Economía

En Bolivia el negocio de la belleza crece y mueve sumas millonarias

Año que pasa el negocio de la belleza mueve sumas millonarias en Bolivia. En el último quinquenio (2009-2013) la importación de cosméticos y perfumería creció en 86%. El año pasado las compras sumaron $us 138 millones, una de las más altas.

Infografía de La Razón

Infografía de La Razón

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Lazcano/Marilyn Choque / La Paz

00:00 / 24 de agosto de 2014

Año que pasa el negocio de la belleza mueve sumas millonarias en Bolivia. En el último quinquenio (2009-2013) la importación de cosméticos y perfumería creció en 86%. El año pasado las compras sumaron $us 138 millones, una de las más altas.

Para las importadoras de estos productos, el mercado boliviano es atractivo porque hubo un incremento de la clase media, que vio crecer su poder adquisitivo en los últimos años. Un experto dice que las causas son atribuibles a la estabilidad económica del país.

Como muestra de este crecimiento, un estudio realizado el año pasado por el Consejo de Asociaciones de la Industria de Cosméticos  Latinoamericana (Casic) daba cuenta de que Bolivia ocupa el puesto 13 en el mercado de cosméticos en Latinoamérica. De acuerdo con el informe, cada habitante en el país tiene un consumo de $us 32,2 al año.

Las cifras sobre la importación de estos productos son elocuentes. En 2009 se importó por un valor de $us 74,3 millones y en 2013 las compras subieron hasta los $us 138,2 millones. En ese periodo el alza fue del 86%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y procesados por el privado Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

La información da cuenta de que el año pasado Bolivia importó más productos de belleza de Perú, Argentina, México y Colombia. En total se importaron 37 variedades de productos de tocador para hombres y mujeres de 51 países.

Según el informe del IBCE, entre los principales productos que se importaron en los últimos cinco años figuran perfumes y aguas de tocador. En 2009 las empresas dedicadas a este rubro compraron por un valor de $us 14 millones y el año pasado esa cifra subió hasta los $us 29,2 millones.

En el caso de los champús, las compras llegaron a $us 10,8 millones en 2009 y, cuatro años más tarde, se duplicaron hasta alcanzar los $us 21,9 millones. El maquillaje importado se incrementó de $us 10,6 millones a $us 19,4 millones en dicho periodo de análisis.

De acuerdo con datos proporcionados a La Razón por la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), en 2009 existían 155 importadoras de estos productos en el país. En la gestión 2010 subieron a 156, en 2011 se redujeron a 149 y el año pasado se incrementó a 163 firmas que comercializan cosméticos y/o productos de perfumería.Para el analista económico Jimmy Osorio López, el crecimiento de las importaciones de cosméticos se debe a tres factores: al aumento de la demanda interna, a la estabilidad de la economía boliviana y a la reducción del poder adquisitivo del país de origen de donde son traídos los productos.

Hombres invierten hasta $us 150 cada 2 meses

No solo las mujeres se preocupan por su imagen. En los últimos años esa tendencia se volcó ahora hacia los hombres, quienes con más frecuencia gastan en perfumería, cremas antiedad, desodorantes y otros artículos para el arreglo personal. Es lo que se ha venido a llamar los metrosexuales.

Un metrosexual es un hombre que siente una gran preocupación por su imagen y se caracteriza por gastar en cosméticos y ropa bastante más que la media. El término es de aparición reciente. Fue inventado en 1994 por Mark Simpson, usando las palabras “metro” de metrópoli y “sexual” de sexo.

Según la vendedora a detalle de cosméticos y/o perfumería, Irma Tinausa, el 60% de sus clientes son hombres de 20 a 25 años, los cuales se fijan en la calidad y el precio de los productos. En cambio, indica, los adultos buscan con mayor frecuencia colonias y cremas antiedad.

Carolina Pérez, al igual que Tinausa, explica que son los hombres los compradores “más fieles, porque cada trimestre siempre adquieren cremas de afeitar, colonias, perfumes y pagan puntual”.

El responsable de relaciones públicas y marketing de la importadora de perfumes Saint Honoré, Fernando Kushner, afirma que un hombre invierte cada dos meses hasta $us 150 en la compra de fragancias, gel de baño, desodorante, y cremas hidratantes y de afeitar.

La ANB realiza operativos para comisar cosméticos

En lo que va del año, la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) realizó 34 operativos en las fronteras del país para decomisar cosméticos y/o perfumería de dudosa procedencia. En el departamento de La Paz se hicieron 15 operaciones de supervisión, en Pando 11, en Potosí cinco y en Tarija tres, según información de la administración aduanera.

Incautaron 144 cajas de perfume y loción este año

De acuerdo con información de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), en el departamento de Oruro se decomisó en el primer semestre de este año una caja de perfume, en  Pando 132, en Santa Cruz 9 y en Tarija 2 cajas. En los operativos realizados por la ANB también se encontraron  seis cajas de tinte para cabellos de dudosa procedencia.

La CAN regula venta de cosméticos y perfumería

Según Érika Toledo, jefa de la Unidad de Medicamentos (Unimed), dependiente del Ministerio de Salud, existen 160 importadoras autorizadas para traer del exterior productos cosméticos y/o perfumería. Indica que la comercialización de estos productos está regulada por las Decisiones 516 y 705 de la Comunidad Andina (CAN).

Uso de ingredientes para cosméticos está normado

El artículo 3 de la Decisión 516 de la CAN dice que los ingredientes que pueden incorporarse o no a los cosméticos son los recomendados por la Food & Drug Administration (FDA) y Personal Care Products Council (PCPC) de los Estados Unidos, la European Cosmetic Toiletry and Perfumery Association (COLIPA) y las Directivas de la Unión Europea.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia