Economía

Comercio ilegal de carburantes toma vías de Santa Cruz

Reventa. El litro de gasolina se comercializa hasta en Bs 7 en la carretera a Cochabamba

Yapacaní. En esta población del norte de Santa Cruz pululan los puestos de reventa de gasolina y diésel oil.

Yapacaní. En esta población del norte de Santa Cruz pululan los puestos de reventa de gasolina y diésel oil. Iván Condori.

La Razón (Edición Impresa) / Iván Condori / Santa Cruz

03:01 / 09 de septiembre de 2014

En la carretera que une Santa Cruz con Cochabamba, a la altura de la provincia Ichilo, el aroma a gasolina se siente en todo el trayecto. En esta región, el comercio ilegal de este carburante se lo hace abiertamente como si se tratase de la venta de refrescos.

La venta de combustible fraccionada ya es una actividad común en la vía que comprende la provincia Ichilo, al norte de Santa Cruz. En un trayecto de al menos 80 kilómetros se observa la oferta de gasolina en bidones de plástico en los costados del asfalto.  

El comercio callejero de gasolina pulula en ese tramo, en muchos casos hay familias enteras que ya se encuentran dedicadas a este negocio e incluso hay menores de edad involucrados, colocándose en un peligro inminente, debido a que las habitaciones de las casas son utilizadas como bodegas para almacenar el combustible.

Una mesa de madera artesanal, unos diez bidones de plástico de diferentes tamaños para almacenar el líquido inflamable, una manguera, un embudo de aluminio y una sombrilla forman parte de los utensilios del negocio que genera una rentabilidad de entre Bs 1,26 y Bs 3,29 por cada litro vendido.

La venta se inicia en el municipio de San Carlos, donde se identificó al menos una veintena de puestos donde se oferta el carburante. En estos negocios improvisados se hallan colocados letreros en madera o bidones viejos en donde se lee: “Se vende gasolina”. La oferta data de hace mucho tiempo porque los anuncios lucen despintados por efecto de la lluvia y los rayos del sol.

Cuando se consulta a los mototaxistas sobre la forma de conseguir combustible, éstos responden que uno puede comprar el carburante en “varios lugares”. “Solo fíjese unos letreros que anuncian el negocio y de seguro que ahí va a encontrar lo que busca”, manifestó uno de ellos. 

La población aledaña a San Carlos es Santa Fe. En este lugar se logró observar cerca de unos siete puntos de venta. A diferencia de San Carlos, estos sitios están camuflados en negocios de venta de aceite, líquido de freno, grasas y otros repuestos para vehículos.

Yapacaní. Cerca de Yapacaní, población ubicada a 140 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Cruz, el comercio es más abierto, pues aquí los puestos de venta están sobre el costado de la carretera, similar a la venta de refrescos que hay en las vías.   

En esta ciudad se contabilizó unos 55 puestos de venta del inflamable. En el ingreso se observa 17 negocios al raleo y el resto está distribuido en el centro y la salida de esta población. Algunos comerciantes que se animan a hablar coinciden que la buena rentabilidad que deja el negocio atrae a la gente a incursionar en esta actividad que está restringida por la Ley 100, norma desconocida por este segmento de la población.

Una mujer de pollera, acompañada de una de sus hijas de 12 años, es la propietaria de un negocio improvisado al ingreso de Yapacaní, catalogado por el Gobierno como zona roja del narcotráfico. “El litro lo vendemos a Bs 5 y Bs 7, sé que es más elevado que en los surtidores donde llega a costar Bs 3,74, pero aquí lo vendemos sin requisito alguno y sin importarnos la cara del cliente”, cuenta la comerciante sin mencionar su identidad y observando a su alrededor si alguien la está filmando.

La Razón constató, a las 21.00 del viernes, que en un puesto de venta de refrescos estaban apilados bidones llenos de gasolina. Un vehículo se detuvo para comprar gaseosa. Una mujer de unos 30 años salió del lugar, tocó la ventanilla del motorizado y preguntó cuántos litros iba a llevar.

ANH admite que hay reventa

Norma

El director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Gary Medrano, declaró el domingo a un programa radial que la reventa de carburantes está sancionada por la Ley 100. La declaración la realizó a propósito de una investigación periodística publicada por La Razón el domingo.

Por día comercializan hasta 250 litros

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), coronel Alexander Rojas, indicó a La Razón que esta unidad solo interviene los puntos de venta de gasolina donde hay grandes volúmenes. “Hace dos semanas secuestramos un camión cisterna que circulaba de manera ilegal”, sostuvo el jefe policial.

En Yapacaní, una menor de 12 a 14 años, junto a su hermana de 5, atiende la venta de gasolina en la vía a San Germán. Cuando se le consulta cómo le ha ido con el negocio, ella sonríe y cuenta que durante la mañana del domingo apenas había vendido 50 litros.

Una joven que atiende un negocio relata que hay jornadas en que venden todo el stock del carburante, que generalmente alcanza de 100 a 250 litros. En 15 minutos, al menos cinco motociclistas se acercaron a uno de los tres puestos de venta de gasolina que están asentados en el ingreso al municipio de Yapacaní, cada uno de ellos lleva entre tres y cuatro litros del carburante.

En esta zona ver los puestos de venta es normal, pues incluso las patrullas policiales transitan por ese lugar y observan de palco lo que ocurre con estos negocios. La interrogante es cómo consiguen la gasolina de las estaciones de servicio para venderla al detalle. “Se dice el milagro, no el santo”, fue la respuesta de una de las muchas comerciantes de este rubro.

El Director de la FELCN manifestó que no se puede intervenir a los “negocios hormiga” porque venden en cantidades pequeñas, incluso los surtidores están autorizados para vender hasta 20 litros de manera libre.

Un mototaxista relata que la venta de gasolina en la calle es una alternativa para abastecer del carburante a los vehículos que no cuentan con placa de control y la roseta del B-Sisa que entregó la ANH con el fin de tener un control sobre la comercialización del combustible que es subvencionado por el Tesoro General de la Nación (TGN). Los comerciantes evitan hablar del negocio con personas desconocidas y toman sus recaudos cuando observan a extraños.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia