Ciudades

En la tranca de Urujara nadie controla si viajan menores

Los uniformados se limitan a pedir la licencia a conductores de buses, surubíes y coches privados

URUJARA. Un camión lleva a un niño en la carrocería el jueves 5, nadie preguntó con quién viajaba.

URUJARA. Un camión lleva a un niño en la carrocería el jueves 5, nadie preguntó con quién viajaba. Foto: Jorge Quispe

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

01:44 / 07 de marzo de 2015

Urujara, 5 de marzo. Son las 10.25, un camión blanco con un niño de unos cuatro años, que mira desde la carrocería, acaba de pasar hacia los Yungas. Uno de los dos policías de la tranca pide la licencia del chofer, pero no verifica la identidad del menor, ni pregunta con quién viaja.

La Razón pudo constatar esa mañana, durante al menos 45 minutos, que la revisión a las decenas de vehículos públicos y privados que ingresan al trópico paceño y que eventualmente podrían estar llevando menores sin identificación es escasa. Urujara fue apuntada como uno de los puntos más vulnerables en los casos de trata de y tráfico denunciados.

Si bien existe una oficina de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia en la terminal de Minasa, en Urujara, la vigilancia es precaria, de acuerdo con la verificación del periodista.

“Por la noche es peor y cuando hay feriados no controlan, porque las filas son enormes”, precisa una vendedora, que no da su nombre, desde uno de los 90 puestos que abastecen con refrescos, y pollos fritos a los viajeros.  

En la División Trata y Tráfico de Personas, familiares de desaparecidos denunciaron que en este punto de control, no se verifica la salida de menores de edad que pueden estar siendo transportados por bandas de tratantes y traficantes de personas para ser explotados sexual y laboralmente en el norte de La Paz, en Beni y Pando, engañados con promesas de trabajo y excelentes sueldos.

Este diario se apostó en este punto el jueves 5 de marzo, desde las 09.45 hasta las 10.30 para constatar la veracidad de las denuncias.

Durante ese periodo pasaron al menos 40 vehículos, entre privados y de servicio público de las empresas y sindicatos de transporte interprovincial e interdepartamental.   

Los dos policías destinados a la tranca se turnan para revisar la licencia de los conductores desde una maltrecha caseta de venesta.Precario. A momentos instruyen el uso del cinturón de seguridad, particularmente a los particulares. También reciben las copias rosadas de las planillas de pasajeros de los buses y los minibuses del servicio público, y observan desde la garita el interior de un surubí o vagoneta y los buses, pero no constatan si hay un menor, ni si quienes les acompañan son sus parientes y tienen los permisos de viaje.

“Después de lo que pasó con esa señorita Emma (Belén T. V., quien denunció que fue raptada en La Paz en enero y explotada sexualmente en un prostíbulo de Rurrenabaque, Beni, versión que está en duda), durante dos días hicieron los controles, pero eso duró solo un rato”, informa Paulina, también comerciante. Mientras La Razón recoge este testimonio, cuatro motociclistas con acento argentino muestran una autorización a un agente para pasar.

Además del camión blanco, este diario observó el paso de dos buses, tres surubíes y dos minibuses, y ninguno comprobó la presencia de niños o adolescentes en su interior.

Teófila Guarachi, representante de la Defensoría del Pueblo en La Paz, dice que la institución también pudo constatar la falta de vigilancia en 2014 y en 2015. “No es escaso, no hay porque existe una ausencia total del control en las trancas de La Paz hablamos de Urujara, Achica Arriba, San Roque, Tiquina y rumbo a Apolo”, recalca.

Por su lado, el viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales, Diego Jiménez, lamenta que no se efectúe  un verdadera revisión.

“Una cosa son las terminales, pero en las trancas hay problemas”, apunta. La autoridad se refiere al control de las defensorías de la niñez y adolescencia en las dos terminales de buses, desde donde se efectúan viajes interdepartamentales y donde los padres deben solicitar un permiso para sus hijos menores de edad.

La Razón llamó telefónicamente  en tres ocasiones al director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, coronel Freddy Olivares, para conocer su punto de vista sobre esta falencia y las alternativas  de resolución, pero no pudo contactarlo.

EN OTRAS TRANCAS DE LA PAZ

CHARAZANI

Teófila Guarachi, representante de la Defensoría en La Paz, revela que en la terminal de Charazani, al norte de La Paz, nadie controla la venta de pasajes a menores de edad.

NORMA

Todo menor de edad debe tener la autorización de la Defensoría de la Niñez para poder realizar un viaje. En el tramo La Paz-Copacabana el control en San Roque y Tiquina es precario,  “Solo revisan llantas y extinguidores”, expresa Guarachi.

Defensoría y viceministro exigen mayor control 

La representante de la Defensoría del Pueblo en La Paz, Teófila Guarachi, y el viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales, Diego Jiménez, exigieron ayer por separado un mayor control policial en las trancas ante las denuncias de trata y tráfico de personas.

“Enviamos una carta a la Policía y nos respondió que no tenía personal suficiente, pero hay leyes y el mismo Código Niña, Niño, Adolescente que se deben cumplir”, sostuvo Guarachi.

Jiménez anunció a su vez que remitirá una carta a la cartera de Gobierno. “Vamos a mandar una nota al Ministerio de Gobierno para que ver qué está pasando,  porque las trancas pueden ser utilizadas para el tráfico de personas”, manifestó la autoridad.

Citando a la Ley de Autonomías, Jiménez recordó que también municipios y gobernaciones departamentales deben sumarse a la lucha contra este delito.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia