Dakar

Desde Pisiga hubo ‘túneles humanos’

Desde Pisiga, la puerta de ingreso, Bolivia dio ayer una magnífica bienvenida al Dakar 2015, con miles de personas que formaron túneles humanos en varias partes y ondearon la bandera nacional.

Barbery también pasó por un túnel humano. ABI

Barbery pasó por un túnel humano. ABI

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles / La Paz

00:00 / 11 de enero de 2015

Desde Pisiga, la puerta de ingreso, Bolivia dio ayer una magnífica bienvenida al Dakar 2015, con miles de personas que formaron túneles humanos en varias partes y ondearon la bandera nacional.

“He visto banderas de todos los departamentos de Bolivia. Realmente es una fiesta de integración”, dijo el presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales Ayma, quien —después de entregar temprano algunas obras de su gobierno— desde un helicóptero siguió la carrera, y luego aterrizó en Uyuni, donde dio la bienvenida a los visitantes que pasaron por la rampa de llegada.

“Agradezco a la población de Bolivia por esta pasión”, dijo el español Nani Roma —ganador en dos oportunidades anteriores del Dakar— en la rampa de llegada.

Los organizadores estimaron que en Uyuni hubo unas 150.000 personas, pero que en el camino fueron muchas más.

Los pilotos quedaron impresionados por lo que vieron en el camino: “Fueron verdaderos cordones humanos desde que entramos a Bolivia”, según el argentino Orlando Terranova, vencedor de la etapa

Morales contó que desde el aire vio “miles de carros, no sé cuántas movilidades” estacionadas en el camino y “era impresionante (el número de) la gente esperando ver pasar a los corredores”.

El primer piloto recibido en la meta fue el líder de la general, el catarí Nasser Al-Attiyah. “Es un honor y gracias a Bolivia por todo su cariño, es grandioso”, anotó.

García Linera fue el encargado de dar la bienvenida a los coches en Pisiga —la población fronteriza con Chile—, adonde llegó también en helicóptero acompañado por su esposa, Claudia Fernández, y destacó la participación de la gente.

“Lo más hermoso es este sentimiento de unidad, sentimiento de patriotismo de nuestros compatriotas que no se ve en ninguna parte del mundo”, afirmó.

Uno de los momentos más especiales fue cuando García Linera bajó desde una colina —en donde optó por ubicarse para ver el paso de los corredores— para saludar en Pisiga al piloto boliviano Marco Bulacia.

El competidor cruceño —el boliviano que mejor anda en la categoría autos— dijo estar “muy emocionado” al ver a tanta gente ni bien ingresó a territorio boliviano.

El Vicepresidente también fue a Opoquerí, la población donde se largó la especial cronometrada, y ahí también había mucha gente.

“Todos los sectores sociales salen con sus banderas, con la wiphala, a decir que somos orgullosos de ser bolivianos y dar la bienvenida a los competidores. Es lo lindo que tiene nuestra gente”, anotó.

Los datos

La mejor

El francés Cyril Després, ganador de cinco Dakar en motos, ahora corre en autos. Al llegar a Uyuni dijo que “la mejor etapa de la carrera es esta de Bolivia”, y se sintió “un privilegiado” por ser el único de los pilotos que llega dos veces seguidas al país.

De la ASO

No estuvo en la llegada a Uyuni el principal ejecutivo de la empresa francesa ASO (Amaury Sport Organisation), el francés Etienne Lavigne; en su lugar estuvo el director de relaciones internacionales, Gregory Murac, quien confirmó el paso de la carrera hoy por   el salar.

Si Gordon puede, Marco Bulacia también

El estadounidense Robby Gordon es autor de lo que ya es todo un clásico en las carreras Dakar de Sudamérica, el salto de su Hummer en la rampa. Ayer el público se lo pidió y él lo hizo por doble partida en Uyuni.

Pero no fue el único, porque un poco más tarde, emocionado por el espectacular recibimiento que tuvo de parte de la afición, el boliviano Marco Bulacia también lo hizo con su Buggy.

Nadie creía que Gordon se iba a animar, sobre todo por la cantidad de gente que había; pero solo pidió que una parte de los espectadores retrocediera un poco, por precaución, y después se animó a la maniobra.

“¿El Presidente quiere que lo haga?”, preguntó primero entre risas, y Evo Morales asintió.

Gordon retrocedió su máquina por el callejón previo a la rampa, apretó el acelerador e hizo un primer salto. No conforme, volvió a hacerlo y la segunda vez fue aún más espectacular.

“Es uno de los lugares donde mejor hemos sido recibidos los pilotos”, declaró.

Si él pudo, Bulacia también. Quién iba a imaginarse tamaña ocurrencia, pero el boliviano, tras saludar al mandatario Morales, de igual forma retrocedió desde la rampa e hizo saltar a su coche.

¿Cuál de las piruetas fue mejor? Gordon y Bulacia tuvieron un duelo aparte y la gente disfrutó por doble partida.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia