Seguridad ciudadana

Crímenes que conmocionaron en Bolivia por su violencia

En los últimos doce meses fueron cometidos una serie de asesinatos que conmocionaron a la sociedad por su violencia. Armas blancas, cuchillos, fueron, entre otras las armas utilizadas. 

La Razón Digital / Paulo Cuiza / La Paz

15:32 / 07 de mayo de 2013

Delia C., de 26 años, murió el 1 de mayo tras ser apuñalada 41 veces por su victimador; la joven de Cotoca, Santa Cruz, pasó a formar parte de una extensa lista de hombres y mujeres asesinados en los últimos doce meses por delincuentes, sus exparejas, sicarios y hasta psicópatas cuya característica que los define es la frialdad y crueldad con la que actuaron.

Un último caso sucedió en El Alto, cuatro días atrás. Julio P. Q., un cabo de la Policía, golpeó y asesinó a su mujer, Celia M. P., con cuatro golpes de martillo en la cabeza. En su defensa dijo, a través de su abogado, que golpeó a su pareja porque ésta no pudo darle hijos en los 10 años de convivencia. La Justicia lo envió a la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro.

La Razón Digital efectuó un recuento sobre los crímenes que conmocionaron a la sociedad por su crueldad y sangre fría de los asesinos. En un año al menos 17 crímenes tienen esos rasgos.

El jueves 10 de enero, un crimen consternó a los habitantes de la ciudad de Cochabamba. En el excolegio Mejillones de Cochabamba, Juan Marcelo Arce, quien era el responsable de almacenes de la Alcaldía, violó y asesinó a su hija Milagros de un año y ocho meses. Según los relatos, Milagros Romina A. A. había ido, junto a su madre, a visitar a su padre.

Febrero fue otro mes de luto. Los crímenes de la periodista de PAT, Hanalí Huaycho Hannover, y la empresaria  Lenny Flores Montero, conmocionaron a La Paz y Santa Cruz, respectivamente por las características de los asesinatos. En ambos se mezcló brutalidad y frialdad.

Ambas fallecieron a causa de un shock hipovolémico, por la cantidad de sangre pérdida a causa de las puñaladas asestadas contra su humanidad por sus victimadores. El supuesto autor de la muerte de la empresaria fue detenido por la Policía días después del hecho; mientras que el supuesto asesino de Hanalí, su esposo -el teniente de Policía Jorge Clavijo-, fue hallado  colgado, desfigurado y con el cuerpo en estado de putrefacción el 5 de marzo en los Yungas de La Paz.

Otro crimen activó un operativo policial sin precedentes porque diferentes medios de comunicación difundieron las imágenes de un asesinato. Un sicario en la ciudad de Santa Cruz acabó con la vida de Honorio Rodríguez. Una cámara de seguridad filmó cómo un sicario victimó a Rodríguez pese a que suplicaba por su vida. Diez días después, el asesino fue encontrado en Puno, huyendo de la Policía. En celdas, confesó que mató a Rodríguez por una deuda de 5.000 dólares.

El 20 de diciembre, Pamela Velásquez (32) fue asesinada con varias puñaladas y golpes en el rostro  y cabeza. Un mes antes, una ‘pijamada’ de amigos acabó con la planificación del asesinato. Los autores jugaron play station y comieron antes de ejecutar el plan. Pensaron robar 30 mil dólares que debía recibir la madre de la víctima, pero sólo se llevaron 300 dólares.

En diciembre también fue asesinado en su cuarto de hotel el expresidente del Comité Cívico de Pando, Vicente Rocha (40), quien era testigo de descargo del exprefecto Leopoldo Fernández en el caso El Porvenir. El hecho se produjo en la localidad brasileña Epitazolandia y tuvo efectos en el país.

Un testigo que escuchó el ruido proveniente de la habitación, relató a la Policía que al principio parecía una pelea de amantes, pero luego se dio cuenta de que eran sólo voces masculinas. Minutos más tarde, empezó a escuchar los gritos de auxilio provenientes del exterior y después vio a Rocha tendido en el suelo y con manchas de sangre. Se descartó robo.

En septiembre, el 18, el cuerpo de una mujer de unos 37 años fue hallado abandonado debajo de su catre, en su domicilio, con una herida de cinco centímetros en el cuello y cinco puñaladas en el cuerpo. Ella estaba embarazada de cinco meses. La víctima fue Lucía Yujra, madre de cuatro hijos. Los parientes apuntaron al esposo como el principal sospecho de la muerte.

Una madre, en agosto, halló en su domicilio a sus dos hijos, uno de 11 y otro de 21 años de edad, sin vida y con señales de haber sido atacados con cuchillos. El menor fue degollado y el joven, apuñalado y golpeado.

La madrugada del 9 de septiembre en La Paz el camarógrafo beniano Diego Rossendy (30) fue asesinado en su domicilio de la zona de Cota Cota. Diego compartía en su domicilio de la calle 35 con varias personas, entre las que estaba el hermano de su pareja, E.V. Rossendy. Recibió una herida punzocortante en la región del tórax y un golpe en la cabeza.

En Beni, el ajuste de cuentas enlutó al municipio de Guayaramerín. Sicarios dispararon y asesinaron a la concejala de la oposición Dagimar Rivera, el 20 de junio en un karaoke. El de Rivera fue el segundo asesinato de una concejala en 2012. El primero ocurrió a mediados de marzo, la víctima fue la concejala de Ancoraimes, municipio paceño, Juana Quispe, crimen que aún no se ha esclarecido.

Otro suceso que enlutó a la familia del periodismo, fue la muerte de Eugenio Aduviri, el 12 de mayo quien fue atracado y asesinado con un golpe en la cabeza. Su cuerpo fue hallado a las 23.50 de ese sábado a la altura de la última pasarela de la autopista La Paz-El Alto. Tenía una herida abierta de unos 15 centímetros aproximadamente en forma de ‘V’ en la región frontotemporal y hematomas en el rostro. Un surco equimótico incompleto rodeaba el cuello.

El 29 de marzo se conoció otro crimen en los Yungas de La Paz. Una familia de cinco miembros fue asesinada. La madre y dos de sus hijos fueron encontrados en una habitación de la vivienda que estaba asegurada con candado. Los cuerpos hallados correspondían a Celia Q. M. (la madre de 26 años); Dionisio B. (padre de familia); Ángel Blanco (de cinco años); Blanca Linda (de tres años), y a un bebé de al menos tres meses de edad.

En Apolo, La Paz, una adolescente de 13 años fue torturada, ultrajada y asesinada. El principal sospechoso, Armando Cordero, compadre de la familia, fue aprehendido. La menor desapareció el 23 de marzo de 2012 y fue encontrada muerta el martes 27 en una serranía cerca de Apolo.

En El Alto, ciudad con un alto índice delictivo, un taxista fue ejecutado con un disparo en la cabeza el 13 de noviembre de 2012.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia