Ciudades

45 personas se quedan sin techo por deslizamiento en Cotahuma

Las primeras señales de la desgracia que se cernía sobre el barrio Las Lomas de Cotahuma se manifestaron a las 16.00 del miércoles: cinco casas se agrietaron, pero el pánico se desbordó a las 20.00 por los ruidos del cerro, del que se desprendieron 75 mil cubos de tierra.

Infografía deslizamiento

Infografía deslizamiento

La Razón / Guadalupe Tapia / La Paz

02:23 / 03 de febrero de 2012

El deslizamiento arrasó con cinco viviendas y cuatro corren el riesgo de desplomarse. Las familias damnificadas son 11, y entre ellas suman 45 personas, entre adultos y niños, que desde ayer viven en carpas instaladas por el Gobierno Municipal de La Paz en un terreno adyacente 

“Hace un año que la humedad y una especie de mazamorra entraban a mi casa por los costados. Le pedimos a don Jorge Alanoca (señalado como culpable) que derribe (el muro), pero no escuchó y ahora estamos en la calle”, protestaba en medio de lágrimas Alicia Huallpa, propietaria de uno de los cinco inmuebles en ruinas. Alanoca se comprometió a compensar a los ocupantes de las cinco viviendas afectadas.

Vladimir Toro, jefe de la Dirección Especial de Gestión Integral de Riesgos (DEGIR), explicó que el miércoles se produjo el desajuste de un muro casi en la corona del talud del barrio Las Lomas, sitio cercano a los márgenes del río Melchuco, en la ladera oeste de la ciudad de La Paz.

“Hubo una sobrecarga. Hace un año se construyó un muro que no ha sido rellenado. La saturación de agua en esa área, sumada al mal manejo de los sistemas pluvial y  sanitario de las viviendas afectadas, ha hecho que se desprendan 75 mil cubos de tierra”.

“No ha quedado nada, no sabemos qué vamos a hacer. Apenas he sacado a mis hijos luego de escuchar los ruidos”, contó Elsa Conde, quien intentaba ayer rescatar de entre los escombros algunos enseres y ropa, con la ayuda de sus hijos mayores.

El talud donde se construyó el muro ilegal tiene una pendiente de 30 grados. En la parte superior se ubica el terreno de Alanoca, que mide unos 2.000 metros cuadrados. De ese sitio se deslizaron los 75 mil cubos de tierra que destruyeron cinco viviendas precarias, de adobe y calamina, ubicadas más abajo.  El desprendimiento desestabilizó otras cuatro viviendas que se encuentran en la parte superior del talud, contiguas al terreno de Alanoca.

Muro. El cuestionado muro fue construido hace más de un año por Alanoca —gerente general de una empresa que provee maquinaria pesada—, cuya intención era rellenar el terreno para  ampliar su propiedad . “El muro no cuenta con ninguna autorización municipal e hicimos las notificaciones para que lo derriben. Ahora hay un proceso de fiscalización que determinará las sanciones”, declaró ayer el subalcalde de Cotahuma, Francisco Cordero.

Respecto a las cinco casas destruidas, la autoridad reconoció que existen personas que tienen el derecho propietario sobre los terrenos, pero ninguna obtuvo la autorización municipal de construcción, porque el área es considerada “aire” del río Melchuco y zona en riesgo de deslizamiento. 

Desde las 05.00 de ayer, las familias afectadas comenzaron a rescatar sus pertenencias, que se encuentran en una especie de barranco, al lado de la avenida Buenos Aires, cerca al embovedado del citado curso de agua. El ingreso al sector sólo se lo puede hacer a través de delgados senderos que conducen, 40 metros más abajo, a los restos de las casas.

“Ayer (miércoles) sólo saqué a mis hijos, pero hoy estamos intentando rescatar nuestras cosas”, contó compungido Felipe Conde. Su casa se encuentra en la cima del deslizamiento y corre el riesgo de desmoronarse.

Mas de medio centenar de obreros de la Alcaldía apoyaron en el rescate de enseres y materiales de contrucción, como calaminas y ladrillos. “Mientras se acentúa el movimiento, vamos a comenzar con la demolición controlada de las cinco viviendas que están dentro del deslizamiento. El fin de semana vamos a ingresar con maquinaria pesada para estabilizar el sector”, dijo Toro.  El Subalcalde anticipó que posteriormente será imposible autorizar nuevos asentamientos en el lugar.

15 familias pierden sus viviendas

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, informó ayer que debido a la temporada de lluvias son 15 las familias que tuvieron que evacuar sus viviendas. “El deslizamiento que se ha producido en Cotahuma es el mayor evento que se ha registrado hasta el momento y son 11 las familias que tuvieron que ser evacuadas”, dijo. Las otras cuatro son de eventos anteriores, como el desplome de una centenaria vivienda en la calle Luis Jemio y Casimiro Corrales en Miraflores, el martes 31. El lunes 30 también se evacuaron dos casas de la calle Los Álamos, en Obrajes. Finalmente el 23 de enero, la caída de un talud en Minasa obligó a evacuar una vivienda que se encontraba en la corona del talud debido al riesgo de deslizamiento.

Alanoca se compromete a compensar a 5 vecinos

Jorge Alanoca, gerente de la empresa Alanoca Limitada y propietario de un predio de aproximadamente 2.000 metros cuadrados en la zona de Cotahuma, reconoció ayer que ordenó la construcción del muro que causó el colapso del talud en el barrio Las Lomas, y anunció que apoyará a los propietarios de los cinco predios destruidos.

“Entendemos que tenemos una responsabilidad y hemos determinado que vamos a brindar un apoyo a los damnificados de abajo, porque son los directamente afectados por el muro, y por eso estamos en la obligación de reconocerles. Sin embargo, con los dueños que se ubican en la parte superior nosotros no tenemos nada que ver”, manifestó. Consultado sobre por qué construyó el muro en el talud, el propietario dijo que fue una demanda de los mismos vecinos, pues se quejaban por el agua que caía del cerro.

Las nueve familias afectadas por el deslizamiento decidieron apostarse en los predios de Alanoca y no salir de allí hasta lograr un resarcimiento de los daños. “No nos vamos a mover hasta que nos digan cómo nos van a compensar”, señaló Delia Ramos. Hasta el cierre de esta edición (21.00) los vecinos todavía mantenían una reunión con Alanoca en busca de un acuerdo

Las víctimas toman la palabra

Felipe Conde: ‘Mi casa fue heredada y tiene papeles al día’

Desde hace más de un año que venimos pidiendo al señor Alanoca que demuela el muro que construyó, pero no nos hizo caso. Ahora él nos tiene que reponer nuestras casas. Yo vivo en la parte superior y mi vivienda igual se vio afectada por este desastre.

Alicia Huallpa: ‘Nos hemos quedado en la calle’ 

Hace más de un año que tengo humedecimiento en las esquinas de mi casa. El barro se ha entrado varias veces por el muro que han construido arriba, ahora no sabemos qué hacer. Mis hijos y yo hemos pasado la noche en la calle y necesitamos ayuda.

Delia Ramos: ‘Tuve que demoler la pared de un vecino’

Para rescatar mis cosas he tenido que demoler la pared de un vecino. Antes tenía patio y por ahí ingresaba, pero ahora ya no se puede y por un hueco en la pared he tenido que sacar mis pertenencias. No es justo lo que nos han hecho con este muro.

Elsa Conde: ‘Tengo seis hijos y lo he perdido todo’

“Yo soy padre y madre de mis hijos. Nos hemos metido al canchón de Alanoca hasta que nos diga dónde vivir. Pedimos que construya como estaba nuestros cuartos. Mis hijos están asustados. Yo, con estos problemas y recién estoy operada”.

Germán Poma: ‘Mi casa está al lado de la avenida’ 

Después de que se ha caído el muro, el movimiento ha hecho que mi casa se quede como colgada y a la intemperie. Estamos tratando de rescatar nuestras pertenencias, pero es peligroso. En la parte de abajo pareciera que todo esta partido en dos.

Lourdes Conde: ‘Ellos nos tienen que reponer’ 

La casa del Alanoca no tiene alcantarillado, no tiene desagües, no tiene nada. De arriba nos entraba agua a los cuartos por la pared. Nosotros no tenemos dinero, pero necesitamos ayuda para que este señor (Alanoca) nos compense de alguna forma.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia