Ciudades

De 48 a 72 segundos tomará subir y bajar de las cabinas del teleférico

La Línea Roja del teleférico recorrerá cada estación a una velocidad de 4 segundos por metro lineal. El pasaje se pagará con una tarjeta que tiene un chip incorporado

La Razón (Edición Impresa) / Guadalupe Tapia / La Paz

00:00 / 16 de febrero de 2014

Los usuarios de la Línea Roja del teleférico La Paz-El Alto tendrán entre 48 y 72 segundos para bajar y subir de las cabinas. Los habitáculos no se detendrán en las estaciones y solo reducirán su velocidad a un metro por cada cuatro segundos (1m/4s).

La apertura de las puertas de las cabinas —de 2,10 metros de alto por 1,80 de largo— es superior a 82 centímetros y permite la salida y entrada cómoda de los pasajeros, incluyendo personas discapacitadas en silla de ruedas.

Los habitáculos sujetos al cable se deslizarán a una velocidad de cinco metros por segundo,  que se reducirá al entrar a cada estación, donde el gancho se adherirá a un sistema de rodaduras que permite que siga en marcha, pero a menor velocidad.

“Cuando una cabina se aproxima a la estación se desplazará a  un metro por segundo. El tiempo desde que se abre la cabina para el descenso y subida de pasajeros es variable, depende de la cantidad de metros que tiene la estación y puede ser de 48 a 72 segundos, aunque el promedio es de un minuto”, explicó a La Razón César Dockweiler, coordinador de la Unidad de Transporte por Cable.

Una escalera mecánica, por ejemplo, se desplaza a una velocidad de 0,50 metros por segundo (m/s) a 0,75 m/s.

El sistema de transporte por cable, en el que el Gobierno nacional invierte $us 234,6 millones, tiene tres ramales: Rojo, Amarillo y Verde. El primero, parte de la estación 16 de Julio (avenida Panorámica de El Alto), se dirige a la del Cementerio (avenida Entre Ríos de La Paz) y termina en la Estación Central, exestación de ferrocarriles (La Paz).

En todas las estaciones se habilitarán espacios para la venta y recarga de tarjetas inteligentes —que tendrán un costo aparte, chip incorporado— y boleterías. 

“El chip se conecta con el validador. Cuando alguien quiera entrar y tenga recarga, solo acercará su cartera o billetera a 15 centímetros del validador sin necesidad de sacarla. Las tarjetas tendrán los datos del usuario, como las de débito, lo que permitirá su recarga”. También hay la opción de comprar un ticket en la boletería para hacer un único viaje y, finalmente, la UTC negocia un acuerdo con Entel para que sus clientes paguen el viaje con el crédito de su teléfono móvil.

Este proceso habilitará el ingreso al área de espera. En el sitio, el viajero deberá respetar la fila para abordar las telecabinas. “Cuando éstas llegan, se desaceleran y en un punto se abren. Allí la gente aprovecha para bajar y luego giran al otro lado, donde recogen pasajeros, se vuelven a cerrar, se enganchan al cable e inician el recorrido”, explicó.

Por la cantidad de habitáculos  que trabajarán en la Línea Roja (109) —que saldrán cada 12 segundos— se prevé que las filas de pasajeros se muevan rápidamente. Dockweiler dijo que el sistema electromecánico será verificado por especialistas europeos hasta el 1 de marzo y que desde el 15 enseñarán a grupos focales a usar el nuevo sistema de transporte.

Además se hará la prueba de capacidad total —6.000 viajeros—por dos horas, lo que servirá para capacitar al personal de apoyo.

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia