Ciudades

En 3 años, secuestran de autos convertidos a GLP 12.217 garrafas

De 2011 a la fecha, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) secuestró en Bolivia 12.217 garrafas de Gas Licuado de Petróleo (GLP) conectadas de forma clandestina a motorizados, públicos y privados.

Siniestro. El micro de la línea 2 tras el incendio ocasionado por su conexión a GLP, el 21 de octubre. Archivo

Siniestro. El micro de la línea 2 tras el incendio ocasionado por su conexión a GLP, el 21 de octubre. Archivo

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

00:00 / 08 de diciembre de 2014

De 2011 a la fecha, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) secuestró en Bolivia 12.217 garrafas de Gas Licuado de Petróleo (GLP) conectadas de forma clandestina a motorizados, públicos y privados.

El artículo 9° del Decreto Supremo 28380, aprobado en 2005, dispone que : “se prohíbe la circulación de vehículos que utilicen GLP como combustible, debiendo la Policía Boliviana proceder a detenerlos a objeto de efectuar el decomiso y destrucción pública del equipo”.

En 2010 se emitió el Decreto Supremo 675 que crea la Entidad Ejecutora de Conversión a Gas Natural Vehicular-EEC-GNV, que permite el cambio gratuito a GNV.

Pasaron nueve años desde la aprobación de la primera norma y cuatro desde la segunda, y aún existen choferes que continúan violándolas, aunque la incidencia es cada vez menor. En lo que va del año, en operativos llevados a cabo por la ANH, la Policía y el Viceministerio de Defensa al Consumidor se encontraron solo 15 motorizados impulsados por GLP.

“Fueron 15 (este año): tres en La Paz —dos micros y un camión—, y en Tarija 12 buses públicos dentro del radio urbano”, informó a La Razón Jaime Cuéllar, director de Operaciones de Interdicción de Hidrocarburos de la ANH.

  El Programa de Conversión Vehicular, parte del Plan Estratégico Institucional del Ministerio de Hidrocarburos y Energía (MHE), establecía que en 2010 unos 15.000 vehículos serían reconvertidos de GLP a GNV y otros 75.000 seguirían el mismo proceso hasta 2015.  

Según estimaciones oficiales, en 2011 en La Paz habían 5.000 micros y 1.200 minibuses que empleaban  GLP como combustible.

¿Cuál es la situación a diciembre de 2014? Este año se transformaron cerca de un millar de autos de GLP a GNV; pero ni la ANH ni la EEC-GNV pudieron precisar una cifra, ya que antes de acudir a los talleres los infractores quitan la conexión clandestina, explicaron sus responsables.

Pero los motorizados convertidos a gas licuado —una bomba de tiempo para la ANH— siguen funcionando. El 21 de octubre, en la avenida Jaimes Freyre de La Paz, la garrafa de un micro de la Línea 2 del Sindicato Eduardo Abaroa explotó.

En el siniestro perecieron Primo Blanco R., de 86 años, y Delia Huarina T., de 65, y 32 personas quedaron heridas, 11 de ellas con quemaduras. La Policía encontró en el motorizado tres balones de GLP y detectó que la manguera que conectaba el recipiente al motor era de plástico.

Tras el siniestro, la ANH y Tránsito efectuaron operativos y encontraron otros cuatro vehículos que circulaban con ese carburante de uso doméstico, declaró entonces a la Agencia Boliviana de Informaciones el director departamental de Tránsito, coronel Javier Zegada.

El 22, la Dirección Nacional de Recaudaciones de la Policía, a cargo de la inspección técnica vehicular anual, instruyó a sus oficinas departamentales que en caso de que se detecte  conexiones clandestinas del carburante doméstico, contacten a Tránsito para la confiscación del equipo  y su posterior destrucción.

“El uso de GLP en los vehículos es una bomba de tiempo, tanto para el conductor como para los pasajeros y la gente que esté cerca al coche”, advirtió Cuéllar. “El GLP es de uso doméstico, no es para el transporte”, añadió Wálter Segovia, director de Coordinación Distrital de la ANH¿Por qué es una bomba de tiempo? El GLP es una mezcla de propano y butano que pesa más que el aire y es inflamable. Al ser más pesado se acumula a ras del suelo cuando hay fugas y una chispa puede causar una explosión. Además, si el balón no es mantenido en un ambiente ventilado y hay un escape, puede ocasionar la muerte por asfixia. El GNV, en cambio, se compone principalmente de metano, es más liviano que el aire y en caso de fuga se disipa en la atmósfera, destacó Segovia.

Alegatos. El 22 de octubre, en La Paz, la Policía interceptó un micro con placa de control 384-FBD que tenía conexiones clandestinas a dos garrafas de GLP.

El 11 de noviembre, secuestró un balón de GLP instalado de forma precaria y soldado al chasis de un camión con placa de control 147-ZHS. Las justificaciones que dieron los choferes  fueron que es más “barato” y porque “les daba más potencia en las pendientes”.

Sin embargo, la ANH puso en evidencia que la primera creencia es errada. Un vehículo a GNV que recorre 100 kilómetros usa 22 metros cúbicos (m3) de GNV, que cuestan Bs 36,8 (1 m3 vale Bs 1,66); en cambio, uno a gas licuado recorre la misma distancia con 20,8 kilos del carburante (más de dos garrafas), cuyo costo es de Bs 46,7 (cada una vale Bs 22,50).

La ANH verificó que las conexiones clandestinas a GLP eran artesanales y que fueron efectuadas en garajes.  

“Eran cinco talleres clandestinos en Bolivia, las causas penales están todavía abiertas, asumimos que conseguían equipos de contrabando, en desuso, de Argentina”, dijo Segovia.

Sin embargo, el 26 de marzo de 2014, La Razón publicó que la ANH, a través de su Distrital Santa Cruz,  intervino 11 talleres clandestinos en la Radial 13 que hacían ese cambio, aunque también instalaban el kit de GNV.

De una a tres garrafas por día

En 2011, el Ministerio de Hidrocarburos y Energía dio a conocer que aproximadamente 15.000 vehículos del transporte público utilizan GLP como combustible.

Según esos cálculos, los motorizados  livianos —taxis y radiotaxis— usaban una garrafa por día, mientras que los pesados —buses, micros y camiones— empleaban hasta tres. De ese total, se estimaba que 7.200 coches estaban en La Paz y que el 60% de las garrafas consumidas en el departamento iban al transporte público.

Pasos para cambiar a gnv

Hacer la solicitud en la EEC-GNV

Los interesados deben apersonarse y dejar una carta de solicitud a la Entidad Ejecutora de Conversión a Gas Natural Vehicular (EEC-GNV), capitán Ravelo 2329, Edif. Excelsior.

Requisitos: Tipo de propiedad

Los requisitos varían si son propietarios del parque automotor privado, público, estatal. En el portal http://www.eecgnv.gob.bo se puede conocer lo que se exige.

Fotocopias SOAT, RUAT, CI, facturas

Para el transporte público se piden las fotocopias simples del carnet de identidad, del RUAT, de las facturas de agua o de luz, del SOAT vigente, entre otros.

Conversión: Se determina una fecha

Una vez cumplidos los requisitos y tras una verificación de los mismos, la EEC asigna una fecha, el kit de conversión a GNV, el cilindro a GNV y el taller legal al que debe acudir.

Gratuito: Todo el servicio

 Para la transformación, el propietario del motorizado no deberá cancelar un centavo por el servicio que es ofrecido por la EEC, pues es totalmente gratis.

Talleres: Más de 80 en el departamento

Los talleres autorizados en La Paz son 13, en El Alto 67, en Viacha dos y uno en Patacamaya. Las estaciones de servicio para cargar sobrepasan el centenar en el país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia