Seguridad ciudadana

Utilizan perros, bebés y niños para robar en la feria 16 de Julio

La Policía y los comerciantes de la feria 16 de Julio revelaron algunas de las formas     de robo que se ven en este espacio, como ser el uso de perros, niños y bebés

La Razón / Miguel Rivas / El Alto

00:00 / 24 de noviembre de 2013

Perros entrenados para robar dinero deambulan por la feria 16 de Julio. Buscan en bolsillos, bolsas y mochilas para dar con billeteras o monederos. Los delincuentes también se valen de niños y se puede ver a mujeres con bebés y jóvenes con mochilas, dedicados al robo.

La queja de una vecina reveló que hay canes que están entrenados para hurtar. “Bajé del minibús con mi mamá, acababa de pagar el pasaje y guardé mi billetera en el bolsillo interno de mi chamarra. Un perro se acercó y como me gustan los animales, me puse de cuclillas y lo abracé. Mientras lo acariciaba éste me olfateaba los bolsillos, luego se dio la vuelta rápidamente y se fue”.

“En ese momento, mi mamá me pidió que le entregue la billetera porque me iban a robar, pero cuando quise sacarla no estaba. Nadie más se me acercó, como para sospechar de alguien”, comentó Janett Costas.

Una vendedora añadió que ya tenía sospechas de este tipo de modus operandi. “Una vez, una señora estaba acariciando a un perro café, luego empezó a gritar que le habían robado, pero no sabía dónde, cómo y en qué momento. La verdad no le di mucha importancia al perro hasta que uno de mis sobrinos dijo en tono de broma que fue el can el    que le había robado”.Modalidad. Ésta no es la única forma en que las personas que acuden a la feria 16 de Julio sufren robos. Según las comerciantes y compradoras, también se ven niños ladrones. Indicaron que ellos se acercan a las bolsas que los transeúntes dejan en el piso o los empujan para, en la confusión, meter  mano en los bolsillos y sustraer celulares o billeteras.

“Generalmente, estos niños están acompañados de una persona adulta o dos que parecen ser sus familiares que están comprando, pero resultan ser ladrones”, relató Teófila Chura, vendedora de ropa usada.

La supuesta familia se acerca a un lugar de venta en el que está su víctima y empuja a las otras personas como si tuviera interés en hacer compras. En la confusión, los niños y adultos aprovechan para revisar las pertenencias de los compradores, que a veces incluso dan paso a los menores.Otra de las formas que relataron los comerciantes es hacerse pasar por estudiantes de colegio o por universitarios. Son grupos de jóvenes que caminan, al parecer distraídos o charlando, riendo o jugando, y cargando mochilas.

Éstos caminan detrás de los verdaderos compradores y aprovechan el congestionamiento para revisar sus bolsas, mochilas o bolsillos.  “Nos conocen y los conocemos, por eso no voy a decir mi nombre; pero es verdad, ellos parecen chicos que también están comprando, sin embargo, uno de ellos es el que está pendiente y detecta a su víctima”, dijo la señora Sofía.

Las comerciantes comentaron que los delincuentes se inventan un sinnúmero de formas para sustraer objetos. “Hemos visto todo, incluso gente que se desmaya, para que mientras lo atiendan sus compinches saquen cosas”.

Ahora, señalan que vieron a mujeres con bebés en brazos, aunque no aseguraron que aquéllos sean reales. “Lo cierto es que caminan de esa manera e incluso dan palmaditas como cuando uno pretende calmar a un recién nacido. Se acercan también a sus víctimas y les roban lo que tienen. La primera vez que vi esta modalidad pensé que se trataba de una mujer necesitada. Pero luego me di cuenta que no, pero no dije nada porque es peligroso”.

Ninguno de estos malhechores utiliza armas blancas o de fuego para amenazar a sus víctimas, sino que acude a otros recursos, como cortar las prendas y carteras con estiletes.

Ladrones  trabajan en grupo

‘tareas’ Los delincuentes actúan en grupo, nunca solos. Uno roba, otro distrae, otros empujan y otros se llevan la mercadería sustraída ocultándola en bolsas o mochilas que cargan.vigilanciaLo primero que hacen los malhechores es identificar a su víctima, luego la persiguen por cierto tiempo hasta encontrar el momento oportuno para robarle alguna prenda u objeto.

Bandas se lotean la feria

Los delincuentes demarcan su territorio, en el cual ninguna otra banda o bandido puede ingresar a operar. Esto también ocurre en la feria 16 de Julio. Los comerciantes y policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen coinciden con esta apreciación.

Los primeros dijeron que vieron pugnas entre pandillas y que conocen a ladrones que crecieron en el área desde niños. Los uniformados indicaron que en esta feria operan dos bandas.

“Hubo peleas entre pandilleros que se reclamaban entre sí por qué estaban en este lugar”, explicó Damiana Troche, comerciante de la feria.Según las vendedoras, las peleas entre los malhechores es frecuente. La Policía señaló que robar también es parte de una iniciación para pertenecer a uno de estos grupos. Esto lo hacen en un lugar de alto riesgo, como la feria 16 de Julio.

La FELCC dio a conocer en septiembre que existen más de 100 pandillas en El Alto, de las cuales dos operan en la zona 16 de Julio: Terribles y Tortugas.Del total, 23 son catalogadas como peligrosas porque sus integrantes portan armas blancas y de fuego, incluso fabricadas de forma artesanal.

De acuerdo con la Policía, en la feria 16 de Julio operan lanceros (que roban cortando bolsos o prendas), descuidistas (que distraen para robar) y carteristas (que sustraen especialmente billeteras).

Otros sectores de El Alto donde los ladrones cometen delitos haciendo seguimiento a las personas son:  la Ceja, 12 de Octubre, Villa Dolores, Santiago II, Río Seco, Senkata, Villa Adela, entre otros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia