Economía

Aerosur dejó carcasas de 14 aviones y millones en deudas

El gerente de Sabsa, Milton Claros, dijo que Humberto Roca, el expresidente de esa empresa, se llevó "hasta el último tornillo" antes de dejar el país. Desde EEUU, Roca respondió que dejó los aviones "con todo".

Valle. Cuatro naves de AeroSur en Cochabamba están desmanteladas.

Valle. Cuatro naves de AeroSur en Cochabamba están desmanteladas. Foto: Fernando Cartagena

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

10:15 / 17 de junio de 2019

Quedan 14 armazones de aviones sin motores, puertas, llantas y asientos de AeroSur. Hay dos versiones sobre el desmantelamiento, mientras la deuda a impuestos pasa los Bs 8.296 millones y SABSA busca cobrar Bs 3,5 millones por el parqueo.

Tras la quiebra financiera de la aerolínea AeroSur en 2012 por deudas millonarias con el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), ocho naves quedaron estacionadas en el aeropuerto Jorge Wilstermann, de Cochabamba y seis en Viru Viru, Santa Cruz, según el informe oficial de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), aunque de acuerdo con Humberto Roca, expresidente de esa empresa y que ahora radica en Miami, Estados Unidos, “eran más aviones”. A Roca, el Estado le anotó preventivamente hace siete años 538 bienes inmuebles y 63 vehículos, en el marco de un proceso judicial por enriquecimiento ilícito.  

Los 14 aparatos también fueron anotados preventivamente. Pero, ¿cuál es el estado de ellos? El gerente de los Servicios de Aeropuertos de Bolivia (Sabsa), Milton Claros, respondió la inquietud de La Razón y dijo que los aviones “no tienen las turbinas, solamente están las carcasas de las aeronaves; por el tiempo, están deteriorados totalmente”.

Sabsa se encarga de la administración de los aeropuertos.

Hace años se denunció que indigentes moraban en algunas de esas naves en Cochabamba. Claros ratificó que controlan todo el perímetro de las terminales, pero admitió que “de repente algún antisocial ingresó de manera temporal a la nave, pero después que vivan ahí no es así”.

En Viru Viru hay otro grupo de aviones abandonados.

Consultado sobre qué pasó con las turbinas, motores y otros accesorios de las naves en ambas terminales, Claros apuntó a Roca. “Antes de abandonar el país, Roca se encargó de llevarse hasta el último tornillo que servía de las naves y prácticamente nos dejó carcasas, la parte operativa: motores y otros, no existían”.

Nathaly Salazar, una de los 1.500 extrabajadores de la quebrada línea que ahora no pueden cobrar sueldos y beneficios sociales, apoya esta versión. “Se quedaron (la familia Roca) con muchas cosas en bodega y, sin que nosotros sepamos, él (Roca) lo ha vendido todo, vendió incluso terrenos desde allá (Miami, donde radica)”.

Desde Estados Unidos, el aludido rechazó las acusaciones. “¿Eso es chiste? Cómo me voy a llevar (partes de aviones), hay que preguntarles quién se robó todas esas cosas. Las naves tenían motores, instrumentos y llantas; tenían todo”, aseguró.

También dijo que las naves estaban operables. “Ahí hubo un saqueo y los responsables deberían ser los de SABSA porque es espacio de ellos. Yo no saqué nada”.

En 2013 hubo un intento, sin éxito, de inspección sobre el estado de las aeronaves.

Encuentre la información completa en la edición impresa de La Razón

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia