Seguridad ciudadana

FELCC registra a antisociales con incluso 70 antecedentes

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) cuenta con un archivo ‘histórico’ en el que están registrados al menos 234 antisociales, algunos con incluso 70 antecedentes por la comisión de delitos como robo y hurto o infracciones. En esta lista figuran cinco mujeres.

Operativo. La Policía recuperó objetos robados por antisociales con antecedentes delictivos.

Operativo. La Policía recuperó objetos robados por antisociales con antecedentes delictivos.

La Razón / Carlos Corz / La Paz

01:22 / 26 de marzo de 2012

El archivo está en la División Registros de la fuerza anticrimen, desde donde son emitidos los certificados de antecedentes policiales requeridos por jueces o fiscales. El capitán Luis Escóbar, responsable de la división, dijo que es de significativa importancia esta información. 

Juan O. es una de las personas que reúne el mayor número de antecedentes policiales entre 1981 y 1999. Alcanzan a 70, descritos en dos hojas ajadas por su uso y el tiempo. Robo, hurto, batidas y detención con fines investigativos engrosan el listado que tiene como corolario una denuncia por robo y su libertad a pedido fiscal.

“Las batidas estaban dentro de los manuales y reglamentos de ese entonces (años 80 y 90), incluso eran consideradas una contravención policial la vagancia y el malentretenimiento. Bajo este argumento se arrestaba a las personas que desde ya tenían antecedentes, por ejemplo de robo”, indicó el jefe policial.

La documentación, a la que accedió La Razón, muestra que al menos siete personas cuentan con hasta 66 registros policiales, la mayoría por robo y hurto. No obstante estos antecedentes lograban su libertad a requerimiento fiscal o por orden superior, en el caso de las ‘detenciones preventivas’ en batidas. El Código Penal vigente prevé condenas de uno a cinco años para el hurto (apropiación ilegítima) y de tres a 10 años para robo y robo agravado (apropiación con violencia).

Cinco mujeres forman parte del archivo, una de ellas con doble identidad. Betty, o Bertha, acumuló 53 antecedentes por faltas y contravenciones y delitos como robo entre 1980 y 2009; salió en libertad por requerimiento fiscal, según los archivos.

Entre los al menos 234 antecedentes policiales revisados está el de David Olorio Apaza, sospechoso de un millonario robo en julio de 2010. Murió en celdas policiales de El Alto, lo que derivó en una investigación y el envío a la cárcel de tres policías. Tentativa de homicidio, violación y robo agravado, figuran en su prontuario.

El rango de antecedentes está entre los 10 y 70. Entre ellos destaca que Álex A. R. fue acusado 18 veces y 11 salió libre por orden fiscal, en tanto que Edwin D. E. fue acusado en 20 ocasiones y en 13 consiguió su libertad por requerimiento fiscal, entre otros casos similares detectados.

Wálter T. A. acumuló 52 antecedentes entre 1979 y  2011. En 2009 fue detenido por hurto y pasó a jurisdicción judicial. Vuelve a las calles y cae en 2010 con fines investigativos; ese mismo año es capturado por robo agravado y en 2011 por robo. Un último registro de 2011 refiere que volvió a ser aprehendido con fines investigativos y luego puesto en libertad.

Nuevo. El coordinador de Fiscales de la FELCC, Fernando Cabrera, explicó que conoce poco sobre la forma en  que trabajaba el Ministerio Público bajo el antiguo Código de Procedimiento Penal (que estuvo vigente hasta  2001). A partir de la aplicación del Nuevo Código existen —señaló — salidas alternativas a la detención, por ejemplo, en caso de que el delito cometido sea de escasa relevancia social y que el delincuente no sea reincidente.

Beto C. W. tiene registro de haber sido pasado a jurisdicción judicial en nueve ocasiones. Escóbar reveló que los delincuentes suelen andar sin documentos de identificación para dificultar el trabajo policial.  “El hecho de que en la base documental histórica no figuren antecedentes recientes no significa que estas personas hayan dejado de delinquir. Hay que actualizar datos en algunos casos y en otro, estas personas ‘afinaron’ tanto en sus ‘especialidades delictivas’ que no es fácil que sean detenidos”, manifestó.

La abogada de defensa pública o de ayuda legal a los acusados de la comisión de delitos en la fuerza anticrimen, Geovana Sanjinés, mencionó que en el pasado no pesaban los antecedentes policiales en un proceso. “No existía la Ley 007 de modificación del Código Penal que impide que los reincidentes se beneficien de la libertad condicional”.

“Antes era más fácil sacarlos, podríamos acceder a una cesación de detención, No se consideraba la actitud reincidente”, añadió.

Algunos datos del documento

Celular

Se encontró que en 2.000 fue detenida la primera persona por denuncia de robo de celular. Fernando V. R. fue aprehendido y luego remitido a la justicia. 

Homicidios

Figuran en la documentación cinco denuncias por tentativa de homicidio, mientras que una por violación.

Hermanos mayores, vulnerables a delinquir

Un estudio realizado con un grupo de 50 personas detenidas por la comisión de diversos delitos, estableció que el factor común es que la mayoría provenía de familias humildes y que era hermano mayor. El dato sirve como hipótesis para un estudio de mayor envergadura, informó la encargada de la unidad de Psicología de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, capitán Aleida Vargas.

“La demanda de los padres hacia ellos era el sostener a la familia y a esto se sumaba que el medio también los motivaba a delinquir, la necesidad familiar. Posteriormente el hábito hizo que estas personas continúen robando porque lo ven como un medio fácil para vivir”, sostuvo.

Un reporte de la fuerza anticrimen publicado el 20 de febrero por La Razón refiere que en 2011 fueron atendidos 734 homicidios; 708 delitos contra las personas; 690 contra menores y familia; 2.182 contra la propiedad; 779 económicos financieros; 1.371 denuncias de corrupción pública; 125 hechos vinculados a crimen organizado, y 39 denuncias de trata y tráfico de personas. Además están 1.159 denuncias por delitos de escasa relevancia o de bagatela.

Vargas explicó que en la comisión o no de un delito pueden confluir factores físicos, psicológicos y sociales. “Los amigos, en el medio social, pueden ser un factor para que una persona empiece a delinquir, al igual que la familia o las condiciones psicológicas. El trastorno social puede tener efectos en la parte psicológica”.

Un informe del Comando Nacional de Policía da cuenta de que la cifra de denuncias por la comisión de delitos subió entre  2005 y  2011 de 34.201 a 60.927. El mayor número está vinculado a delitos contra las propiedades, es decir, robo de objetos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos