Ciudades

Un moderno sistema de transporte que hay que apoyar

Un periodista cuenta su experiencia en un bus PumaKatari. Dice que se sintió como si estuviera en otra ciudad por la comodidad, limpieza, elegancia y calidad del servicio.

La Razón Digital / Juan René Castellón / La Paz

09:31 / 25 de febrero de 2014

Ayer estuve por Villa Copacabana y decidí tomar el servicio del Puma Katari, que se estrenaba en la ciudad. Me sentí como si estuviera en otra ciudad, con un servicio de transporte moderno, cómodo, limpio, elegante y puntual. Cuando después de ser transportado por los buses municipales, me subí a un minibús caí en cuenta de cómo hemos soportado hasta ahora un servicio de transporte asfixiante, en el cual tienes que ir doblado, casi acurrucado para caber en los asientos, salir cada vez que alguien más quiera hacerlo, soportar los humores del chofer y rogar para que el minibús que hemos usado vaya o culmine su ruta.

Espere cinco minutos en la parada de la avenida Ballivián en Villa Adela, donde una persona estaba antes que mí y donde llegó otra que se colocó detrás mío. Mi primera impresión positiva fue la puntualidad, pues solo espere cinco minutos, y vi que los motorizados están circulando constantemente. Cuando subí, un chofer con camisa, corbata y saco me saludó amablemente. A un costado estaba una azafata, sentada en una especie de cajero, donde activó un botón para que uno de los brazos separadores se mueva y permita mi ingreso. Intenté pagar, pero me dijo que por ese día el servicio era gratuito, porque estaban haciendo pruebas de cómo funcionaba el sistema. Mi segunda impresión fue la amabilidad.

Al ingresar, me dijo que para bajar debía apretar el botón. Después me di cuenta, que en todos los postes amarillos colocados a lo largo del bus habían botones de color rojo, que uno tenía que presionar cuando quisiera bajar, aunque no es necesario, pues los motorizados paran sí o sí, aunque nadie suba ni baje en las paradas establecidas. Me senté en el asiente amarillo que estaba en primera fila, cerca de la azafata. Pero ésta amablemente me dijo que los cuatro sitios amarillos estaban destinados para embarazadas, mujeres con niños o ancianos. El orden fue mi tercera sorpresa.

Entonces tuve que buscar un lugar más adento. En ese momento, sólo había sitio en la última fila. Los asientos son de un plástico fino, una buena opción para evitar que sean dañados, como suelen ocurrir con los que son tapizados. El espacio para los discapacitados está al medio, justo al frente de las puertas de salida. Incluso allí está una especie de camilla. El bus tiene dos filas de asientos, una de dobles y otra se simples, de modo que el pasillo es ancho y cómodo para las personas que vayan paradas, que tienen agarradores individuales colgados en los tubos del techo para sostenerse. Hay dos televisores, uno adelante y otro al medio, que ayer mostraban propaganda del novedoso sistema de transporte. Mi cuarta impresión fue la elegancia.

El bus se fue por un recorrido alejado de las trancaderas. Por ejemplo, en Villa Copacabana evitó el cruce de villas que casi siempre está embotellado, y descendió por la Ballivián y dobló por la Costanera. Siguió  por el puente Paraguay y trepó, sí trepó por una curva en pendiente que sale a la plaza Benito Juárez y lo hizo sin esfuerzo, es decir que tiene un motor potente. Y así se oye en los altoparlantes instalados dentro del bus, que de rato en rato repiten la ruta y las características del motorizado. Dijo que tiene 100 caballos más de fuerza que cualquier otro sistema de transporte en La Paz. La potencia, fue mi quinta percepción.

Descendí en la avenida del Ejército, detrás de la UMSA, donde por ayer terminaba el recorrido. La azafata explicó que la ruta es hasta la avenida Camacho, pero que por ese día optaron por cortarla en ese sitio porque los feriantes de Alasita continuaban ocupando el Parque Urbano Central (PUC). El motorizado tiene una puesta de salida con doble hoja, que se activa automáticamente. Y fui abordado por un periodista, que como otros hacía la cobertura del inicio del nuevo sistema. “Es un buen sistema, las góndolas son potentes y cómodas”, le respondí y añadí mi última percepción: “Es un sistema de transporte que hay que apoyar”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia