Seguridad ciudadana

La señal de un celular ayudó a ubicar a los 5 desaparecidos

Siniestro. El motorizado cayó 370 m en el camino a Yungas

Una densa neblina rodea la zona

Una densa neblina rodea la zona Foto: Victor Gutierrez

La Razón / Carlos Corz / La Paz

06:29 / 08 de enero de 2012

Una densa neblina rodea la zona. Es una curva pronunciada en la carretera a los Yungas que no vio el que conducía la vagoneta Murano que cayó a una profundidad de 370 metros. Los cinco ocupantes fueron hallados ayer muertos; la señal de un celular dio la pista para ubicarlos.  

Los cuerpos de Marcelo Rollano Soraide, Luisa Rojas Morales, Danilo Choquevillca Conde, Álvaro Molina Cardozo y Víctor Quispe Alanoca fueron encontrados ayer tras siete días de búsqueda. “Que Dios los bendiga, me han dado un alivio”, atinó a expresar una familiar de las víctimas al policía que le confirmó, en el lugar de los hechos, el éxito del operativo.

A 15 minutos de viaje en vehículo desde el puesto de control de Urujara, camino a Yungas, está la zona conocida como Boca de Sapo, donde ocurrió el accidente de tránsito. La neblina es densa y cuando se disipa por momentos puede verse desde la carretera una profundidad de vértigo por la inclinación de 90° del terreno y una profundidad de 370 metros.

“Es un sector con una curva. Presumimos, porque no se encontró ningún rasgo de frenaje en la plataforma, que el vehículo habría pasado directamente la curva (cayendo al vacío)”, explicó el comandante nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Jorge Toro, quien junto a otros jefes policiales comandó el operativo.

Por lo empinado del terreno, el rescate de los cuerpos no se lo hizo desde la base de la carretera, sino que el equipo de Bomberos y de la FELCC rodeó la zona y terminó ubicándose en un punto medio entre la carretera y el fondo del precipicio.

Las condiciones climatológicas y del terreno hacen difícil detectar el accidente a simple vista. Una fuente policial informó que una labor de inteligencia logró establecer las coordenadas del lugar del hecho a partir de una llamada telefónica que hizo uno de los familiares al celular de una de las víctimas del accidente.

Toro evitó confirmar la información, sin embargo explicó que efectivamente, un trabajo de inteligencia estableció que la última llamada que hizo uno de los familiares a una de las víctimas fue a las 06.00 del día 31. “Esto nos hizo presumir que a esa hora fue el accidente. Además, la información que decía que querían viajar a la localidad de Coroico nos ha dado una dirección (de búsqueda)”.

Cuando se le consultó si la llamada permitió hacer una triangulación y detectar la ubicación del accidente respondió: “Son situaciones de la investigación que no podemos dar a luz”.

Toro informó que ya el 7 de diciembre un rastreo satelital de la llamada de un celular permitió dar con el paradero de Richard Jiménez, buscado por el asesinato de una persona en Santa Cruz.

Un uniformado de bomberos que pidió el anonimato informó que a las 09.00, con datos de la Policía, empezó el rastrillaje. “Encontré la placa de un vehículo y me comuniqué por radio para corroborar si el número correspondía al Murano. La respuesta fue afirmativa y centramos la búsqueda en este lugar (señala la zona en la que hallaron a las víctimas)”.

Los cuerpos fueron encontrados a 120, 130, 135 y 180 metros de profundidad, mientras que el vehículo fue a descansar al fondo del precipicio de 370 metros, completamente destruido. “La llave está en el contacto del arranque, lo que indica que el vehículo se precipitó funcionando”, dijo Toro.

Labor A las 11.30 rescataron el primer cuerpo, mientras que el último a las 11.55. En el improvisado centro de operaciones, un jefe policial instruyó a sus subalternos que no dejen pasar hasta el lugar a los familiares de las víctimas, por lo impactante de lo que fue encontrado.

Los familiares esperaban noticias de lo ocurrido en la vereda de la carretera, a unos 200 metros del operativo. “No me voy, quiero verlo”, respondió una mujer a uno de sus familiares que le pidió volver a la ciudad y esperar en la morgue.

El ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, llegó hasta el lugar de los trabajos de rescate. Los jefes policiales le informaron sobre lo sucedido y volvió sobre sus pasos para reunirse con los familiares que esperaban para ver los restos de sus seres queridos.

Rodearon al ministro. Unos agradecían por el trabajo y los resultados alcanzados, mientras alguno denunciaba negligencia policial en el control de Urujara. “Si los hubieran detenido (en la tranca), no hubiera pasado esto, o si hubieran tenido registros, los hubiéramos encontrado antes”, lamentó.

Otro le reclamó que las telefónicas no quisieron facilitar el flujo de llamadas para contribuir en la búsqueda de las víctimas. Chávez escuchó las quejas y tras dar su sentido pésame a las familias tuvo un breve contacto con la prensa para destacar el trabajo realizado.

Pasadas las 13.00, los restos mortales de las cinco personas fueron trasladados hasta la morgue del Hospital de Clínicas. “Sabemos que ellos han pasado a mejor vida. Dios los tiene en su cielo. Lo importante es que los hemos encontrado, porque pensábamos que nunca más los íbamos a ver”, sostuvo una de las familiares, visiblemente consternada.

El comandante de la Policía Caminera, coronel Gabriel Abella, sostuvo que no conoce si el Murano pasó o no por el puesto de control de Urujara, porque también hay pasos alternos a la ruta principal que pudieron utilizar.

“Hay caminos alternos que llegan hasta la Cumbre. Las salidas a Yungas se cierran de 21.00 a 05.00”, explicó el jefe policial.

Las víctimas trabajaban en la Administración de Servicios Portuarios de Bolivia (ASPB). El 30 de diciembre fueron a festejar los cumpleaños de Luisa y Álvaro, y en la madrugada del 31 dejaron a Wilma Ticona en una parada de transporte a El Alto. Fue ella quien después informó que bebieron y que sus compañeros tenían planeado viajar a Yungas. Partes del vehículo quedaron como testigos del fatal accidente, ocurrido entre las 04.00 y 05.00 de la madrugada, en una zona caracterizada por una densa neblina.

El accidente fue a 20 km de urujara

Datos

A partir de los datos recogidos, la Policía estableció que el accidente ocurrió entre las 04.00 y 05.00 de la madrugada.

Chávez

“Se va a continuar investigando para una explicación seria y sólida que la va a dar en su momento la Policía Boliviana”, afirmó el ministro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia