Seguridad ciudadana

Triangulación de llamadas permite hallar a sospechosos

Cuando el técnico en aire acondicionado Carlos Barrios dejó números de teléfonos en un papel en una casa de Los Pinos, jamás se imaginó que serían la pista para encontrar el cuerpo de Blanca Nacif viuda de Villarroel y de quienes la descuartizaron.

Acusada. Martha Cossío fue presentada por la Policía el jueves 8. Foto: Eduardo Schwartzberg

Acusada. Martha Cossío fue presentada por la Policía el jueves 8. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

00:00 / 11 de noviembre de 2012

El hombre fue quizás uno de los últimos en ver con vida a la beniana de 76 años entre la primera y segunda semana de octubre, de acuerdo con un reporte preliminar de la Policía. El papel con las direcciones estaba en una de las cinco bolsas con restos humanos que los uniformados recolectaron entre el 30 de octubre, el 4 y 6 de noviembre. Barrios admitió que había dejado sus teléfonos y que hace tres semanas intentaba comunicarse con la anciana.

“Se hicieron algunas llamadas y con esas llamadas se logró identificar a la persona (Blanca Nacif  viuda de Villarroel) y lo primero que se hizo fue realizar una investigación en su entorno”, cuenta el comandante de la Policía Boliviana, coronel Víctor Maldonado.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, ratifica la importancia de la triangulación de las llamadas telefónicas en la investigación. “Luego de identificar a la persona y hacer la detección del flujo de llamadas, que permite ver los contactos telefónicos que tuvo en el último tiempo, se ratifica que el área de investigación era entre Cota Cota y Los Pinos”. Se descartó así además que el hecho tenga que ver con otro caso similar de un joven en El Alto.

Amoladora. Una vez en la casa de Nacif en Los Pinos, se constató que la vivienda estaba alquilada y fue la inquilina quien luego refirió a Martha Cossío Marza (54), de quien se supone que concedió el anticrético del departamento en $us 20 mil.

La Policía allanó la casa de Cossío y encontró objetos de la víctima, entre ellos documentos de identidad, joyas y prendas de vestir, pero lo más impresionante fue “que se halló también la amoladora, con la que se habría descuartizado a la señora Nacif”, explica Maldonado.

Cossío fue presentada como la principal sospechosa ante los medios de comunicación. Las pruebas de luminol (luz alógena) para detectar las manchas de sangre dieron positivo tanto en la casa de Cossío como en el departamento de Nacif. Además, la investigación permitió ubicar al hijo de Cossío, Lionel Henry Cossío Marza (31), en cuyo vehículo se detectaron también residuos de sangre en el asiento trasero. “Prueba suficiente para empezar a tomarle la declaración como otro de los potenciales sospechosos de la muerte y descuartizamiento de Nacif”.

En este momento, el médico y el forense están en plena labor para detectar la data y la causa de la muerte, y aunque se trataría de asfixia, “es una información preliminar”, aclara el jefe policial.

Investigación. Además de Martha Cossío y su hijo Lionel Cossío, hay otros tres sospechosos (La Razón se guarda los nombres por razones obvias) que serán citados para declarar, de acuerdo con la Policía. Ellos son un joven de 24 años, una mujer de 50 años y otra dama de 27 años.

“Hay una intervención familiar: hay una madre, hay un hijo y posiblemente haya la participación también de otros familiares. Es un hecho que se pone en analogía con lo que pasaba con los cogoteros en El Alto, planificado por unidades familiares”, resume el ministro Romero.

Los restos de Nacif, separados en bolsas plásticas, fueron dispersados en Los Pinos, Cota Cota y Auquisamaña, al sur de La Paz.

Víctima y cuidadora asistían a un templo

El ministro Romero considera que Cossío abusó de la confianza

Martha Cossío Marza (54), principal sospechosa del descuartizamiento de la beniana Blanca Nacif viuda de Villarroel (76), cuidaba de ella e incluso la acompañaba a “una congregación religiosa”, según reveló ayer el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

“Estaba con ella (Blanca), incluso desempeñó tareas de cuidadora en el último tiempo y se aprovechó de esa confianza, de quien incluso comparte sus más profundas convicciones religiosas espirituales”, añade.

Nacif fue desmembrada y sus restos fueron hallados en la zona Sur de La Paz entre el 30 de octubre y el 6 de noviembre, y habría sido traicionada por Martha, quien se hizo su amiga, después de que la anciana comentara que posee dos departamentos. Se atribuyen móviles económicos que motivaron a los Cossío a segar la vida de Nacif, según coinciden Romero y el comandante de la Policía, Víctor Maldonado.

Cossío y su hijo Lionel fueron aprehendidos, pero continúan las investigaciones.

Sin embargo, Romero considera que así se descarta que se haya tratado de una banda de descuartizadores la que operaba. “Si no se respondía rápidamente a este problema, obviamente se hubiese generado una mayor psicosis en la gente”, explica.

La autoridad destaca el trabajo de la Policía. En tanto, aún se indaga otro caso descuartizamiento de un joven en El Alto.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia