el sustento a nuestro hogar. Hay muchas mujeres que se han convertido en el único sustento económico de su familia. No salimos a la calle con el fin de distraernos, ya que no es muy gratificante estar en el sol, la lluvia, el viento, soportar bocinazos y exponerse a robos y accidentes”. ‘Dijeron que iban a hacer otras obras en este sector’

EleuteriaAsociación 18 de Mayo“La Ceja siempre ha sido el centro de El Alto y eso lo han entendido muchos, incluso nosotros que hemos colocado nuestros productos en este lugar. Nos gustaría vender en diferentes sectores de la ciudad para que los vecinos tengan facilidad en comprar, pero es tan grande la ciudad que es mejor ubicarse aquí para llegar a todos.

En un inicio, nos dijeron que aquí iban a hacer otro tipo de obras, me acuerdo que hablaban de parques, avenidas más grandes, pero han sido los mismos dirigentes los que nos han dado la oportunidad de quedarnos y vender.

No creo que se deba echar la culpa a los comerciantes y gremiales en general de lo que ocurre en este sector, hablan de inseguridad, pero este problema es de todas las zonas; hablan de basura y la ciudad tiene mayores problemas en los ríos y en zonas alejadas donde los camiones recogedores no llegan.Si van a hacer obras, que sea pensando en el futuro y no sólo en el presente, porque se ha dicho que se nos va a reubicar”. ‘Tenemos que soportar que nos boten hasta 3 veces al día’

Lidia ChávezAsociación Ceja El Alto“Una vez que llegamos a asentarnos, los vecinos que salen de sus viviendas a las 06.00 nos exigen que desalojemos la calzada.Luego a las 09.00 o 10.00 viene alguien de ese mismo inmueble y nos pide, a veces con buenos modales y otras a gritos, que nos vayamos a vender a otra parte. Tratamos de explicar nuestros motivos y razones, pero nunca somos escuchadas. Cerca del mediodía regresan mucho más agresivos y nos piden salir del lugar. Es común que a esa hora se produzcan enfrentamientos verbales, quizás porque vecinos y comerciantes estamos estresados por el trabajo, pero en definitiva no nos entendemos y somos expulsadas por lo menos tres veces por día.

Tal vez si nos dieran una solución y nos pidieran (irnos) de otra forma, uno puede aceptar moverse un poco, pero este es el lugar que la asociación ha determinado, y se ha solicitado a la Alcaldía y no a los vecinos porque son espacios municipales. La comuna no interviene, pero podría darnos una visión técnica para no perjudicar”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia