Dakar

Evo Morales: ‘Para mí el deporte no es un negocio’

Dakar. El Jefe del Estado destaca el éxito de la carrera y sobre todo el  comportamiento de la población.

En la meta de Uyuni, donde el primer día llegaron los pilotos. Foto: Wara Vargas

En la meta de Uyuni, donde el primer día llegaron los pilotos. Foto: Wara Vargas

La Razón Digital / Marcelo Avendaño / La Paz

08:08 / 11 de enero de 2016

Evo Morales, presidente del Estado Plurinacional, es el primer convencido de que el Dakar debe volver al país en los próximos años, después del éxito que tuvo entre 2014 y 2015. Además, según dice, tiene otras ideas para el deporte. El sábado, luego de despedir la carrera, aceptó una entrevista con los periodistas.

— Presidente Evo, ¿qué es lo que le deja esta edición del Dakar por Bolivia?

— Muy contento sobre el mensaje (que han dejado) todos los corredores del mundo, que me decían nuevamente: “Muy maravilloso tu pueblo”, “impresionante”, “impecable la organización”. Indudablemente reiteraron que el pueblo boliviano tiene el cariño más grande del mundo. Es el pueblo boliviano que acompaña esta carrera por tres días. Por eso (quiero) felicitar a nombre del Gobierno nacional a todos los organizadores: primero, a la ASO; segundo, a todo el equipo boliviano encabezado por ministros, las Fuerzas Armadas, Policía y especialmente al pueblo boliviano por ese cariño.

— Muchos pilotos le hablaron, ¿qué le decían?

— Algunos decían: “Dígale a mi Presidente que pase el Dakar por mi país”, y otros, “que siga el próximo año” (en Bolivia).

— ¿Y el Dakar va a volver a Bolivia?

— Esperamos seguir conversando con la ASO para que el Dakar pueda ampliarse a otro departamento más, si está por América el próximo año.

— ¿Por qué es tan importante el Dakar para el país?

— Al margen de integrarnos al mundo, se promociona a nuestro país, es la promoción hacia todo el mundo.

La verdad, yo no estaba convencido del Dakar. El primer año expresé de manera sincera, responsable, mi opinión sobre el Dakar; pero ahora somos los primeros que apoyamos, organizamos. Con Dakar realmente estamos unidos, nos ha unido. Como siempre digo, el deporte nos hace olvidar la pobreza a los pobres, la riqueza a los ricos.

Primero solo llegaron motos y algo más, inclusive los organizadores no estaban convencidos. Cuando yo envié una delegación encabezada por el ministro de la Presidencia, Juan Ramón (Quintana), a Chile o Argentina para que pueda hacer gestiones para que el próximo año pueda pasar por Bolivia, nos rechazaron. Otras gestiones por Argentina, tampoco. Tuve que viajar hasta París, tuvimos largas horas de reuniones y explicaba por qué era tan importante que pase por Bolivia. Nos aceptaron y por eso en la primera carrera solo pasaron motos y cuadriciclos.

Después la gente se impresionó con la calidad humana del pueblo boliviano, el cariño. Lo sigo comentando: el año pasado vi entre Potosí y Oruro a un motociclista accidentado, los jovenzuelos corrían, en una mano con su radio y en la otra levantando la moto, otros al corredor, otros limpiándolo de la tierra para que siga corriendo.

Después comenté esto a los organizadores: cómo en otras partes del mundo algunos tratan de aprovecharse, negociar, pero aquí no, es cariño. Esa forma de comportarse con los visitantes, corredores, es importante, seguir ampliando ese cariño del pueblo boliviano.

— ¿Eso fue fundamental para que las otras carreras llegaran al país?

— Para la segunda carrera ya no tuve que ir hasta Francia, pues nos dijeron: “A ver, organicemos por dónde”. Nos pedían helicópteros y les hemos prestado. Para la tercera, peor todavía, porque primero tenía que entrar por Perú. Por La Paz hemos organizado, pero Perú dijo “por razones de cambio climático no va a entrar” y sufrimos.

Lamento mucho la decisión de Perú, porque el Dakar no pasó por La Paz, pues estaba previsto que pase por Copacabana, Yunguyo.La participación de esta tercera versión es por el cariño del pueblo boliviano y nunca lo vamos a olvidar.

— ¿Está contento también por la participación de los pilotos bolivianos?

— Muy contento, el mejor que tenemos hasta ahora es Wálter Nosiglia, quien está en quinto o sexto lugar. Tiene mucha experiencia pese a la edad. Conversaba bastante con él. Todo nuestro apoyo y cariño a nuestros corredores que nos representan dignamente en el Dakar 2016.

Nosiglia estaba emocionado como siempre. Si hablamos de frases, el año pasado me dijo: “Me sentí acompañado como con un ángel de la guarda”, porque lo acompañé toda la zona del salar (de Uyuni) en helicóptero. Wálter tiene muchísimos sentimientos, emoción sobre todo. Yo solo le dije: “Ahora te toca ser primero”, ya que todo se puede en la vida.

— Usted habló de un “Dakar del ciclismo”…

— Nos hemos propuesto, no sé si es Dakar o tour en ciclismo. Hace un momento, temprano, conversamos con los organizadores y ellos decían que va a ser el más elevado del mundo, a 4.000, 5.000 metros. Ya planificamos: La Paz, Oruro, Uyuni, Potosí, Tupiza, Villazón, Yunchará, Tarija, de ahí bajar a los municipios de Potosí, a Sucre, diagonal Jaime Mendoza, todos los centros mineros y originarios históricos, rumbo a Oruro y de ahí a Cochabamba.

Tenemos una gran iniciativa de inaugurar el Dakar en ciclismo como el más alto del mundo en 2018, con motivo de Odesur (los Juegos Sudamericanos de Cochabamba).

Tenemos algunos tramos que construir, pequeños tramos. Por ejemplo, pronto vamos a construir el camino Uyuni-Oruro, de Uyuni a Tupiza está en construcción, ya está terminado Tupiza-Villazón. Ese pequeño tramo nos falta entre Villazón y Yunchará, todo lo demás está construido.Estamos con ese proyecto, ojalá los expertos en organización de ciclismo en el mundo nos puedan acompañar.

— ¿Qué le motiva para hacer una carrera con esas características en Bolivia?

— Realmente es envidiable el ciclismo de Francia, de España. Vemos por medios de comunicación deportiva y por qué no (hacerlo en Bolivia), por eso estamos convencidos. Si aprobamos la colaboración, participación, con seguridad será una carrera de ciclismo sobre 3.000, 4.000 metros sobre el nivel del mar.

— Volvamos al Dakar. ¿Regresará en 2017?

— He pedido eso (que pase por Bolivia), pero siempre después de terminar el Dakar, a dos, tres semanas (hay) una evaluación, nos visitan los organizadores y ahí planificaremos.

Escuché algunas versiones de que el Dakar volverá a África, ojalá no vuelva, pero si pasa por Sudamérica, con seguridad siempre pasará por Bolivia, vamos a hacer grandes gestiones.

— ¿Estas señales que da son de una política de su gobierno de apoyo al deporte?

— Cualquier disciplina deportiva es integración, el secreto del deporte es precisamente la integración de los pueblos del mundo.Para mí el deporte no es negocio y por la nueva Constitución el deporte es un derecho humano; es nuestra obligación como Estado apoyar, incentivar, fomentar el deporte.

El deporte es salud, es disciplina, además de eso, deporte no solamente son medallas o trofeos, premios. El Dakar, en especial, nos integra al mundo, por eso estamos muy contentos y orgullosos de los corredores, que vienen de los cinco continentes. Que yo sepa, en nuestra gestión nunca hubo actividades que sean sociales, políticas o deportivas con la participación de delegaciones de cinco continentes. Al Dakar vienen de los cinco continentes y eso nos integra.

No estamos por figurar, ayer (viernes) con el equipo juvenil de Wilstermann hemos empatado 7-7. Esta tarde (sábado) tenemos otra actividad deportiva, siempre entregando un campo deportivo, es que el deporte es bueno para la salud.

Gracias al deporte nos mantenemos, también cualquier hombre para trabajar tiene que divertirse y la mejor diversión es el deporte, no importa cualquier disciplina.

— ¿Cuáles son los beneficios económicos que le trae el Dakar al país?

— Vamos a revisar eso, ése es otro resultado que tiene Bolivia, demostraremos en base a resultados, pero lo que más nos interesa es que el mundo conozca a Bolivia.

El año pasado, cuando cruzamos el salar de Uyuni, ni se imaginan la impresión que dejó en todo el mundo; gracias al Dakar sigue siendo más conocido, pero también porque sigue acumulando mayor dignidad para el pueblo boliviano como para los pueblos de América Latina y el Caribe.

— ¿Fue buena la organización este año?

— Empezando por nuestros ministros, ministras que participan en temas de salud y seguridad, reconocer, porque todos decían “una excelente organización”, pero también por la presencia de las Fuerzas Armadas y la Policía, que son instituciones que tienen que trabajar para dar seguridad a los corredores.

Me quedó una frase importante que dijeron los pilotos a la llegada y en la despedida: “El cariño del pueblo boliviano es el cariño más grande del mundo, es el pueblo más cariñoso del mundo”, me ha sorprendido eso.

— ¿Qué parte del espectáculo del Dakar le gustó más en esta edición?

— Yo no vi los carros (camiones), me faltó tiempo, pero anoche por los canales de televisión vi cómo habían sabido saltar, no sabía eso, me ha impresionado, la gente gritaba. Todo un éxito el Dakar gracias a los organizadores y a todos los que participan.

— ¿Y qué opinión tiene de Fabricio Fuentes, que en cada punto pide mar para Bolivia?

— Muy contento, como siempre, él es muy patriota, con mucho civismo, gritando mar para Bolivia. Él decía: “Si el Dakar pasa por Bolivia, solo falta mar para Bolivia”. Qué lindo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia