Economía

Bolivia llegaría a 48 TCF con reservas de shale gas y ocuparía 4to lugar en la región

Argentina pasaría a tener la primera representación con 774 TCF, seguido de México (681 TCF) y Brasil (226 TCF). Se proyecta que Bolivia tendría 48 TCF y Venezuela disminuiría su participación con 11 TCF, se informó en el 5to. Congreso Bolivia Gas & Energía.

La Razón Digital / Carlos Corz / La Paz

11:01 / 23 de agosto de 2012

El shale gas (gas de esquisto) cambiará el panorama energético de América Latina, porque con el descubrimiento de la nueva energía no convencional Argentina se ubicaría como el país con mayores reservas de gas natural en la región, mientras que Bolivia pasaría a ocupar el cuarto lugar con 48 Trillones de Pies Cúbicos (TCF), según el experto Raúl García, presidente de R. Consultores.

América Latina tiene 284 trillones del pies cúbicas, como reservas de gas natural probadas al 2011. Venezuela, con el 69% del total, es la que más reservas de gas probadas tiene, seguido por Brasil (6%), Trinidad & Tobago (5%), mientras que Argentina, Bolivia, Perú y México participan con el 4% cada uno, respectivamente, explicó en el 5to. Congreso Bolivia Gas & Energía, según boletín de prensa difundido por la organización.

Situación que cambiaría a partir de la nueva energía no convencional. “Si uno les agregara los recursos del shale gas, de acuerdo a lo que nos propone el Departamento de Energía de los Estados Unidos, las reservas se multiplicarían por 7.6 y esto cambia sustancialmente el reparto de la totalidad de las reservas”, sostuvo el experto en el foro, inaugurado ayer en Santa Cruz.

En ese nuevo panorama, Argentina pasaría a tener la primera representación con 774 TCF, seguido de México (681 TCF) y Brasil (226 TCF). Se proyecta que Bolivia tendría 48 TCF y Venezuela disminuiría su participación con 11 TCF. Sin embargo, China y Estados Unidos tendrían las mayores reservas de gas de esquisto con 1.275 TCF y 862 TCF, respectivamente, señaló.

Se conoce como shale gas o gas no convencional porque su explotación requiere de un proceso de fracturación (fracking) de la roca arcillosa, donde el gas se encuentra atrapado. Esto implica un método de producción distinto y más costoso al que se emplea para el gas convencional. Además, para su explotación se necesita de la perforación de un gran número de pozos de poco caudal, a diferencia de los yacimientos convencionales que se pueden desarrollar con pocas excavaciones.

Los resultados del estudio de cuantificación de reservas de gas natural, efectuado al 31 de diciembre de 2009 por la certificadora internacional Ryder Scott, señalan que Bolivia cuenta con 19,9 trillones de pies cúbicos (TCF, por sus siglas en inglés) del energético: 9,94 TCF de reservas probadas, 3,71 TCF de reservas probables y 6,25 TCF de reservas posibles. El reporte fue presentado en enero pasado.

García apuntó que cada vez se hace más importante el tipo de infraestructura del transporte, porque es el nexo de lo que es la oferta y las nuevas demandas de gas natural. “Los países que tienen una infraestructura bastante desarrollada al igual que sus mercados tiene una alta participación en la matriz energética del consumo”.

Por ejemplo Bolivia y Trinidad & Tobago son países con una infraestructura de transporte destinada principalmente a la exportación de gas, pero con un escaso desarrollo para su mercado interno.

Por otra parte, enfatizó que toda Latinoamérica tiene energías verdes, es decir, tiene una gran oportunidad para el gas natural que es la energía de la transición hacia los renovables, pero en grandes cantidades, además de tener mucha hidroenergía. “Desde el punto de vista de lo que es energía convencional, América Latina está muy bien posicionada en el tema ambiental”, añadió.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia