Seguridad ciudadana

En El Alto, más vías son cerradas con cadenas, rejas y cables

La Policía recibe por día un promedio de dos denuncias de robo a viviendas. Vecinos de El Alto se sienten desprotegidos ante la falta de uniformados.

Una calle en la urbe alteña acordonada por la inseguridad.

Una calle en la urbe alteña acordonada por la inseguridad. Foto: Miguel Rivas

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

09:12 / 03 de julio de 2017

En la zona sur de El Alto —la ciudad más insegura de Bolivia según el Ministerio de Gobierno— hay cada vez más calles  cerradas con rejas, cadenas y cables de acero galvanizado por  vecinos, que sienten que no están seguros ni en sus casas.

En esta urbe sus moradores recurren a pitos, megáfonos y campanadas para alertar de la presencia de delincuentes o a muñecos de trapo que penden de una cuerda atada al cuello para disuadirlos (amenaza de linchamiento).

El bloqueo de las arterias carece de respaldo legal, pero los habitantes de los barrios donde se extiende esta práctica alegan que la decisión fue asumida en asambleas, luego de robos consecutivos y asaltos en vía pública.

El jefe de la División Propiedades de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, capitán Orlando Herrera, informó que por día reciben dos denuncias de robos a domicilios.

  • Inseguridad. Vecinos de Collpani y Cosmos 79, la avenida Coaquingora, cerraron el paso al tráfico vehicular con cadenas y rejas. Solo las personas con vehículos tienen las llaves de los candados. Foto: Alejandra Rocabado - La Razón

“La mirada de los delincuentes se volcó a las viviendas alejadas, porque son más vulnerables, ya que en el centro se han colocado cámaras de seguridad”, añadió.

El 10 de mayo, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, reveló que El Alto es la ciudad más insegura del país. La urbe —según los datos oficiales— es la primera en delitos contra la vida, segunda en robos agravados, tercera en delitos contra la libertad sexual y cuarta en robos y hurtos.

La ciudad tiene una macrodivisión norte-sur, separada por el aeropuerto internacional. Las rejas, cadenas y cables se encuentran en el sur (distritos 2, 3, 4 y 8), según constató La Razón, que encontró 20 calles cerradas en los barrios Cosmos 79, Villa Adela, San Luis 1° de Mayo, Villa Juliana, Collpani, Las Delicias (el primer barrio en cerrar sus calles), 25 de Julio y Luis Espinal.

  • Inseguridad. Vecinos de Collpani y Cosmos 79, la avenida Coaquingora, cerraron el paso al tráfico vehicular con cadenas y rejas. Solo las personas con vehículos tienen las llaves de los candados. Foto: Alejandra Rocabado - La Razón

En Villa Adela, hace menos de un año, cuatro viviendas fueron asaltadas en menos de una semana y tres personas sufrieron atracos en vía pública antes de las 22.00; debido a ello, residentes de los planes 44 y 45 decidieron cerrar el ingreso a este sector, donde se halla un policlínico.

Dos rejas de dos metros y medio de alto por seis de largo fueron colocadas en cada esquina; solo tienen la llave los vecinos que poseen vehículos. Los que ingresan a pie lo hacen por un costado.

En Cosmos 79 optaron por poner cables galvanizados con candado para evitar el ingreso de motorizados ajenos, luego de que una mujer sufrió el robo de más de Bs 10.000, un equipo de sonido, computadoras y aguayos.

“Fue observada por una semana. Una noche al volver de una fiesta, cuatro sujetos la sorprendieron dentro de su casa, la maniataron, golpearon y robaron todo”, relató Felipe Mamani.

Como éstas, muchas historias se repiten en las zonas visitadas, solo que en algunas decidieron no colocar trancas, como en la 16 de Julio por la feria.Según el secretario edil de Seguridad Ciudadana, Dorian Ulloa, este fenómeno muestra cómo de vulnerables se sienten los vecinos. La Alcaldía no tiene datos de cuántas vías fueron obstruidas.

Vecinos se sienten inermes y actúan por su cuenta

Los presidentes de las dos federaciones de juntas vecinales (Fejuve) que funcionan en El Alto justificaron el que cada vez existan más vecinos que opten por protegerse de la delincuencia colocando cadenas y rejas en las calles para impedir la circulación vehicular.

“Hemos recibido denuncias en ampliados, en congresos y en reuniones. La gente se siente desprotegida, molesta y temerosa. La delincuencia se apodera ahora de las casas, eso es muy grave, vulnera aún más los derechos de los vecinos”, sostuvo Sandro Ramírez, quien preside la Fejuve afín al Movimiento Al Socialismo.

Benigno Siñani, quien lidera la organización vecinal afín a Unidad Nacional, apuntó que ante el control policial desplegado en el  corazón comercial de la urbe, los delincuentes volcaron su mirada hacia los inmuebles particulares.

  • Temor. La calle 1 de San Luis 1° de Mayo está cerrada con cadenas. Foto: Miguel Rivas - La Razón

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y el gobierno local consideran que las organizaciones barriales tienen que coordinar con ambas instituciones temas vinculados a la seguridad ciudadana, para evitar linchamientos o que los vecinos sean heridos en posibles enfrentamientos con antisociales.

El coronel Jaldibeck Escobar, director de la FELCC, advirtió  que la población se arriesga al intentar hacer justicia por mano propia. “O salen heridos o golpean y matan a alguien, y pueden ser juzgados por homicidio o por atentar contra la vida de alguien”.

“Mientras no haya coordinación, todo puede salirse de control”, apuntó el secretario de Seguridad Ciudadana, Dorian Ulloa.

El 5 de abril pobladores de la zona 6 de Marzo flagelaron a Alberto Víctor P. Q., de 23 años, y le prendieron fuego. El joven que había llegado del área rural a cobrar una deuda quedó con quemaduras de segundo y tercer grado. Los agresores dijeron que pensaron que era un delincuente.

Al día siguiente, un transeúnte que llevaba una cámara fue detenido en la calle 6 de Marzo de la zona de San Roque y brutalmente golpeado por vecinos que creyeron que era un ladrón.

Hay miedo entre vecinos de la urbe

Una señora quedó malherida

Ramiro Quispe, Cosmos 79

Por la frecuencia de los atracos tuvimos que colocar estas rejas; a una señora la golpearon en su propia casa y la dejaron malherida.

Desde el banco, un coche la siguió

Jhonny Mamani, Collpani

Una vecina fue al banco y un coche la siguió hasta su casa, golpearon a la puerta, abrió y se entraron a la fuerza y se llevaron Bs 2.000.

Llegan muchos sospechosos

Geovana Mayta, San José

Llegan muchas personas sospechosas a rondar las calles, una no se siente segura y menos cuando ya fue víctima en su propia calle.

Las rejas tienen desventajas

Mario López, Villa Adela

El colocado de rejas tiene sus desventajas porque hay personas que no tenemos vehículos; si llegamos en taxi, solo nos deja afuera o del otro lado.

Tengo miedo por mis hijos

Paulina Choque, Cristal 2

Tengo miedo por mis hijos porque la Policía solo atiende casos de linchamiento, pero en los robos llega dos o tres horas después de lo ocurrido.

A la policía no le importamos

Elizabeth Bonifaz, la Ceja

Con rejas o sin rejas los ladrones igual actúan, por eso pedimos la presencia de la Policía; pero no hay resultados, es inoperancia o no les importamos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia