Economía

Combustibles pasan la frontera con Perú camuflados en sacos

Contrabando. En el lado peruano hay dispensadores de gasolina en plena vía pública

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña / Desaguadero

00:00 / 12 de enero de 2014

El contrabando de carburantes tiene carta de ciudadanía en Desaguadero. Camuflados en sacos, a vista y paciencia de guardias municipales y efectivos policiales, cada día centenares de bidones (de entre 10 y 20 litros) son trasladados al lado peruano.

Desaguadero es un conjunto urbano binacional ubicado en la naciente del río del mismo nombre entre Bolivia y Perú. En el lado boliviano, la población de Desaguadero se encuentra dentro de la jurisdicción de la provincia Ingavi, departamento de La Paz.

En el lado peruano, la localidad de Desaguadero es capital de la provincia Chucuito, en el departamento de Puno.

Ambos lados (boliviano y peruano) se encuentran unidos por el puente binacional tendido entre dos puestos fronterizos. Por su situación geográfica, es un activo centro de intercambio comercial legal, aunque el contrabando es notorio durante las 24 horas del día.Recorrido. A una cuadra de la plaza principal de Desaguadero, en Bolivia, una pequeña caseta de control con guardias de la Alcaldía dan paso a las personas que transportan diversos productos nacionales al lado peruano. Este paso no está habilitado para el comercio entre ambas naciones.

No obstante esta irregularidad, los gendarmes municipales cobran Bs 1 por litro de gasolina o diésel para autorizar su salida, según reveló a La Razón una alta autoridad del sector energético.

Este medio constató in situ la versión del funcionario gubernamental. Es más, también pudo comprobar que los policías reciben dinero para permitir el ingreso de los bidones con combustible.

Este diario se comunicó con el alcalde de Desaguadero, Lucio Flores, para consultarle sobre las irregularidades que se presentan en esa región, recibiendo como respuesta una negativa. “No tengo tiempo. Estoy reunido con mi equipo técnico y no puedo atenderla”, dijo y colgó el teléfono.

En Desaguadero, los triciclos de carga son uno de los principales instrumentos que se usan para el comercio ilegal. Los conductores de este transporte cobran 5 soles (unos Bs 13) por cada traslado de carga. Los coches realizan viajes permanentes durante todo el día cruzando la frontera boliviano-peruana ya sea llevando pasajeros (por 3 soles o Bs 7) o mercadería.

Con mucho esfuerzo, los contrabandistas se dan modos para evadir el control y “sacar” o “introducir” ilegalmente mercadería por el paso improvisado por el río Desaguadero, que marca la frontera entre Bolivia y Perú. Fuentes oficiales indican que estas aguas binacionales son el principal camino para el comercio ilegal de carburantes.

En pequeñas barcazas de madera, que son ubicadas a orillas de este río, los contrabandistas transportan productos a ambos lados de la frontera por unos cuantos pesos (dependiendo del producto).

El comercio de productos bolivianos como los carburantes, Gas Licuado de Petróleo (GLP) y azúcar, entre otros, son trasladados al vecino país, así lo pudo corroborar La Razón en un recorrido que hizo por la zona.

Ya en territorio peruano, estos productos se expenden en toda la población. En el caso de los carburantes (gasolina y diésel), éstos son trasladados a la avenida principal de la población de Desaguadero. La avenida Panamericana, que se conecta con la carretera que va hacia Puno, es el centro de abasto de combustibles. A lo largo de la vía se pueden ver comercios que venden carburantes en bidones y turriles. Incluso hay dispensadores de gasolina y diésel instalados en plena vía pública o en domicilios particulares, según constató La Razón.

Actualmente, el precio de la gasolina especial en el país es de Bs 3,74 por litro, mientras que en Perú llega hasta 3,50 soles (Bs 9,11). En el caso del diésel, el litro de este carburante se comercializa en Bolivia en Bs 3,72. En el vecino país su costo sube hasta 3,64 soles (Bs 9,47).VENTA. En el recorrido realizado por estos centros de comercio de combustibles en Desaguadero, se verificó que el litro de gasolina o diésel se vende de Bs 7 a 15. Estos precios varían por tienda y cliente.

Un dato que llama la atención  es que entre El Alto y Desaguadero existen al menos 15 surtidores de Gas Natural Vehicular (GNV), gasolina especial y diésel. Pero en Perú, desde Desaguadero hasta Puno (145 kilómetros de distancia), apenas hay un surtidor; por lo tanto, todos los vehículos usan el carburante boliviano.

El director de Operaciones de Interdicción de Hidrocarburos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Jaime Cuéllar, aseguró a este medio que, “sin ánimo de especular, se puede decir que (los combustibles comercializados en el Perú) son bolivianos”.

Durante la gestión 2013, el combustible decomisado que iba con destino para el contrabando u otros fines (narcotráfico, explotación ilegal de oro, tala de árboles, entre otros) llega a 2,7 millones de litros. El valor de los carburantes asciende a Bs 10,2 millones.

Alimentos ingresan sin registro sanitario

Los alimentos son el “dulce” para los contrabandistas en la frontera con Perú. Todos los productos que ingresan ilegalmente a Bolivia no cuentan con registro sanitario que garantice el tipo de mercadería a comercializar.

Burlando todos los mecanismos de control de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), diariamente centenares de triciclos ingresan desde Perú hacia territorio boliviano llevando alimentos e insumos.

De este país ingresan ilegalmente a Bolivia grandes volúmenes de papa, sardinas, limón, cebolla y fruta (guinda, durazno, chirimoya y kiwi), según datos de la ANB.

En un recorrido por Desaguadero, en el lado peruano, La Razón constató el ingreso de varias cantidades de cebolla y papa de Perú.Grandes camiones llegan al Desaguadero peruano llevando ingentes cantidades de ambos productos. Con la ayuda de cargadores, los productos son divididos en los triciclos para ser transportados en pequeñas cantidades al país.SANIDAD. Todos los alimentos que llegan de contrabando de Perú son comercializados sin control municipal. El Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) tampoco realiza control alguno, por lo que existe el riesgo de que la gente consuma productos contaminados, en mal estado u otros.

Bolivia vende legalmente a Perú más de 310 productos, entre los que destacan las oleaginosas, maní, fibras de madera, hilados de algodón, alcohol etílico, leche en polvo, torta de girasol, minerales,  entre otros, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). De contrabando salen el azúcar, combustibles y garrafas de Gas Licuado de Petróleo (GLP). Mientras en la población boliviana de Desaguadero el carburante es comercializado a Bs 25, en el lado peruano son ofrecidas entre 29 y 35 soles (unos Bs 73 a Bs 89), según pudo constatar este medio.

ANH halla combustibles en casas de Desaguadero

La reguladora intensifica operativos de control de carburantes en fronteras

En un operativo realizado hace dos semanas en Desaguadero, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) halló ingentes cantidades de diésel y gasolina en domicilios particulares de esa población fronteriza con Perú. “Hace dos semanas hicimos un operativo en la ciudad de Desaguadero con el grupo de operaciones de la ANH y pudimos encontrar diésel y gasolina que tenían un destino, el contrabando hacia el Perú”, informó a La Razón el director de Operaciones de Interdicción de Hidrocarburos de la entidad reguladora, Jaime Cuéllar.

Dijo que en la actualidad este caso se encuentra en proceso de investigación, pero que existen al menos cuatro viviendas donde se encontró los carburantes.

La ANH conformó, a través de una resolución administrativa interna, la Dirección de Operaciones de Interdicción de Hidrocarburos, que tendrá a su cargo a un grupo operativo de efectivos compuesto por miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana y destinado a ejecutar acciones contra el desvío de combustibles en cualquier punto del territorio nacional.

Cuéllar reveló que en esa región existen “grandes grupos familiares” dedicados al contrabando hormiga de carburantes. “Hay muchas personas implicadas en este caso. Esta es una frontera muy peligrosa en el tema de contrabando de carburantes. Es un sangrado muy fuerte para la economía boliviana”.

En 2013, la subvención al diésel, gasolina y GLP estaba calculada en $us 1.066 millones. En 2012 fue de 981 millones y en 2011 el Presupuesto General del Estado (PGE) destinó $us 666 millones para esa partida. Para 2014,  la subvención se reducirá a $us 900 millones gracias a la extracción de licuables.

Cuéllar indicó que la ANH combatirá el contrabando y almacenamiento ilegal de combustibles, que son delitos que tienen conexión con el narcotráfico, la explotación ilegal de madera y el oro. “Son una serie de delitos que tienen su origen en el desvío de combustible. El destino del mismo se desconoce”, precisó.

Asimismo, explicó que las intervenciones que realiza la ANH están compuestas por tres fases operacionales: preoperacional, donde se hacen los trabajos de inteligencia; operacional, donde se emiten órdenes de allanamiento a través del Ministerio Público y el Fiscal de Frontera.

La última fase, denominada postoperacional, es para atrapar a criminales que se dedican al contrabando de combustible. “Significa bastante ingreso económico para esos grupos de personas”, sostuvo Cuéllar.

La droga es sacada del país en los carburantes

El narcotráfico utiliza nuevas técnicas para sacar droga del país sin que la misma sea detectada por las autoridades. Ya sea droga líquida o cápsulas de cocaína, éstas son camufladas en los envases donde se transporta carburantes, según información de altas fuentes del Gobierno.

Una de ellas contó que los canes que son entrenados para detectar los estupefacientes no pueden olfatear la droga que es transportada en bidones con carburantes. “Su fuerte olor bloquea el de la cocaína”, sostuvo y añadió que la droga es puesta en preservativos, metidos en los galones de combustible para posteriormente ser sacados del país.

La cocaína líquida debe ser extraída con los más sofisticados reactivos. En este caso tiene mayor complejidad la identificación. Los principales puntos de incautación fueron las fronteras de Urupaya, Desaguadero, Patamanta, San Ignacio, Puerto Suárez, entre otros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia