Ciudades

Zumos, tortas, refrescos y comida reprueban en inocuidad y sanidad

Análisis. En la ciudad de La Paz, de 79 muestras de carne, 60 estaban contaminadas

La Razón (Edición Impresa) / Guadalupe Tapia / La Paz

00:00 / 03 de mayo de 2015

Consumir un pastel, beber un refresco hervido,  o comer un plato de comida o una hamburguesa en un local o en la calle da lo mismo y es riesgoso. De 250 muestras de alimentos y bebidas que recogió el Laboratorio Municipal, el 50% estabacontaminado o en mal estado.

El 71% de los zumos y jugos incumple los estándares de inocuidad; al igual que el 42% de tortas, pasteles y refrescos hervidos; el 47% de los alimentos listos para consumir (saices, arroces, sajtas de pollo, entre otros); y el 18% de las salteñas y tucumanas.

“El laboratorio constantemente va tomando muestras y analizándolas para verificar la calidad y evitar que el ciudadano se lleve a la boca comida contaminada”, destacó el jefe de la Unidad de Laboratorio de Alimentos y Bebidas del Gobierno Municipal de La Paz Gonzalo Uscamaita.

La repartición fue creada el 28 de septiembre de 1988. Al inicio contaba con un laboratorio bromatológico básico para realizar los análisis. Actualmente, tiene equipos especializados y personal calificado.

Detalles. La Unidad de Vigilancia de Aguas y Nutrientes del gobierno local, cuyo brazo operativo es la Guardia Municipal, recibió desde los primeros días de enero al 31 de marzo aproximadamente 253 muestras de diferentes tipos de alimentos a los que se realizaron distintos análisis, de las cuales el 50% reprobó por una u otra razón en las pruebas de inocuidad (que no hace daño) y sanidad.

Dina Gutiérrez, responsable del área, explicó que allí se efectúan  pruebas de microbiología (que detectan las bacterias), fisicoquímicas (para verificar la composición de la comida y los agentes tóxicos) y se hace el análisis de los microorganismos.

Las porciones analizadas corresponden a productos como salteñas y tucumanas; tortas y postres; refrescos hervidos, jugos y zumos; y comida que está lista para servirse.  

En el grupo de salteñas y tucumanas se pudo constatar que el 82% de las muestras cumplía las normas de inocuidad versus el 18% que no.

 “Esto depende mucho de la época fría, pues hay menos posibilidades de que se desarrollen los microorganismos. Además, en el proceso de  cocción (horneado) se mata a las bacterias”, dijo la funcionaria.

El 18% no cumple los estándares por problemas de manipulación. En este punto, los aderezos (llajuas, ajíes, entre otros) son los que tienen mayor cantidad de contaminantes.

En cuanto a las tortas y postres, el 58% incumplía los parámetros de inocuidad, frente al 42% que sí lo hacía. La cobertura de crema, a veces combinada con fruta, que tienen las primeras son un medio propicio para que se desarrollen los microbios. “Lastimosamente, están expuestas al ambiente natural, sin refrigeración, por horas de horas, como en (las pastelerías) de la Max Paredes”, alertó.

Respecto a los refrescos hervidos, el 42% de las muestras estaba fuera de la norma; el 58% cumplía con ella.

En estos casos, aunque el líquido está hervido, se tropieza con la mala manipulación, desinfección y limpieza inadecuadas de utensilios y vasos —muchas veces las vendedoras “lavan” las copas sin detergente y en el mismo balde de agua sucia—, y su exposición al polvo, insectos y otros.

En el caso de los jugos y zumos de frutas, el 71% no cumplía los parámetros de inocuidad, frente a un 29% que sí lo hacía. Para Chuquimia, el problema de la contaminación se genera por el mal lavado, desinfección y manipulación de las frutas que se consumen crudas, y la falta de higiene de licuadoras, fuentes y otros.

La mayor cantidad de muestras tomadas fue de alimentos listos para su consumo (148). Se analizaron platos servidos de saice, sajta de pollo, arroces, rehogados, potes de ensalada de frutas, de verduras y pollo cocido, y el 47% reprobó.

 Las porciones analizadas se recogieron en plazas, parques, restaurantes, pensiones y demás locales.

“Se halló problemas por comida guardada, mal conservada y mal manipulada, entre otros”.

Adicionalmente,  se analizaron 79 muestras de productos cárnicos de res, pollo y cerdo. El 76% incumplía los niveles de conservación. En la carne molida la contaminación es mayor, porque muchas veces la moledora tiene residuos de días, que ya están en descomposición.

Verifican niveles de yodo en sal

De 1.238 muestras de sal  provenientes de mercados, supermercados, tiendas de barrio, carnicerías, hornos de panificación, el Laboratorio Municipal identificó que 78% cumple los niveles de yodo establecidos por ley. Saladito, Blanquita, Copisal, Delisal, Emsyfa, Ketal, La Reyna, Lobos, Perla Andina, Salident, Universal, Universo y Urkupiña cumplen con la disposición.  Las marcas que no cumplen la norma son: Blanca Nieves, Chilindrina, Dani, Dorisal, Gerli, Improsal, Mollini, Mortony Saladin.

La falta de yodo trae como consecuencia más grave la enfermedad del  bocio.

Viandas guardadas, mayor problema, dice Intendencia

Mercados, restaurantes, puestos callejeros, todos cometen la infracciónLa más común irregularidad cometida en restaurantes, pensiones, patios de comida, puestos callejeros y en diversos locales de expendio de alimentos “es la venta de comida guardada”, detectó la Intendencia Municipal de La Paz.

“Lo que más sorprende es que las vulneraciones se las encuentra tanto en los sitios de comida callejeros como en lugares donde uno paga más por un plato y donde se supone que la higiene y la conservación deberían estar garantizadas”, declaró el intendente, mayor Carlos Valencia.

Como parte del control de sanidad e inocuidad alimentaria en la urbe, personal de la entidad efectúa seis operativos diarios en estos negocios. “Lamentablemente, casi en todos se encuentran irregularidades”, añadió.

Las comidas recalentadas pueden ocasionar problemas gastrointestinales por mala manipulación y presentar algún grado de descomposición.

Hace un par de semanas, la usuaria Leny Reynaga subió a las redes sociales la foto de un plato de ensalada con un gusano vivo que le sirvieron en un patio de comidas. La Guardia Municipal cuenta con 106 funcionarios, 90 de los cuales realizan los operativos a raíz de las denuncias.

La pasada semana, personal edil efectuó verificaciones en nueve chifas del centro y en patios de comida de ese macrodistrito y del sur de La Paz. En estos locales, aparte de hallar alimentos en mal estado, se encontraron ratones, cucarachas y otros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia