Ciudades

El mercado Las Velas tendrá pronto nuevo rostro

Tradición. El popular patio de comida criolla rápida se remozará desde abril para dar mejor atención

¡Sírvase, casero! Clotilde Sánchez, en uno de los puestos de sándwiches de chorizo de Las Velas.

¡Sírvase, casero! Clotilde Sánchez, en uno de los puestos de sándwiches de chorizo de Las Velas. Foto: Pedro Laguna

La Razón / Jorge Quispe - La Paz

23:58 / 29 de enero de 2012

Las Velas tendrá un nuevo rostro. El popular y tradicional refugio de los noctámbulos y bohemios paceños se remozará desde abril para dar un mejor servicio a los centenares de clientes que acuden allí para saborear un anticucho o el ya tradicional sándwich de chola.

El anuncio fue hecho por Genaro Tórrez, ejecutivo de la Federación Departamental de Trabajadores por Cuenta Propia, la organización a la cual pertenecen las 36 vendedoras de este patio de comida criolla y rápida. “Ya tenemos la minuta de aprobación del Concejo Municipal y lo construiremos con recursos propios de las compañeras”, anticipa.

Durante más de 10 años, las vendedoras ahorraron para remozar por su cuenta este local, que nació primero con los añejos puestos de ch’iwiñas en cercanías del estadio Hernando Siles, hace al menos unos 50 años, y que ahora lleva 21 años en el local de la avenida Camacho.

Las caseritas vienen bregando desde hace unos ocho años por este proyecto que ahora está cerca de hacerse realidad. “Después de que pasen las lluvias estamos pensando iniciar las obras que durarán como unos cuatro meses”, añade Tórrez.

Por su lado, Arminda Vásquez de Medina, maestra Mayor del Mercado, cree que los paceños se merecen que Las Velas tenga un nuevo local y por eso apuesta también por la reconstrucción. “Claro que queremos el mejoramiento de nuestro mercado. Esta es una necesidad desde antes. ¿Han visto nuestros techos?, parece una Casa de Brujas y además el mismo piso ya está mal”, cuenta Vásquez. La madre de Arminda y otras compañeras de la época tuvieron que limpiar “el cenizal” al que las autoridades ediles las mandaron —según relatan— para vender a fines de los 70 y principios de los 80. En esos tiempos, las vendedoras instalaron sus puestos al aire libre.

Unos años después, el entonces alcalde Ronald McLean terminó la obra y la entregó un 15 de julio de 1990. “Somos el único mercado que atiende por las madrugadas e incluso vienen clientes desde el interior para servirse un anticuchito”, reivindica, por su lado, Bertha Soliz, antigua vendedora del local. RECURSOS. Tórrez habla de al menos Bs 1 millón que serán necesarios para la reconstrucción de Las Velas. Las compañeras de trabajo ahorraron una parte y se espera conseguir el resto con créditos bancarios.

En la Gerencia del Parque Urbano Central (PUC), su responsable Mariela Ross admitió la semana pasada que hace cinco años había un proyecto de remodelación y que el mismo quedó sólo en ello. “No conozco respecto a eso que me dice (la reconstrucción de Las Velas)”, afirmó escuetamente Ross sobre el nuevo proyecto en este local paceño.

Tórrez insiste: “Como dije, los recursos económicos provendrán de los ahorros de las compañeras”.

En estas últimas semanas, las vendedoras y el directivo se reunieron para ir ultimando los detalles. Consultado sobre el papel que tendrá el municipio en esta reconstrucción, el directivo señaló que “la Alcaldía supervisará” las obras.

El municipio paceño es el dueño del terreno donde actualmente se encuentra Las Velas y los puestos en “calidad de posesión de las vendedoras por más de 30 años”. En la década pasada, los mercados marcharon para obtener el derecho propietario.OBRA. Con unos planos en mano, Tórrez muestra que las nuevas velas serán algo similares a las actuales, pero más modernas y más cómodas para los comensales.  

Será de una sola planta, todos los puestos estarán reunidos bajo un tinglado, el sueño es que el piso sea de mármol, que el sector de las anticucheras tengan sus propios extractores de humo y que las baterías sanitarias, en su totalidad, sean refaccionadas para dar un servicio de calidad a los centenares de clientes que llegan al sitio.

“Las condiciones higiénicas serán nuestra prioridad para dar una mejor atención a los visitantes”, explica el dirigente Tórrez con un plano. Hasta hace poco, se tenía una maqueta de cómo serían las nuevas instalaciones, pero ahora se espera un prototipo final.

Mientras se ejecuten las obras, las vendedoras atenderán al público en cercanías del lugar. “Seremos vigilantes de los predios”, previene Tórrez. Los trabajos durarán, según los planes iniciales, alrededor de seis meses. Se aguarda que para el próximo aniversario de Las Velas, 6 de enero de 2013, se pueda estrenar el nuevo complejo junto a los caseros de Las Velas.Otros detalles

En sus inicios, el nombre del mercado era Zalles, pero después se cambió a Las Velas.  A principios de la década pasada, Carlos Sánchez Berzaín venía para servirse un anticucho, hasta que una vez lo silbaron y no regresó.

Si las paredes del mercado hablaran...

El tradicional lugar recuerda sus inicios cerca del estadio Siles“Unos dicen que tengo más de 60 años, otros creen que tengo uno 50 y los más jóvenes aseguran que tengo 21, la verdad yo no sé qué edad realmente tengo, pero algo les puedo asegurar: Las Velas es como La Casa del Jabonero, ya que el que no cae aquí, resbala.   

¿No me creen? pues pregúntele a la Mercedes Camacho, la que vende refrescos al frente de las anticucheras, ella es de la tercera generación de vendedoras y ella, como todas, ha visto cómo vinieron aquí: artistas, políticos, bohemios y todo tipo de paceños.

Doña Mercedes al igual que Betty Márquez, Guadalupe Llanco, Aida Rocha, Bertha Machicado, Miriam Morales y Nancy Candia deben ser de las vendedoras más antiguas que quedan desde que me botaron de La Pampa, como llamaban en los años 60 al patio antes de entrar al estadio Siles.

Unos años antes, Betty Márquez, que todavía era niña, corría junto a su tía desde la calle Illimani con sus canastas llenas de sándwiches de chola media hora antes de que terminen los partidos de fútbol  del Sudamericano (1963) para venderlos después a los hinchas de la selección. Ahora, Betty vende más de 40 años en Las Velas.Los mecheros. Eran los tiempos, en los que nuestros puestos se abrían a las 14.00 y nos quedábamos hasta la 00.00 y a veces hasta la una de la madrugada, y como no había luz eléctrica, las vendedoras ponían sus mecheros para alumbrar los puestos, por eso nos llamaban Los Mecheros.

Ya después, cuando nos trajeron aquí a la avenida Camacho —durante la remodelación del estadio Siles en 1977— ya me empezaron a conocer como Las Velas y así lo inauguró el alcalde Ronald McLean en 1990.

Han pasado 21 años y ahora el dirigente de los Mercados de La Paz, Genaro Tórrez, está hablando de que pronto tendré nuevos kioscos, mejores paredes, un extractor de aire para los anticuchos y baños más cómodos. Ojalá sea así, porque como dije al principio todos han pisado alguna vez Las Velas.

Si al final se remodela el mercado va a ser la primera vez, desde esos años, cuando el entonces alcalde Raúl Salmón ya nos hablaba de tener nuestro propio mercado a finales de los años 80. En esos tiempos aún vendíamos en puestos casi al aire libre en esta zona”.

Manolo Otero se rindió ante el anticucho

“Al mercado de Las Velas no sólo han venido artistas nacionales, también me han visitado algunos incluso de talla internacional. Aún recuerdo esa noche cuando llegó el cantante español Manolo Otero.

Era bien popular y bien simpático. Esa noche se sirvió un anticucho y un silpancho. En esos tiempos, el Manolo estaba de moda en las radios y siempre venía  a La Paz. Las vendedoras como Mercedes Camacho siempre se acuerdan de él.

Otras, como Celia Marcos, jamás olvidan las veces que El Compadre Carlos Palenque venía aquí para comer su sándwich de chola. Aquí también ha venido el expresidente Jaime Paz Zamora al que le gustaba el chicharrón, mientras que el exalcalde Ronald McLean prefería el anticucho.

Había también problemas. Algunos viernes de madrugada, los cadetes se peleaban entre sí y teníamos que llamar a la Policía para que los tranquilicen. Ahora ya tenemos Seguridad Privada, pero las vendedoras siempre les recomiendan a los comensales cuidar sus pertenencias. Mucha gente pasó por aquí, pero le tengo un cariño especial al grupo de rock El último cocalero que me compuso la canción Leaving Las Velas”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia