Ciudades

Cuatro cámaras vigilan puntos críticos de la Ceja en El Alto

El 5 de marzo se anunció la instalación de 32 cámaras de vigilancia, pero hasta ahora sólo funcionan cuatro. Con ellas, 16 policías realizan el monitoreo durante las 24 horas.

Las operadoras controlan el registro de las cámaras. Foto: M. Rivas.

Las operadoras controlan el registro de las cámaras. Foto: M. Rivas.

La Razón / Miguel Rivas / El Alto

02:15 / 18 de marzo de 2013

En la Ceja de El Alto funcionan sólo cuatro de las 32 cámaras de seguridad anunciadas por el Gobierno Municipal el 5 de marzo, como regalo de aniversario. Están sí en los sitios de mayor movimiento de gente, económico y de delincuentes del área emblemática de esta ciudad.

También está instalado el centro de monitoreo, igualmente adelantado el 5 de marzo, en una oficina ambientada para ese efecto de la Alcaldía quemada en la Ceja. Es una habitación de 10 por 4 metros, donde están colocados monitores de computadoras y pantallas colgadas en las paredes.

El 5 de marzo el alcalde Édgar Patana, en un acto, presentó las cámaras e inauguró el funcionamiento de las mismas. En la ocasión dijo que los 32 equipos se pondrán a funcionar de manera inmediata. Días después el director de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía, coronel Javier Linares, corrigió a la primera autoridad edil y señaló que en realidad estaban funcionando 15 y que el resto iba a ser instalado hasta el mes de abril.

La Razón logró ingresar al centro de monitoreo y corroboró que sólo funcionan 4 cámaras, ubicadas en el mismo número de arterias de la Ceja.

En el centro desde el cual las controlan, están instaladas cuatro computadoras, manejadas por el mismo número de mujeres policías, y cuatro pantallas colgadas en la pared, unidas como si se tratase de una sola pantalla gigante.  Este sitio, también cuenta con un servidor de administración y grabación videowall de 4 monitores Sony profesionales de 42 pulgadas, sistema de backup, sistema de alimentación ininterrumpida, switch de comunicación, panel de alarmas y sistema de refrigeración.

A este punto no se puede ingresar fácilmente, pues tiene un sistema de control con huella digital y una clave especial con dígitos. Es decir que sólo puede acceder el personal autorizado.

Características. Las cámaras tienen lente Carl Zeiss alemán, con un acercamiento de 350 metros, un sensor Sony con optimización para condiciones de iluminación diferentes y en lugares más oscuros o para cuando haya corte de energía eléctrica tiene instalada una visión infrarroja.

“Si se corta la luz, el centro de monitoreo tiene su propia energía por un determinado tiempo, no lo explico en detalle por razones de seguridad”, detalló el coronel Linares.

Las cuatro cámaras están ubicadas en puntos elevados de la Ceja y tienen una visión de los cuatro principales sitios de esta área que tiene un elevado flujo de personas, comercio y de motorizados. Los nombres de las vías no fueron revelados por la Policía para evitar que los equipos sean detectados por los delincuentes.

“Son lugares donde más delincuencia se puede percibir y desde donde se han derivado casos a radiopatrullas. Trabajan seis personas por turno y existen cuatro turnos y un total de 16 efectivos que rotamos”, explicó la responsable del centro de monitoreo, subteniente Verónica Ochoa.

En los puntos donde fueron instaladas, también se colocaron parlantes para que la Policía alerte a las personas a que, por ejemplo, suban a las aceras, a los choferes a que no estacionen en determinados puntos, a los transeúntes a que no boten basura ni orinen en lugares prohibidos.

Pero estos parlantes todavía no están siendo usados, ya que se espera la instalación del total de las cámaras para activarlos.

El costo de las 15 cámaras, que se colocarán en una primera instancia, es de 1,5 millones de bolivianos y se necesita esa misma cantidad para otras 15, las cuales se pretende ubicar en diferentes zonas de la ciudad.

Hasta la fecha se registraron al menos 80 casos que fueron reportados a las diferentes reparticiones  policiales. “Depende del caso se derivan los hechos que se presentan”, dijo Linares.

Las autoridades municipales explicaron finalmente que las 11 cámaras que faltan para completar el primer cupo están siendo “energizadas” y que las primeras cuatro forman parte de un plan piloto de seguridad ciudadana, que será completado con el resto de los equipos audiovisuales.

Altavoces instalados, pero sin uso

Los altavoces que fueron colocados junto a las cuatro cámaras de vigilancia y seguridad, aún no están siendo usados, pues se aguarda la instalación de las 11 que faltan para completar la primera tanda de 15.

“Queremos que todo el sistema esté a punto, de manera que se pueda hacer un trabajo completo; es cierto que estamos en un periodo de prueba que luego se verá reforzado con la instalación de las cámaras y de los altavoces”, explicó el director de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía alteña, coronel Javier Linares.

Los altavoces servirán sobre todo, según Linares, para dirigir el tráfico vehicular, para algunas emergencias o para pedir a algunas personas sospechosas que se arrimen a la pared, entre otros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia