Ciudades

Las cámaras identificaron cinco sitios ‘muy peligrosos’ en la Ceja

Los equipos instalados en la Ceja desde 2013 permiten rastrear a los delincuentes; los delitos son frecuentes por la cercanía de locales de expendio de bebidas alcohólicas

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

00:00 / 02 de marzo de 2014

La Policía identificó, con ayuda de las 30 cámaras de seguridad, los sitios “más peligrosos” en la Ceja de El Alto: son cinco y en ellos son frecuentes los atracos y las peleas entre borrachos.  

Los lugares señalados son la cuadra de la Alcaldía Quemada; la Plaza del Lustrabotas; el ingreso a la avenida Naciones Unidas, a la altura del reloj; la avenida Franco Valle, entre las calles 1 y 3; y el puente distribuidor de la Ceja.

Estos puntos son utilizados por los delincuentes para robar, asaltar, ahorcar a sus víctimas e iniciar peleas. En esos lugares igualmente suelen presentarse decesos de personas atracadas.

“Es evidente que son los sitios de mayor conflicto, esto se debe a que en las cercanías existen muchos locales de expendio de bebidas alcohólicas entre bares, cantinas, discotecas, lenocinios y clubes nocturnos”, destacó el jefe del Centro de Monitoreo de las 30 cámaras de seguridad, subteniente Rodrigo Guaraya.

Las horas en las que suceden los delitos son variadas. La Policía señala que los asaltos se presentan a cualquier hora del día; en cambio las peleas se generan principalmente por las noches.

Guaraya rememoró tres casos graves ocurridos en estos sitios, protagonizados por cogoteros. En ellos actuaron los efectivos verde olivo, quienes detuvieron a los delincuentes. Pero el subteniente se lamentó que después la Fiscalía los puso en libertad.

El 7 de enero a las 02.00, a través de las cámaras, se detectó a cuatro individuos. “Estaban caminando de manera sospechosa, cerca del Multifuncional, cuando apareció una persona en aparente estado de ebriedad, los cuatro delincuentes vigilaron que no haya nadie cerca y se aproximaron a la víctima, la amordazaron, golpearon y comenzaron a ahorcarle y a quitarle sus pertenencias”.

Relató que los “vigilantes” se comunicaron con Radio Patrulla 110, que llegó al lugar pero solo logró capturar a uno y trasladarlo hasta la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

El 18 de enero otros cuatro jóvenes de entre 18 y 22 años caminaban juntos cerca de la Alcaldía Quemada y con el mismo modus operandi sorprendieron a una persona. “Era un hombre que fue reducido primero por dos de ellos, los otros aún vigilaban, le quitaron su billetera y celular. A ellos sí se logró aprehenderlos y fueron conducidos de forma inmediata a la FELCC para arrestarlos”.

El tercer caso ocurrió el 23 de enero, en inmediaciones de la Plaza del Arquitecto, actualmente destrozada para dar paso a la construcción de la Pasarela del Arquitecto.

“Fueron filmados dos cogoteros que se hacían pasar por amigos de una persona, lo llevaban del brazo porque estaba en estado de ebriedad. Al estar por la pasarela se percataron de que no había nadie cerca y uno de ellos sacó una media nailon y comenzó a ahorcarlo. El segundo sujeto le quitó sus cosas, un celular, billetera y zapatillas blancas. Lo dejaron inconsciente. Subieron por la pasarela y comenzaron a repartirse el botín”. Los atraparon gracias a las cámaras.

El subteniente aseguró que los tres casos fueron atendidos por la fiscal de materia de El Alto, Susana Rodríguez, quien posteriormente liberó a los cogoteros, lo que le significó su destitución y el inicio de un proceso penal en su contra por parte de la Fiscalía.

También mencionó otros hechos ocurridos en los cinco sitios más peligrosos como la venta de  clefa y thinner, el robo a menores de edad, peleas o golpizas a mujeres y niños; todo en un radio de cuatro manzanas alrededor de la Alcaldía Quemada de la Ceja, que es un área con alto grado de inseguridad ciudadana.

Policía detuvo a 12.000 personas

Desde que las cámaras de vigilancia se instalaron, en marzo del año pasado, la Policía detuvo a 12.000 personas que cometieron algún tipo de ilícito, según informó el jefe del Centro de Monitoreo de este sitio, subteniente  Rodrigo Guaraya.

“Por día se presentan al menos 25 casos, lo máximo que se llega a atender son 60 hechos de algún tipo de delito”, agregó.

Guaraya mencionó que desde marzo hasta diciembre de 2013 se atendieron 4.286 casos, y entre enero y febrero de este año las cámaras consiguieron captar 1.200 hechos delictivos: 770 en enero y 430 hasta el 20 de febrero, entre robos, asaltos, peleas y venta de algún tipo de droga.

Una vez que se detecta a los delincuentes con las cámaras de seguridad, los encargados llaman a los policías de otras unidades, pero debido a las trancaderas muchas veces los guardias del monitoreo deben hacer el trabajo de aprehensión, pues “hay en el lugar efectivos para este tipo de contingencias”.

El Alto necesita  cámaras en siete sectores

Los delincuentes están migrando de áreas por los controles policiales

El Alto necesita videocámaras de vigilancia en siete puntos estratégicos donde se presentan con frecuencia hechos delictivos, pero donde aún no existen estos aparatos colocados en inmediaciones de la Ceja, explicó el jefe del Centro de Monitoreo, subteniente Rodrigo Guaraya.

“Además de las 30 cámaras que ya se instalaron en la ciudad, hace falta que se coloquen otras 30 más, pero son imprescindibles  siete por el riesgo que existe en ese número de sitios”.

Los lugares peligrosos y sin cámaras son el cruce a Villa Adela, Río Seco, plaza Ballivián, Alto Lima, Santiago II, Kenko y la extranca de Senkata.De acuerdo con Guaraya, estos sitios son concurridos y son los nuevos blancos de los delincuentes, debido a que están emigrando a éstos al saber que existe vigilancia en inmediaciones de la Ceja.

“Como los detectamos y saben que vamos a actuar en estos casos, poco a poco están yendo a otros lugares, escogen los más apropiados, es decir donde existe mayor movimiento de gente y de comercio”, comentó la autoridad.

En estos lugares funcionan bares y cantinas, discotecas por las noches, una gran cantidad de comerciantes minoristas y entidades financieras, lo que deriva en un flujo económico importante. Y debido a la proliferación de bares y cantinas, en estas zonas suelen ocurrir peleas entre grupos y personas ebrias, golpizas a mujeres y asaltos a los transeúntes.

Esta situación es un efecto no deseado y negativo de la colocación de cámaras en la Ceja, debido a que los delincuentes emigraron para evitar los controles.

Aunque, por supuesto, existe el efecto positivo que es la disminución de la delincuencia en los sitios vigilados por cámaras de seguridad. “Nos ayuda mucho para intervenir en estos casos, pero debemos tener el apoyo de los fiscales y jueces para que los delincuentes que hayan sido hallados de forma flagrante no sean liberados. ¿Para qué tenemos cámaras de seguridad entonces? Es como invertir dinero en algo que no usarás nunca”, agregó.

En febrero de 2013 se instalaron las primeras seis cámaras de seguridad. Los controles se iniciaron el 5 de marzo. Con esta primera experiencia, en un mes se logró visualizar al menos 45 casos por día, el 50% de los cuales tenía relación con asaltos y acogotamientos. Por ello, la Alcaldía decidió ampliar la capacidad de monitoreo con la incorporación de otras 24 cámaras en este sector. El balance inicial es que la delincuencia bajó 60%.

Utilizarán drones

El saliente director de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía, coronel Javier Linares, explicó que la municipalidad pretende incluir drones de seguridad para reforzar la vigilancia en las calles de El Alto; aunque no explicó la cantidad ni la fecha en que operarán.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia