Seguridad ciudadana

Mil familias pandinas son desalojadas por el río Acre

La crecida de las aguas del río Acre, a consecuencia de las lluvias, ha dejado varios barrios de Cobija sumergidos. Otros municipios y poblaciones también están afectados en Pando, como Filadelfia y Porvenir. Las autoridades departamentales declararon a Cobija zona de emergencia.

La Razón / Carlos Corz y Willy Camacho

04:56 / 22 de febrero de 2012

Por encima del agua hay techos de calamina o sobresale, en algunos casos, el primer piso de las viviendas tomadas por el caudal del río Acre, que dejó ocho barrios anegados y mil familias en albergues. Avenidas y calles se volvieron de la noche a la mañana, entre el domingo y lunes, en parte del río que rodea Cobija, Pando.

Los barrios Junín, Mapajo, Circunvalación Mapajo, Villamontes, Puerto Alto y Cataratas, ubicados en  riberas del río que bordea la capital, están afectados.

Por la mañana y parte de la tarde de ayer, personal militar y civil de diferentes instituciones públicas rescataban, de en medio de las aguas, pertenencias de los damnificados como televisores, refrigeradores, catres, colchones, calzados y utensilios de cocina, utilizando lanchas o barcazas improvisadas con cuatro turriles y soportes.

El vicepresidente Álvaro García Linera hizo un recorrido a pie y en lancha por las zonas inundadas. “El 20% de Cobija está afectado”, resumió al hacer una evaluación de  la situación en una conferencia de prensa, junto al gobernador Luis Flores y la alcaldesa Ana Luisa Reis, en la terminal aérea de la capital pandina.

La Razón hizo un recorrido en lancha y observó que las aguas literalmente cubren decenas de casas de bolivianos, mientras que en el lado brasileño (Cobija y Brasilea están en márgenes opuestas del río), el sector donde se desarrollaba un intenso comercio ha quedado sumergido, y gran parte de la ciudad, anegada.

Todavía no se conoce el número de viviendas dañadas, sin embargo, la concejal Síngara Núñez sostiene que debe ser similar a la cantidad de familias afectadas, que ya ronda el millar, aunque el último reporte del Viceministerio de Defensa Civil indica que hay 632 familias damnificadas en Pando. “Nunca había pasado algo así, esto nos hace pensar en la necesidad de reubicar a por lo menos 300 familias que habitaban a pocos metros de la orilla”, explicó y añadió que los barrios Santa Cecilia y Arroyo Bahía también están afectados.

Las oficinas del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), un centro de salud y la Policía, esta última junto a por lo menos cinco vehículos, están en medio del agua. Tractores entran hasta donde pueden maniobrar para ayudar a rescatar aquellos objetos de valor que logran salvar sus propietarios.

Hasta la tarde de ayer, las aguas seguían su ascenso lento, pero sostenido. “Hoy ha subido un metro 20 centímetros el nivel; he puesto este testigo (una madera clavada en la orilla). Si sigue así, voy a tener que abandonar mi casa”, señaló un vecino de la zona Puerto Alto, quien prefirió el anonimato.

Las instalaciones del VI Distrito Naval tampoco se salvaron. Parte de ellas están un metro bajo el agua o incluso a mayor profundidad. El personal de tropa, cuadros y civiles fueron evacuados a otra instalación militar, a 4 kilómetros de la zona del desastre.

Damnificados que no fueron socorridos llegaban hasta las zonas altas de la ciudad empujando grandes tanques de agua en los que cargaron lo que podían rescatar.

Las aguas están a tres metros de alcanzar el punto más alto del puente internacional que une Cobija con la vecina Brasilea. La ciudad brasileña está en la parte inferior de esta zona, por lo que el 80% del área poblada está bajo o en medio de las aguas del Acre, manifestó García.

Las lluvias de los últimos días no sólo incrementaron el caudal del Acre, sino también del Tahuamanu que ya dejó incomunicada a Filadelfia, a unos 40 kilómetros de la capital. “Está inundado parte del camino a esta población”, informó el Gobernador, quien añadió que las aguas están a pocos metros de entrar e inundar la población de Porvenir, donde en 2008 se registraron enfrentamientos trágicos.

Bolpebra desaparece,sus vecinos han huido

La región más afectada por las lluvias en el departamento de Pando es el municipio de Bolpebra, que, según un reporte de Wilson García Mérida, se ha convertido en un pueblo fantasma, sumergido en las aguas del río Acre.

De acuerdo con lo informado por García, director de el diario El Sol de Pando, las aguas del Acre, crecidas por las lluvias que trajo consigo el fenómeno de La Niña, “terminó con la agonía de aquel incipiente municipio tragándoselo entero y lentamente, sin provocar bajas”.

 Los habitantes de esa población fronteriza con Perú y Brasil habrían huido hacia el lado brasileño, específicamente hacia la ciudad de Assis.

El presidente del Comité Cívico de Pando, Vicente Rocha, informó a ANF “el 100% de Bolpebra está inundando, donde las casas, las viviendas militares están inundadas a más de la mitad de las paredes, está cubriendo (el río) casi el techo de la infraestructura”

8 mil familias son víctimas de La Niña en Bolivia

En todo el país, 8.680 familias fueron afectadas en por efectos del fenómeno meteorológico La Niña, que en los últimos días incrementó su intensidad en la región de Pando, según el Viceministerio de Defensa Civil.

 Según Óscar Cabrera, máxima autoridad de ese despacho, los últimos reportes de daños por las lluvias de este cuadro atmosférico señalan a las regiones de los departamentos de La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba, Chuquisaca y Pando como las más afectadas.

Informó que en el departamento de La Paz están damnificados 20 municipios y 1.640 familias; en Cochabamba 14 municipios y 1.627 familias; en Oruro nueve municipios y 1.578 familias; en Potosí 19 municipios y 1.461 familias; en Chuquisaca 12 municipios y 1.201 familias; en Tarija 7 municipios y 504 familias; en Pando 2 municipios y 632 familias; en Santa Cruz 6 municipios y 46 familias; y, por último, en Beni 4 municipios y 9 familias. La autoridad aseguró que hay 1.700 toneladas de alimentos para encarar la crisis humanitaria.

300 familias serán reubicadas lejos del río

De las cerca de 1.000 familias damnificadas por la crecida del río Acre, unas 300 que habitaban próximas al torrente serán reubicadas en zonas altas de la ciudad de Cobija. El resto de las viviendas afectadas serán reconstruidas, según fuentes oficiales.

Ocho barrios de la ciudad están anegados a raíz de la crecida del río. En Junín, Villamontes y Puerto Alto, la mayoría de las casas están bajo las aguas y en el resto de las zonas el río tiene un metro o más de profundidad.

 “En coordinación entre el Gobierno central y la Alcaldía, tenemos que construir otras viviendas para personas que están en lugares demasiado peligrosos”, afirmó el vicepresidente Álvaro García durante su informe sobre los alcances del desastre natural.

Según la concejal de Cobija Síngara Núñez existen aproximadamente 1.000 familias damnificadas, por lo que es de presumir que hay un número potencialmente similar de viviendas afectadas. De esa cantidad, unas 300 familias “serán reubicadas”, indicó.  

Por el momento, explicó, no hay una zona donde estas familias podrían ser reubicadas, debido a que este asentamiento debe ser producto de una estudio técnico.

El gobernador de Pando, Luis Flores, anunció que una vez que bajen las aguas se reconstruirán los barrios afectados. “Hay que sacar el lodo, reinstalar la electricidad y consolidar y construir el alcantarillado. Hay el compromiso de que (la gente de) esos barrios pueda levantarse rápidamente para reconstruir su vida anterior”.

Sin embargo, Núñez y el ingeniero Óscar Soria advirtieron que existe el riesgo de que el río cambie de curso y literalmente “haga desaparecer” otros cuatro barrios de la parte baja de Cobija.

Flores admitió el riesgo, aunque aconsejó que por ahora es  necesario mantener la calma.

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia