Seguridad ciudadana

Asaltos en barrio donde hay 20 locales de fiesta y 7 bares

Línea del módulo policial de Obispo Indaburo no funciona

Inseguridad. Un ebrio duerme en la esquina de la calle Apóstol Santiago, el lunes en la mañana.

Inseguridad. Un ebrio duerme en la esquina de la calle Apóstol Santiago, el lunes en la mañana. Foto: Jorge Quispe

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

00:00 / 25 de febrero de 2015

En el barrio de Obispo Indaburo del Macrodistrito Max Paredes de La Paz, donde hay 20 locales de fiesta y siete bares, ocurre al menos un atraco cada fin de semana, según denuncian sus habitantes, quienes piden a la fuerza pública aumentar las rondas policiales preventivas.

Cuando La Razón fue hasta este vecindario en el que viven unas 6.000 familias, un ebrio yacía en la acera de la calle Apóstol Santiago, a dos cuadras de la arteria Puente Topáter.

“Cada fin de semana tenemos un atraco y no se puede caminar por la noche por la alta inseguridad”, reclamó el presidente de la junta de vecinos, Wálter Mercado.

En este mismo barrio, el 4 de febrero, Erick Ángel Callizaya, de 30 años, murió apuñalado en inmediaciones del Puente Topáter.

“Hace un mes levantaron un muerto, pero aquí en más de una ocasión  vi cómo les jalan los aretes y los prendedores a las cholitas y se escapan, perdiéndose en la oscuridad”, contó Grover, quien posee un punto de llamadas telefónicas en la arteria que lleva el nombre de un apóstol.

En la vía hay un pequeño pasaje, de aproximadamente 70 metros, sin salida que es utilizado por los delincuentes para beber y asaltar, según los moradores de este barrio.

“El Domingo de Tentación (22 de febrero) bailaron los ch’utas, pero en este callejón los jóvenes bebían y molestaban a los vecinos”, dio cuenta Mercado refiriéndose a la calle Ayata.

Ignacio Apaza añadió que “por las noches siempre escuchamos pedidos de auxilio y gente corriendo hacia abajo, pero no salimos por miedo”. El problema es casi el mismo en Ch’ijini, un barrio que está más arriba. Rosalía Laruta, quien vive en ese sector hace 20 años, señaló que la culpa de todo la tiene una licorería de la calle Nueva York.

“Atienden las 24 horas todos los días y cuando nos acercamos nos dicen que tienen todos sus papeles”, indicó resignada la mujer, madre de una adolescente de 15 años a quien le prohibió salir después de las 19.00.

Deficiencia. La puerta de su casa se convierte los fines de semana en un meadero de borrachos. “Varias veces les eché con agua, pero me gritaron: ‘¡Usted no es dueña de la calle!… Por qué nos quiere botar’, así me respondieron esos pandilleros”, expresó afligida.

A metros de su vivienda se observa un grafiti de Los Chispas, presuntamente una pandilla que recuerda a  extraños que éste es su territorio.

Por la zona hay unas gradas que conducen a la calle Paniagua y ahí antes abusaron sexualmente de unas jóvenes, recordó Juana Arce.

Unas cuadras abajo está el Módulo Policial de Obispo Indaburo. El teléfono gratuito 800-14-0033 para llamadas de emergencia no funciona al menos desde hace dos semanas.

“Cuando yo llegué ya estaba así, pero nosotros siempre hacemos patrullaje por toda la zona”, dijo tímidamente uno de los policías, quien pidió guardar su identidad en reserva.

Sin embargo, los pobladores manifestaron otra cosa. “Llamamos y nunca vienen”, apuntó Mercado, mientras que Laruta recalcó que “no vienen por aquí”.

Hay solo 3 policías

Insuficiente

En el módulo policial de Obispo Bosque solo hay tres uniformados para garantizar la seguridad de 6.000 familias, en promedio 30.000 personas. Además, este grupo de agentes tiene un vehículo a disposición.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia