Ciudades

De noche, minibuseros cambian de discos, ‘tramean’ o se repliegan

Dirigentes de los operadores de La Paz le echan la culpa a sus colegas alteños

Control. Cerca del estadio, una guardia multa a un chofer de la línea 913 sin hoja de ruta ni identificación de su sindicato.

Control. Cerca del estadio, una guardia multa a un chofer de la línea 913 sin hoja de ruta ni identificación de su sindicato. Foto: Jorge Quispe

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

00:32 / 24 de febrero de 2016

En hora y media, la guardia vial extendió 40 memorándums de infracción a choferes de minibuses y carrys en la avenida Simón Bolívar, cerca del estadio. Como cada noche, desesperados usuarios disputaban un asiento en estos  vehículos para retornar a casa.

La Razón hizo un recorrido nocturno el lunes con el fin de verificar si con el ajuste de las tarifas —Bs 2, Bs 2,60, y un recargo nocturno de Bs 0,20 a partir de las 20.30— se habían reducido las irregularidades cometidas por los operadores de esta modalidad.

Con la llegada de la noche, los minibuses escasean, porque los conductores o cambian sus discos para ir a zonas donde existe mayor demanda o las acortan arbitrariamente y se parquean en determinados lugares del centro para recoger usuarios, dejando sin servicio a vecindarios enteros.

Dirigentes de los transportistas responsabilizaron a sus pares “alteños” por estas anomalías y pidieron “paciencia” a la gente.

“Sigo esperando un minibús que vaya a Villa Copacabana. Como pasa todos los días, la línea 846, de Señor de Mayo, desaparece después de las 18.00”, denunció Isidro Ibáñez, quien aguardaba en la avenida Camacho.

Tramos. La Alcaldía desplegó a 120 miembros de la Guardia Municipal de Transporte (GMT) y a 1.000 funcionarios, divididos en cuatro turnos —de 07.00 a 11.00; de 11.00 a 15.00; de 15.00 a 17.00 y de 19.00 a 21.00— para vigilar los 34 puntos donde se “tramea”.

Si en el día no se logró acabar con el “trameaje”, un compromiso de los choferes y una expectativa del gobierno local, en el horario nocturno la situación fue más complicada. A las 20.30, dos municipales y siete funcionarios desplazados a la arteria ya citada no se daban abasto para la cantidad de minibuseros que cometían faltas gravísimas.

Entre los 40 infractores se encontraba un conductor de la línea 846 del Sindicato 27 de Abril, quien no portaba su hoja de ruta; y otro de la línea 218 que cambió de disco, informó el funcionario Nelson Parada. 

Cerca de las 21.30, en la calle Colón, esquina Mariscal Santa Cruz, una decena de furgonetas de la línea 848 se apostó después de que se fue el efectivo edil. La ruta de esta línea es Villa Copacabana-Cotahuma, pero como la demanda es mayor en el segundo barrio, ya no van hasta la villa y recogen en ese punto a los pasajeros que van a Cotahuma.

Algo similar pasó en la esquina de la calle Independencia y avenida Perú, donde minibuses del Sindicato Señor de Exaltación, cuyo destino final es 6 de Agosto, se parquearon con el fin de recoger pasajeros hacia Vino Tinto, sin completar su recorrido.

Bordeaban las 20.45 cuando, a metros del sector de preferencia del estadio Hernando Siles, un solitario guardia edil trataba de imponer la autoridad ante los infractores.

Decenas de usuarios se agolpaban y pugnaban por ingresar a las pocas furgonetas que llegaban. La frecuencia de paso, falta gravísima sancionada con Bs 100 de multa, al igual que el “trameaje” y el incumplimiento de rutas, era infringida.

No había uniformados en la calle Hugo Estrada, que pasa por la curva Norte y tampoco en la avenida Saavedra. En el Obelisco, a unos minutos de las 21.00, otro solitario edil redoblaba esfuerzos para anotar las infracciones y vigilar al mismo tiempo cuatro conos de señalización.

Andrés Beltrán, jefe de la Unidad de Ordenamiento y Control Municipal, admitió que en algunos sectores hay pocos miembros de la GMT y explicó que deben distribuirlos en tres turnos (37 por turno) y desplazarlos a 34 puntos. Se le consultó si aumentarán los efectivos, y respondió: “Estamos en eso...”

Tomás Mamani, del transporte libre, dijo que los “trameadores son los choferes alteños”. “Todos sabemos que los interciudades hacen trameaje”, sostuvo Ángel Quisbert, de las cooperativas.

Andrés Patón, de la Federación 1ro de Mayo, admitió que “cambiar el transporte después de 20 años será difícil; con sanciones nomás hay que ordenar a los afiliados”. El control de esa agremiación comenzó formalmente el lunes. Quince delegados, uniformados con chalecos naranja, están de 07.00 a 10.00 y de 19.00 a 21.00 en nueve lugares. Sin embargo, este medio no los vio cerca del estadio, el Obelisco, Colón y Mariscal Santa Cruz, ni la Camacho.

Alcaldía multó a 333 choferes

Infractores

Solo el lunes, la GMT entregó un total de 293 memorándums de infracción a choferes por “tramear”, cambiar de rutas y cobros excesivos.

Minuta

El Concejo aprobó una minuta de comunicación para que el Ejecutivo haga controles y garantice el colocado de tarifarios.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia