Ciudades

726 menores, víctimas de abuso sexual y 189 de muerte violenta

La fuerza anticrimen investiga la muerte en circunstancias sospechosas de 109 menores. Las mujeres entre 13 y 17 años son las más afectadas en todo tipo de delitos.

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

03:44 / 05 de enero de 2014

De enero a noviembre de 2013, 189 menores fallecieron de forma sospechosa y violenta en Bolivia, y 726 fueron abusados sexualmente, según un recuento policial preliminar. El degollamiento de dos niños por sus padres o el asesinato a tiros de tres infantes conmocionaron a la gente.

En promedio, dos menores fueron violados por día en el país, cifra menor a la de 2012, cuando la Policía investigó en el mismo periodo 1.490 violaciones, cuatro por día. Es decir, que entre 2012 y 2013 se produjo una reducción del 51%.

Según las estadísticas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), en el periodo analizado hubo diez asesinatos, 45 homicidios, 19 tentativas de homicidio y 109 fallecimientos que aún son investigados  (ver infografía). Sin embargo, en 2012 se produjeron 60 homicidios de menores y 13 asesinatos, que en comparación con 2013 implican una reducción del 25% y del 23%, respectivamente.

De 1.885 casos investigados de enero a noviembre de la gestión pasada, 379 fueron por lesiones.

“Han sido lesionados, raptados, asesinados, abusados y otros”, dijo a La Razón el coronel Gróver Mercado, director nacional de la FELCC.

Solo en La Paz hubo 72 muertes de menores de edad en 2013. Uno de los casos más escalofriantes fue el fallecimiento de Luan Chávez Alí, de 17 meses. Su madre Ángela, de 19, junto a su expareja Kevin C., también de 19, su prima y el novio de ésta planificaron su secuestro, el 3 de diciembre, y pidieron como rescate Bs 25.000 a su propia familia.

Sin embargo, el cadáver del infante, que fue asfixiado, fue encontrado al día siguiente en la puerta de la casa de su progenitora, quien guarda detención preventiva en una cárcel al igual que su expareja y su prima.

El teniente Germán Calderón, jefe de la División Menores de la FELCC, informó que en los casos de robo y hurto los delincuentes son principalmente indigentes “que les roban sus celulares y billeteras”.

La psiquiatra Laura Tejeda explicó que estos delitos no son nuevos ni se dan con mayor cantidad. En décadas anteriores también existieron, pero escondidos por las familias.

“Si preguntamos a nuestros abuelos, veremos que antes ya hubo casos de violación, incesto, estupro, asesinatos, pero han sido tapados porque la sociedad era más moralista”.

El 29 de noviembre en Santa Cruz de la Sierra, José Daniel A. R., de 39 años, advirtió mediante un mensaje de texto a su expareja: “en tres minutos voy a hacer una noticia mundial. Te vas a arrepentir”.

Minutos después asesinó a tiros a Alexander, de cuatro años; Masiel, de tres, y Alexia (ocho meses) mientras almorzaban en casa de sus abuelos. Los pequeños eran sobrinos de su exnovia, que había roto la relación.

El 18 de diciembre, en Tarija, una adolescente de 16 años fue aprehendida acusada de degollar con un cuchillo a su hijo recién nacido y dejar su cadáver en una bolsa, colgada de la rama de un árbol, cerca del aeropuerto departamental.

Según Tejeda, el comportamiento de estos criminales puede tener cuatro explicaciones: el esquizofrénico; el intoxicado, que puede ser violento y agresivo; el depresivo, que puede buscar soluciones eliminando a alguien, y el psicopático, que actúa sin sentir ninguna culpa.

“El último puede escuchar voces que le han dado la orden”, indicó.

El 1 de julio, Emerson C. Q., de tres años y ocho meses, fue degollado por su padre, Ramón C. C. (28), en su casa, en la zona de Pampahasi, La Paz, quien relató que fue incitado por “el diablo” y por los celos.

“Papito, no me mates”, suplicó el niño, según el testimonio del criminal confeso; sin embargo, él le hizo un tajo de siete centímetros por tres de profundidad en el cuello con un cuchillo de cocina.

¿Por qué se dan estos hechos? El coronel Mercado señaló que normalmente las víctimas forman parte de familias aisladas y en las que hay violencia o son abandonados por sus padres y deben trabajar, lo que expone a niños y adolescentes al peligro.

“Es un problema que viene de la familia y los (agresores) son los parientes más cercanos; en el caso de los padres sustitutos (padrastros), éstos ven a los hijos de sus parejas como un estorbo”, sostuvo Mercado.

Otra de las causas de agresiones físicas o sexuales es el consumo de bebidas alcohólicas. La noche del 16 de diciembre, Juan José R. C., de año y medio, perdió la vida después de ser brutalmente golpeado por su padrastro Omar A. Ch., de 32 años, que había consumido alcohol.

El examen forense señaló que tenía todo el cuerpo cubierto de hematomas, su cráneo estaba hundido y un hígado había reventado. Su madre, Verónica Condori, de 22, lo había dejado al cuidado de su pareja porque debía trabajar. Víctimas. Griselda Sillerico, adjunta de Programas y Actuaciones Especiales de la Defensoría del Pueblo, manifestó que los parientes más cercanos son los que cometen este tipo de abusos. “El lugar más peligroso para los niños es su propio hogar”, recalcó el coronel Mercado.

Éste es el caso de una bebé de dos meses que falleció a manos de su madre, de 19 años, en Isinuta, Cochabamba, el 10 de mayo. La mujer agarró a la menor y la azotó contra los muros y puertas de su casa hasta matarla. Los vecinos intentaron lincharla, pero fue rescatada por la Policía y detenida preventivamente.

La Defensoría registró 500 denuncias de todo tipo de violencia contra los menores de edad en el país.

La FELCC también recibió 505 denuncias de abuso sexual (ver infografía). El 16 de septiembre, en El Alto, una bebé de siete meses fue violada por Rolando Cutili, de 39 años, cuando sus progenitores, con los que consumía bebidas alcohólicas, lo dejaron solo con la bebé para ir a comprar más alcohol. Cutili fue hallado cinco días después muerto en su celda.

“Los agresores tienen entre 15 a 60 años; hemos tenido casos de los propios hermanos mayores”, dijo el teniente Calderón.

El 20 de junio la Dirección de Régimen Penitenciario develó que una niña, de 12 años, fue violada durante cinco años en la cárcel de San Pedro de La Paz por su padre, tío y padrino.

También en julio, Iván L. M., de 24 años, confesó haber violado y asesinado a la niña Mei Lin K. V., de tres años, en Santa Cruz.

La menor fue sacada del restaurante de sus padres por el antisocial, que trabajaba allí, quien la llevó a un parque para hacerla jugar y luego abusó de ella, la estranguló y abandonó su cadáver en la jardinera de una casa.

Hospital del Niño atendió 177 casos de violencia

Micaela Villa

El Hospital del Niño, de la ciudad de La Paz, atendió 177 casos de menores víctimas de abuso físico o sexual durante 2013, informó el médico Wilfredo Pastén. Tres tenían heridas de escopeta por accidentes en las provincias del departamento.

“Hemos atendido entre violaciones y niños que llegaron con heridas punzocortantes y hasta de escopeta”, añadió. Las víctimas, varones y mujeres, tenían entre 5 y 10 años.

“Hubo casos de padres que tenían problemas psicológicos por (la) agresión directa a los niños”, y también menores que fueron atacados por   otras personas, mencionó el galeno.

El 8 de febrero, seis hermanos, hijos de una pareja que tenía diez, fueron trasladados desde Patacamaya a este centro hospitalario.

Habían sido envenenados presuntamente por su padre; cuando se quedaron a su cuidado, éste les sirvió un té. En el traslado hacia La Paz, uno de los pequeños perdió la vida.

El progenitor escapó de la Policía. Uno de los infantes contó que el sabor del pan era extraño. Hasta mediados de septiembre, el Hospital del Niño recibió semanalmente entre dos y tres niños víctimas de abuso sexual y con diferentes características, reportó La Razón Digital.

Este tipo de abuso va desde tocamientos, intentos de violación y aquellos que fueron consumados y que terminan en lesiones físicas.

El 8 de noviembre de 2010 la Asamblea Legislativa Plurinacional aprobó la Ley de Protección Legal de Niñas, Niños y Adolescentes, que endurece las penas contra homicidas, violadores, tratantes y traficantes, golpeadores, raptores y otros.

En septiembre, también en este nosocomio, falleció un bebé de cinco meses tras ser apuñalado, en presencia de su hermano de cinco años, por delincuentes que atracaron su domicilio en la zona Periférica. Al parecer, los antisociales apuñalaron al menor porque no dejaba de llorar.

El 18 de septiembre, la Policía realizó el levantamiento legal de parte del cuerpo calcinado de una bebé de tres a cuatro meses, que fue abandonada en un área boscosa de la autopista La Paz-El Alto, en inmediaciones de Pura Pura. La niña había sido quemada y carecía de un brazo y de las dos piernas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia