Ciudades

La falta de control a parqueos en vías de El Alto causa atolladeros

El plan de reordenamiento vehicular no tiene efecto en la Ceja. Motorizados se paran hasta en tres filas, se detienen para que aborden pasajeros o se descarguen productos

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

02:00 / 17 de agosto de 2015

En las avenidas y calles de El Alto no se implementa un adecuado control del parqueo de vehículos, a pesar de la prohibición dispuesta en las principales vías. Los motorizados estacionados irregularmente son un factor que genera embotellamientos.

El 21 de mayo de 2013, el entonces alcalde Édgar Patana promulgó la Ley Municipal de Transporte y Movilidad Urbana, y dos semanas antes lanzó un plan de reordenamiento para los autos en la Ceja. Ambas normas prohíben el estacionamiento de coches en el centro alteño con el objetivo de  mejorar el flujo vehicular.

El proyecto detalla además que la aplicación es para todo tipo de motorizados, desde motocicletas hasta camiones de alto tonelaje. Sin embargo, hay coches estacionados hasta en tres filas.Código. Según el Código de Tránsito, “estacionar” o “parquear” implica que el chofer deja su auto en un lugar autorizado; mientras que el concepto de “parar” está referido a detener el coche por un “tiempo limitado” y en un sitio autorizado. “Detener”, en cambio, es el acto de interrumpir momentáneamente el movimiento del vehículo, con el motor encendido y el conductor al volante.

En todos los casos, el motorizado deberá estar en un lugar autorizado y al costado de la vía. No se permite estacionar, parar o detener un coche en lugares no autorizados, tampoco en doble fila, ni sobre la calzada.

El Alto cuenta con dos avenidas principales que conectan con la Ceja. La Juan Pablo II atraviesa esta urbe de este a oeste en una extensión de cerca de 15 kilómetros y la avenida 6 de Marzo, que va de norte a sur, en una distancia similar. En las dos vías se evidencian constantes infracciones a la normativa.

Estas irregularidades se agudizan en las calles 11 y 12 de la 6 de Marzo, pese a la presencia de efectivos de la Guardia Municipal de Transporte (GMT), cuyas tareas se limitan a dirigir el flujo de tránsito y controlar el servicio por tramos. Las faltas se dan inclusive frente a la oficina de la Secretaría Municipal de Movilidad Urbana, que está en ese sector, y al frente de las oficinas de la Alcaldía central con los propios vehículos ediles.

De acuerdo con el secretario municipal de Movilidad Urbana Sostenible, Moisés Ávila, se lanzará un nuevo plan de reordenamiento con cambios de rutas, traslado de la terminal, control a los estacionamientos y la restricción vehicular que será ampliada.

Mientras que el director del Organismo Operativo de Tránsito (OOT), coronel Adrián Coca, dijo que los controles para evitar el estacionamiento son permanentes. “Sobre todo se lo hace en el centro de la ciudad”, aseguró.

Aparte, en la 6 de Marzo y la Juan Pablo II se pueden ver camiones de carga que llegan a las tiendas y los negocios para dejar o llevar diversos artículos, como llantas, fierros, ladrillos.

De acuerdo con la norma edil, ningún motorizado puede estacionar para estas tareas en el área denominada Centro Ceja, que está demarcada por las siguientes referencias: el distribuidor de la Ceja, las avenidas Héroes del Kilómetro 7, Unión y 6 de Marzo. Además, por el desvío del cruce a Viacha, la avenida Tiwanaku. También comprende la calle 7 de Villa Dolores, la avenida Panorámica Sur, en el ingreso a la avenida Naciones Unidas y la avenida Juan Pablo II hasta la Cruz Papal.

Los vehículos de transporte pesado o de alto tonelaje no pueden realizar carguío o descarga de mercadería de cualquier tipo de producto entre las 06.00 y las 22.00, en el sector demarcado, pero es otra normativa incumplida.

En la 6 de Marzo algunos buses interdepartamentales estacionan para prestar los servicios que se deben realizar en la terminal.

La comuna despejó las aceras y los carriles en la avenida Alfonso Ugarte e ingreso a la Chacaltaya, cerca de la Cruz Papal, porque en ese sector se estacionaron motorizados para ser vendidos en la feria 16 de Julio, jueves y domingos.

Cinco normas son las que más se infringen

Tránsito y Alcaldía aseguran que intensificarán operativos para el control vehicularCasi todas las normas de tránsito son vulneradas por los choferes en El Alto, pero cinco de ellas tienen mayor incidencia, según la Alcaldía y la Policía. El uso indiscriminado de bocinas, el mal estacionamiento, la inobediencia a los semáforos, el exceso de velocidad y los giros en U.En un recorrido por seis arterias de las principales avenidas de la ciudad y durante el lapso de una hora, La Razón constató que estas faltas  son constantes y comunes en choferes públicos y privados.Consultados por estas irregularidades, las autoridades policiales y municipales afirmaron que intensificarán los operativos de control.“Tenemos un trabajo arduo, pero que debemos hacerlo y lo intensificaremos”, dijo el jefe de la Guardia Municipal de Transporte (GMT) de El Alto, José Luis Vargas.Una similar postura asumió el director del Organismo Operativo de Tránsito (OOT), coronel Adrián Coca. “Se sanciona, pero queremos salir con más contundencia”.En las avenidas Antofagasta, Costanera, Juan Pablo II, Litoral, Julio César Valdez y 6 de Marzo, los vehículos infringieron estas normas. En la Costanera, por ejemplo, se da el exceso de velocidad, mientras que en la Juan Pablo II no se respeta los semáforos.El uso excesivo de la bocina es otra mala costumbre e infracción de  los choferes en toda la ciudad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia