Ciudades

Los centros de salud de El Alto carecen de control a visitantes

Establecimientos de salud requieren personal, cámaras de vigilancia y mejoras en la infraestructura para que sean acreditados ante el Servicio Departamental de Salud

Pacientes. En una sala de maternidad del hospital Los Andes las nuevas madres reciben visitas de sus familiares.

Pacientes. En una sala de maternidad del hospital Los Andes las nuevas madres reciben visitas de sus familiares. Foto: Miguel Rivas

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

00:03 / 26 de julio de 2015

Hospitales y postas de salud de El Alto no cuentan con medidas de seguridad intrahospitalarias, por lo que el personal médico, administrativo y los pacientes solicitan urgentes mejoras para que se eviten robos de recién nacidos o hurtos de material y equipos médicos.

El 27 de mayo, fecha en que se celebra el Día de la Madre en Bolivia, del  hospital Boliviano-Japonés de la zona Senkata del Distrito 8 de El Alto se robaron a un neonato que hasta la fecha no fue encontrado.

De la misma manera, médicos aseguran que materiales y equipos fueron hurtados de centros de salud. Además los alrededores a los recintos suelen ser peligrosos por la presencia de grupos delincuenciales.

El director del Servicio Regional de Salud de El Alto (Seres), Jimmy  Centellas, dijo que la inseguridad en los hospitales y centros de atención médica es un tema que generó preocupación en el último tiempo.

Cámaras. Uno de los requerimientos del personal de los centros de salud es la instalación de cámaras de seguridad o de la contratación de personal para el control en el ingreso a las diferentes áreas.

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, habló sobre el tema y lo ligó con la inseguridad que se vive en la ciudad, por lo que recordó que en su plan de gobierno se plantearon varios proyectos para tener un trabajo conjunto con la Policía Boliviana y las organizaciones sociales.

“Es un tema que preocupa, pero que vamos a priorizar, tenemos que analizar y estudiar todas las posibilidades para hacer de El Alto una ciudad más segura”, explicó.

En un recorrido que hizo La Razón por siete recintos hospitalarios y de atención médica se pudo evidenciar que en los centros de salud de primer nivel no existe personal específico para el control y seguridad de los pacientes, equipos e infraestructura.

Este es el caso del centro de salud Avaroa, en la zona del mismo nombre, del Distrito 3 de El Alto, donde las credenciales para los visitantes está a cargo de la misma persona que se ocupa de las recaudaciones. “No hay un guardia edil que vigile todo, que su función sea esa”, explicó la directora Danny Carvajal.

En otros casos, el personal de limpieza o portería coadyuva en el control de ingreso, sin solicitar carnets ni dotar de credenciales a los visitantes.

En el hospital Los Andes, los periodistas de La Razón lograron ingresar en dos oportunidades al nosocomio por el área de internación y por maternidad. En la primera ocasión nadie solicitó credenciales; mientras que en un segundo intento un médico, que pasaba por casualidad, evitó el paso y explicó que se debe entrar por otra puerta.

Los hospitales Corea y Boliviano- Holandés son los que tienen mayor seguridad y control. Además de haber designado personal para el ingreso de visitas, también se pudo observar cámaras de vigilancia.

El Seres ve que en muchos centros de salud cuentan con más de una puerta de ingreso y salida de visitas, por lo que se plantea tener una puerta para mayor control.

Robos  se dan dentro y fuera

Tomógrafo

La seguridad  en los centros se ve vulnerada no solo para los pacientes sino para su equipo e infraestructura. Hace dos años en el centro Avaroa se robaron un tomógrafo.

Techo

En el centro privado de salud Jesús Obrero de la zona San Luis Tasa delincuentes ingresaron por el techo. Así lo relató la directora Susana Mamani, quien además explicó que cerca de los centros de salud rondan pandillas y existen muchos atracos. Dijo que la atención de heridos es frecuente.

La infraestructura es una asignatura pendiente

Los centros de salud de El Alto presentan varias falencias en su infraestructura, principalmente, porque no cuentan con espacios adecuados para atender a un gran número de pacientes de los diferentes distritos. Además existen carencias en las zonas externas que derivan en inseguridad.

“La seguridad intrahospitalaria es una deficiencia, no podemos tapar el sol con un dedo, creo que se debe invertir más en salud, pero con buenos proyectos”, dijo la directora del centro de salud Avaroa, Danny Carvajal.

Para que un centro de salud pueda ser acreditado por el Servicio Departamental de Salud (Sedes) debe cumplir ciertos requisitos, entre los que se encuentran contar con una planimetría y derecho propietario, tener instalación de alcantarillado, luz, agua potable, un generador de energía eléctrica, extintores, entre otros.

Las paredes deben estar limpias y pintadas, se exige contar con un tanque de agua, señalización interna y externa, y no tener basura ni escombros cerca de la infraestructura. Asimismo se debe contar con un muro perimetral, rampas para ambulancias y accesos por la calle para pacientes.

Carvajal dijo que a pesar de tener un extintor no se les ha instruido en el manejo en el caso de una emergencia.

En la anterior gestión municipal El Alto contaba con cuatro centros de salud acreditados y 22 que estaban en proceso, pero todos ellos tienen deficiencias en su infraestructura y en sus servicios, ya que incumplen alguno de los requisitos que exige la norma.

Los cuatro centros certificados no cumplieron con la totalidad de los requisitos y fueron acreditados de manera condicional por un periodo de tres años, tiempo en el que la Alcaldía debe ejecutar obras para que se adecuen a la normativa y de esta forma funcionen correctamente.

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia