Ciudades

Un puente a medio construir afecta a los vecinos del cruce Villa Adela

Descuido. El paso a desnivel está abandonado desde hace más de cuatro meses

La Razón / Miguel Rivas - El Alto

00:41 / 09 de abril de 2012

El paso a desnivel del cruce de Villa Adela y carretera a Viacha lleva cuatro meses con obras paralizadas y los vecinos, comerciantes e instituciones del sector se quejan del polvo, el congestionamiento vehicular, la falta de pasos para peatones y la merma de clientes, entre otros.  

Pero estos problemas datan de mucho antes, pues el trabajo de construcción de ese puente comenzó el 3 de marzo de 2010, es decir que las incomodidades llevan más de dos años.

En diciembre de 2011 concluyeron los trabajos de la primera fase, que consistió en la instalación del puente, y desde entonces la obra está abandonada pues aún no se contrata a la empresa que realizará la segunda fase, que incluye accesos y jardineras.

“Aquí nos molesta todo, el polvo cuando hay sol, el lodo cuando llueve, la falta de organización en las movilidades, la inseguridad sobre todo en las noches, todo ello ha perjudicado mucho en la venta de nuestros artículos”, se quejó José López, que se dedica a la venta de pinturas.

El sitio, que es uno de los puntos más comerciales de la ciudad de El Alto, ahora se asemeja a un sector afectado por un terremoto, con tubos de canales tirados, multitudes que pugnan por pasar por puentes de palo, calles de tierra, canales abiertos con lodo y aguas estancadas, además de autos que levantan polvo.

En medio del caos está el puente de concreto de 80 metros de largo y 17 de ancho (para cuatro carriles y un separador), sobre ocho pilares centrales y 16 laterales, que por ahora no sirve para descongestionar el área.Quejas. En la carretera a Viacha existe un puente de tablones de 70 centímetros de ancho instalado sobre un canal de tierra de dos metros de ancho por uno de alto. Este paso es utilizado por todos los que circulan por el área, unos que bregan por ingresar a Villa Adela y otros por ir en sentido contrario hacia la avenida Bolivia.

Para cruzar el lugar, los transeúntes deben hacer fila para esperar que los del lado opuesto terminen de pasar la improvisada pasarela. Éste es uno de los aspectos por los que se quejan quienes llegan hasta el lugar. “Nos parece una falta de consideración de parte de la Alcaldía con la cantidad de personas que circulamos a diario por aquí”, manifestó Pablo Limachi, vecino de Villa Bolívar Municipal.

El puente está encima de un canal que se extiende por lo menos 400 metros, por donde se desvían las aguas pluviales, pero con la basura que trae el viento y la que echan los vecinos se ha convertido en una cloaca con aguas negras estancadas.  

Las comerciantes de productos alimenticios como salteñas, tucumanas, ají de fideo, frutas, verduras, refrescos de quinua y naranja, y algunas pensiones que están cerca a este canal, se quejaron por el mal olor.

“Nos vemos muy perjudicadas, la gente al ver que estamos cerca de la tierra, a veces se desanima y nos pregunta si la comida no está con tierra. Cubrimos todos los productos con telas, que ayudan a que no se contaminen”, contó Sabina Colque, vendedora de fideo.

Más allá de la obra, las avenidas también son de tierra debido a que   sufrieron daños con la circulación de movilidades que arrastran arena, piedras y basura, que finalmente rompieron el asfalto.

Según el secretario ejecutivo de la Federación Andina de Choferes 1° de Mayo, Ismael Fernández, por este sector circula el 25% del total de los vehículos de transporte de El Alto.

“A nosotros también nos perjudica en el tiempo de recorrido y las movilidades se arruinan con el traqueteo. Esperamos que la obra sea concluida de una vez, ya que escuchamos desde hace mucho que no hay quién se haga cargo”.

La parada de camiones que se encontraba en el cruce de Villa Adela y Viacha, antes de la obra tuvo que trasladarse 200 metros hacia el sur, donde ahora los dueños tienen dificultad para encontrar clientes.

Los trufis que recorrían desde el puente Bolivia de la avenida 6 de Marzo hasta el puente del mismo nombre ubicado entre las avenidas Bolivia y Costanera, tuvieron que improvisar una parada a media cuadra cerca del cruce. Los minibuses que se dirigen a los distritos 2, 3, 12 y Viacha lo hacen por una ruta que recorre un lado de la riel, y los que prestan servicio a la Ceja deben rodear la carretera por detrás de las ferreterías. Pérdidas. Según los comerciantes informales y los que cuentan con una tienda, las pérdidas económicas por la obra inconclusa son significativas.“No vemos que haya una mejora, al contrario, se ha producido una baja en nuestra economía. Puedo decir que al menos hemos tenido un 40% de merma”, expresó Sabina Tola, dedicada a la venta de medicina natural.

Antes de los trabajos, la Academia Técnica de Software y Hardware (ATSyH) tenía mayor cantidad de personas interesadas en estudiar en sus aulas, así lo relató su secretaria, Nancy Ancayo. “Casi con precisión, el 50% de los estudiantes se ha reducido a causa de que no hay accesibilidad”.

El instituto funciona hasta las 21.00 y en algunas ocasiones las alumnas fueron perseguidas por antisociales, ya que la obra inconclusa también provoca inseguridad debido a la falta de iluminación en el área.

Dos licitaciones desiertas retrasan los trabajos en el paso a desnivel

La obra será concluida  en 600 días a partir de su reanudaciónEl oficial mayor Administrativo Financiero del municipio de El Alto, Henry Alcón, explicó que dos licitaciones declaradas desiertas retrasaron la continuación de los trabajos de construcción del paso a desnivel en el cruce de Villa Adela.

“Se lanzaron dos convocatorias en las que se presentó la empresa Chaco, que no cumplía con las especificaciones técnicas ni legales, por lo que ahora se hará un contrato por excepción”, señaló la autoridad.

Alcón aseguró que la carpeta con el proceso de contratación concluido será enviada al Concejo Municipal en dos semanas, para su aprobación y para iniciar la segunda fase hasta fines de abril.

Será ejecutada en 600 días. “Estamos previendo que ese tiempo se reduzca y vamos a conciliar con la empresa para que se haga en la menor cantidad de días posible, previo análisis técnico, porque tampoco queremos que se haga algo de mala calidad por apresurarnos”.

En su primera fase, la Alcaldía erogó 11 millones de bolivianos a la empresa Chaco. Obra. Los trabajos constaron de dos muros portantes, 24 pilares de concreto, cada uno de unas 30 toneladas. Además de un enlosetado de las vigas y el puente con una división para cuatro carriles y un embovedado para aguas pluviales.

Según el oficial mayor de Obras y Medio Ambiente, Carlos Lima, la segunda fase costará 18,9 millones de bolivianos.“Este trabajo significa que debemos construir las rampas o plataformas de acceso al puente, la rotonda, jardineras, iluminación, capa asfáltica y señalización, además de la continuación del embovedado”, detalló el funcionario municipal.

Lima resaltó que esta vía será importante ya que en el futuro se prevé que la avenida Bolivia, transversal al puente, se unirá con la carretera a Desaguadero para así vincular dos vías troncales que atraviesan la urbe alteña. El paso a desnivel conectará seis distritos municipales. El puente une seis distritosSegún el oficial mayor de Obras y Medio Ambiente, Carlos Lima, la intersección une a los distritos 1, 2, 3, 4, 8 y 12 de El Alto con el municipio de Viacha. Se encuentra ubicada entre las zonas comerciales Villa Bolívar Municipal y Pacajes Caluyo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia