Ciudades

Hay cada vez más carpinteros formados y mejoran sus productos

Oferta. En El Alto trabajan unos 7.000. La capacitación se intensificó hace diez años

Venta. Un moderno juego de living con un bar incorporado; a la izq., una persona traslada muebles.

Venta. Un moderno juego de living con un bar incorporado; a la izq., una persona traslada muebles. Wara Vargas.

La Razón / Miguel Rivas / El Alto

00:32 / 04 de noviembre de 2013

La oferta de muebles de calidad ha crecido en la ciudad de El Alto, especialmente en la feria 16 de Julio, coinciden carpinteros y expertos en el tema. El número de ellos también ha subido, así como su capacitación. Hace 23 años, la Federación de Artesanos Trabajadores en Madera (Fatma) nació con tres asociaciones, pero ahora cuenta con 16 en los 14 distritos municipales de El Alto.

“En esas 16 asociaciones hay al menos 3.500 carpinteros afiliados y hay otro número similar que no lo está y trabaja de manera independiente”, comentó Germán Cota, expresidente de Fatma.

Luis Felipe Aguilar, extécnico del Ministerio de Educación, confirmó que un número similar a los afiliados a Fatma labura por cuenta propia, es decir, sin agremiarse. Explicó que no lo hacen por evitar pagar las cuotas mensuales.

En esta ciudad, el principal instituto que brinda formación técnica es Infocal, y hace diez años, aproximadamente, incursionó en carpintería. Una de las personas que se formó en este centro es Nieves Mamani Aquiza, que actualmente tiene un taller con 15 operarios.

Hace dos años, también la Alcaldía de El Alto abrió un centro de capacitación permanente, ubicado en el campo ferial de la Ceja. Hasta la fecha capacitó a 50 carpinteros: 25 en un curso integral de carpintería y tapizado de muebles de estilo, entre marzo y junio; y otros 25 con un curso integral de carpintería avanzada con especialización en trazado, tallado y acabado químico. El oficial mayor de Desarrollo Económico Productivo de la Alcaldía, Édgar Velasco, aseguró que este mes se abrirá otro taller.

También en esta ciudad existen empresas que se dedican a la exportación de muebles, en piezas, como la Sociedad de Exportadores (Soex), que desde 2005 vende al exterior  partes de muebles para jardín y puertas fabricadas en roble.

Este taller tiene 12 empleados, diez de los cuales son mujeres. Javier Huarachi, gerente de producción, dijo que él las formó. “Aprendí nuevas técnicas en un instituto de El Alto, luego enseñé a estas señoras que hacen muy buenos trabajos”.

El resultado de todo este proceso de capacitación y de crecimiento de la cantidad de carpinteros en esta ciudad se nota en el aumento de la calidad y cantidad de la oferta de muebles.  La Razón recorrió algunos puntos de venta de muebles  en la feria 16 de Julio y encontró gran variedad de estilos: mesas con patas redondeadas, camas talladas con formas o figuras de animales, sillas inclinadas, sillones de jardín, modulares que se dividen en dos o tres cuerpos, percheros y otros.

Mamani vende juegos completos de dormitorio o de living por más de  10.000 bolivianos. Una mesa para 12 sillas, acompañada de dos vitrinas, tiene un costo de 37.000 bolivianos, entre otros precios y productos.

Principal material

Los muebles de dormitorio, living y comedor, son trabajados principalmente con maderas cedro, nogal, gabú, laurel y pino, entre otras.

Muebles alteños para la exportación

Sociedad de Exportadores (Soex) es una de las empresas del rubro de la madera instalada en El Alto que se dedica la exportación, desde 2005. Vende al exterior muebles para jardín y puertas.

Abel Apaza, auxiliar contable de la compañía, comentó que las piezas que se fabrican aquí se arman en el extranjero. “Se las lleva a Suecia, por ahora. Son, al menos, 20.000 piezas, otras veces se hacen más, depende de la demanda, pero estamos abriendo más mercados”, comentó. Los productos acabados se envían a Estados Unidos y países del Asia, detalló Javier Huarachi, gerente de producción.

La madera la obtienen de Santa Cruz, luego la revisan y posteriormente la trabajan. “Se seca la madera en un horno, después las llevamos a cortar, predimensionamos y les damos forma. Por último  pasa a lijado”, explicó Huarachi el procedimiento. La piezas son armadas para hacer las pruebas de resistencia, asegurarse de que encajen y que formen el mueble como fue  diseñado.

Pero otras carpinterías tropiezan para ingresar al mercado del exterior. Luis Felipe Aguilar, extécnico del Ministerio de Educación, comentó que hace falta capital. “Empresarios nos han ofrecido enviar trabajos a Europa, pero debemos invertir al menos 15.000 dólares y esperar a que se venda el material para recuperar la inversión realizada”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia