Ciudades

12 áreas de La Paz, en riesgo de colapso por fallas en red de agua

Las deficiencias en las conexiones de agua potable ponen en riesgo a 12 áreas conectadas a los sistemas de abastecimiento Pampahasi y Achachicala, según el Diagnóstico de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado elaborado para el Gobierno Municipal de La Paz.

Panorámica. VI Centenario, una de las áreas con deficiencias en el sistema de agua potable.

Panorámica. VI Centenario, una de las áreas con deficiencias en el sistema de agua potable. Foto: Nicolás Quinteros

La Razón / Guadalupe Tapia / La Paz

00:00 / 23 de diciembre de 2012

Las deficiencias en las conexiones de agua potable ponen en riesgo a 12 áreas conectadas a los sistemas de abastecimiento Pampahasi y Achachicala, según el Diagnóstico de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado elaborado para el Gobierno Municipal de La Paz.

El documento —realizado entre mayo y agosto de 2012 por Víctor Rico, exgerente general de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS)— también señala que se deben cambiar entre 11% y  17% de las conexiones de alcantarillado debido la antigüedad de las tuberías, que sobrepasan los 30 años.

Sin embargo, el gerente general de  EPSAS, William Marca, no acepta toda la responsabilidad del riesgo en los 12 sectores.

Rico analizó los tres sistemas de distribución de la ciudad de La Paz:  Achachicala, Pampahasi y Talud, e identificó que hay deficiencias en las redes de las dos primeras, que convierten a 12 áreas en potenciales zonas de riesgo.

La red de distribución de agua potable de la ciudad de La Paz está formada por más de 1,5 millones de kilómetros de tubería de diversos diámetros, que se dividen en los tres ramales troncales ya citados.

El sistema Pampahasi abastece a la ladera este, parte de Villa Fátima, San Isidro, Villa Armonía, Obrajes, Alto Obrajes, San Miguel, Cota Cota, Irpavi, Mallasa, Mallasilla, Següencoma, Irpavi, Achumani, Cota Cota, Chasquipampa, entre otras.

Sectores. En esta estructura, el diagnóstico identifica como potenciales zonas de riesgo a los barrios cercanos a los ríos Retamani, IV Centenario e inmediaciones de las urbanizaciones Bicentenario, Barrio Gráfico, San Isidro, Villa Armonía, Retamani, Las Cholas, La Florida y Alto Següencoma, que tendrían riesgo por la mala calidad del suelo y las fugas de agua del sistema de distribución de EPSAS. 

De igual forma, se establece como potencial zona de riesgo el ingreso a Aruntaya (sector Adobes) y la Ciudadela de la Universidad Mayor de San Andrés, en Cota Cota, por asentamientos del terreno que dañaron las conexiones de agua potable y ocasionaron filtraciones.

En el sistema de Achachicala, que alimenta a la zona del mismo nombre, Pura Pura, Buenos Aires, el centro, Kantutani —hasta la calle 16 de Obrajes—, Miraflores, entre otros, se halló como potencial área de riesgo a la avenida Los Leones, en un sector de antiguo deslizamiento que se halla por detrás de las instalaciones del Estado Mayor.

La Paz tiene áreas de riesgo identificadas en el Mapa de Riesgos de la municipalidad debido a la calidad del suelo y otros factores, no sólo por las malas conexiones de agua, replicó el Gerente General de EPSAS.

“Naturalmente hay sectores donde se requiere intervención y para ello la Alcaldía debe dar el visto bueno para poder ingresar. Necesitamos coordinar estos temas”, apuntó.

“En algunos casos se trata de áreas que están incluidas en el Mapa de Riesgos. En estos sitios puede haber un eventual riesgo porque carecen de un sistema de evacuación de aguas apropiado. Por eso buscamos trabajar con EPSAS para realizar verificaciones”, dijo el coordinador de Programas del Gobierno Municipal, Alberto Ferrufino.

El funcionario explicó que el diagnóstico fue encargado para conocer la situación en la que se encuentra el sistema de dotación de agua potable y alcantarillado.

“Esto nos ayudará a reorientar la prestación del servicio, en el marco del Programa de Agua y Alcantarillado municipal, tomando en cuenta que EPSAS no da un servicio eficiente”, agregó. 

Hace dos meses, el Gobierno Municipal creó el Programa de Agua y Alcantarillado, que, con los datos del diagnóstico, busca crear una empresa edil que administre la distribución del recurso hídrico y la reposición y prestación de servicio de alcantarillado en la ciudad de La Paz. 

El trabajo elaborado por Rico también señala que, de los aproximadamente 2 millones de metros lineales de conexiones de alcantarillado sanitario que existen en La Paz, se deben renovar entre 170 mil (8,9%) y 250 mil (12,1%) metros lineales pues ya cumplieron su vida útil.

Según datos de EPSAS, en el periodo 2007-2011 la empresa repuso 27.247 metros lineales de alcantarillado (apenas el 1,3%) en la ciudad de La Paz y 17.772  en El Alto, que hacen un total de 45.019 metros lineales renovados.

Esta cifra representa solamente el 26,4% de los 170 mil metros lineales (cifra menor) que requiere renovación en la urbe paceña.

El diagnóstico permitió detectar, entre otras cosas, que las redes de agua y alcantarillado fueron construidas por programas de ayuda.

Inversiones. “La citada longitud de alcantarillado a renovar sugiere una proporción que demanda grandes esfuerzos de gestión para lograr el respectivo financiamiento”, señala.

El Gerente General de EPSAS afirmó que lo más complicado para realizar proyectos es encontrar fondos para invertir en renovaciones de las redes de agua potable y alcantarillado. “Los créditos salen principalmente para los proyectos nuevos. Estas labores, además, demandan el doble de inversión de lo que significa un proyecto nuevo”, enfatizó Marca.

También adelantó que dentro del Presupuesto Operativo Anual  (POA) 2013 la empresa tiene planificado invertir Bs 4 millones en la renovación de las dos redes.En 2010 se conoció que se requieren cerca de $us 300 millones sólo para cambiar el alcantarillado, monto que es igual al POA del Gobierno local  2012, de Bs 2.058 millones (cerca de $us 300 millones) y poco menos del total de 2013 ($us 203 millones).

Las redes de alcantarillado sanitario, instaladas por el desaparecido Servicio Autónomo Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Samapa), tienen una vida útil de 15 a 20 años.

Sin embargo, están deterioradas debido a las conexiones cruzadas con el sistema de alcantarillado pluvial. La zona más afectada es el casco urbano central, donde se calcula que el 80% del sistema debe ser cambiado.

“Estamos hablando de los tubos de concreto cuya vida útil ya ha terminado. Lo mismo sucede con las conexiones de agua potable, que en su mayoría son uniones de fierro galvanizado que están prácticamente oxidadas. Estas conexiones se vuelven más vulnerables al peso de los vehículos y es normal que se generen roturas”, señaló Ferrufino.

10% de los  medidores están en mal estado

De los aproximadamente 120.403 medidores de agua instalados para los clientes de La Paz, 12.040 (10%) tienen problemas que se detectan durante la lectura, señala el Diagnóstico de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de la Alcaldía. Las deficiencias que se encuentran son medidores alterados (por acción del usuario), medidores dañados, (por ajenos o vehículos estacionados) y medidores con desgaste en su relojería (éstos tienen una antigüedad mayor a 15 años).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia