Economía

Guillermo Achá : YPFB y petroleras privadas invertirán $us 2.500 MM en 2016

‘Pese al contexto de precios, las empresas mantendrán el nivel de inversión’

La Paz. El presidente ejecutivo de YPFB durante la entrevista concedida a La Razón en su despacho.

La Paz. El presidente ejecutivo de YPFB durante la entrevista concedida a La Razón en su despacho. José Lavayén.

La Razón (Edición Impresa) / Claudia Villca / La Paz

01:54 / 15 de noviembre de 2015

El presidente ejecutivo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) conversó con La Razón sobre las inversiones ejecutadas este año y las previstas para 2016. También se refirió   a los proyectos más importantes de la empresa y destacó que se tiene el objetivo de incrementar las reservas de gas natural, condensado y petróleo en 11 TCF hasta 2025. El 60% de la inversión prevista para el próximo año está destinada a exploración y explotación.

— ¿Cuánto de las inversiones programadas por YPFB se han ejecutado hasta la fecha?

— Estamos planificando las inversiones para los próximos 10 años, ésa es la planificación que estamos haciendo. Este año hemos tenido inversiones programadas, en promedio, entre $us 2.400 millones y $us 2.500 millones, lo que pretendemos es que al próximo año se mantenga esta cifra, queremos seguir dando este dinamismo al sector de hidrocarburos a través del cumplimiento de las inversiones.

Para los próximos 10 años tenemos una cifra muy importante, prácticamente son $us 27.800 millones que se van a tener entre las gestiones 2016 hasta la gestión 2025, este es nuestro plan estratégico corporativo que tenemos como YPFB Corporación.

Lo importante de estas inversiones es que prácticamente más de un 55% está destinado a lo que es la exploración y explotación. Es decir, estamos tratando de garantizar que nuestras reservas también se incrementen hasta la gestión 2025. De igual forma, una inversión importante, en promedio un 25% de este monto, está destinada a lo que es la industrialización y tenemos la obligación de invertir en todas las actividades de la cadena, y así lo haremos con el saldo que está orientado a todo lo que es redes de gas, transporte, refinación y almacenaje.

— ¿Eso quiere decir que la cifra de inversión en 2016 será similar a la de esta gestión?

— Lo que queremos garantizar es que a pesar del contexto de precios tomemos este escenario como una oportunidad y sigamos garantizando las inversiones. Nuestro presupuesto está en el orden de los $us 2.400 a 2.500 millones para 2016, de igual forma que fue este año.

— ¿Este año se cumplió con la ejecución prevista?

— Prácticamente nosotros como YPFB Corporación estamos por encima de un 80% de cumplimiento, lo que pretendemos es llegar por encima del 90% hasta diciembre, estamos haciendo fuertes inversiones en lo que son compra de taladros, estamos invirtiendo en ampliar todo lo que son las redes de gas, estamos invirtiendo principalmente hoy, como casa matriz, en exploración.

Este año es importante para YPFB porque la compañía recupera su calidad y cualidad de explorador, prácticamente son tres equipos los que están ya en propiedad de nuestra empresa. Son tres equipos que tenemos, cuatro que estamos comprando, en total son siete equipos de perforación que ya tendremos y eso nos está permitiendo además planificar más proyectos de exploración a cargo de YPFB.

— ¿En 2016 en qué áreas se va a ejecutar la inversión?

— El Plan de Inversiones 2016 específicamente y principalmente es para todo lo que es exploración y explotación. Pensar a futuro es pensar en exploración y eso es algo que estamos cumpliendo, vamos a mantener un promedio de un 60% de esa inversión abocado a todo lo que va a ser exploración y explotación, y un monto muy importante también destinado a  industrialización.

— ¿A cuánto alcanzan las inversiones ejecutadas por las empresas privadas en 2015 y cuál es la previsión para 2016?

— Las empresas privadas están invirtiendo, en promedio, en todo lo que es el sector, de $us 500 a 800 millones. El próximo año, de igual forma, queremos mantener esa cifra de inversión, les estamos dando las condiciones para que así sea, tenemos mucho interés de las compañías privadas para poder cumplir este objetivo. Nosotros tenemos un plan de exploración que es un plan agresivo, son 86 proyectos en 63 áreas, este plan tiene que ejecutarse en un corto plazo y las empresas privadas han podido acompañar el desarrollo de este plan, ya que muchas de las 63 áreas inclusive ya están asignadas a las firmas operadoras que continuarán con la inversión dentro de Bolivia.

— ¿Cuáles son los proyectos más importantes?

— Nosotros tenemos las plantas de industrialización, la planta de urea y amoniaco, que inicia operaciones el próximo año en julio. Hemos terminado este año con la ingeniería conceptual de la planta de polipropileno, el presidente (Evo Morales) anunciará cuándo saldremos a la licitación de la ingeniería básica y la construcción de esta planta. Prácticamente esos son los proyectos más importantes que tenemos y que permitirán a Bolivia ser un exportador de urea y entrar a una generación de plásticos ya producidos dentro de nuestro país.

— ¿Qué empresa privada invertirá más y en qué áreas?

— Pienso que la empresa que más está invirtiendo y que tiene la responsabilidad de hacerlo es YPFB. La inversión que te menciono de estos $us 2.400 millones a 2.500 millones para 2016, en un 65%, está siendo soportada por YPFB. En todo lo que es el sector de las empresas de servicios, la que está haciendo fuertes inversiones es la compañía Repsol, principalmente con el desarrollo de dos nuevas áreas. También Total, que está con el desarrollo de la ampliación de lo que es el campo Ipati-Aquio, una primera fase que entrega el próximo año, una segunda fase que entrega hasta la gestión 2019 que ya debe comenzar inversiones el próximo año. Está también Petrobras, que además de las inversiones que desarrolla actualmente, también comenzará inversiones en tres nuevas áreas.

Prácticamente todas las compañías que hoy están desarrollando actividades, también como BG (British Gas) que el 15 de diciembre comienza una sísmica 2D en el área de Huacareta, van a continuar con todas las inversiones, lo que va a permitir que sigamos garantizando un incremento de producción y reservas de gas.

— ¿En qué proporción se incrementarán las reservas?   

— La última certificación de reservas que tenemos es de la gestión 2013, que era una reserva de 10,45 TCF (trillones de pies cúbicos).  Estos dos últimos años nosotros con certeza podemos decir que hemos encontrado 2 TCF a partir de proyectos importantes que son el Margarita 8, con las nuevas arenas de Santa Rosa e Icla. Tenemos el Margarita 7, con la arena H3 que hoy, inclusive, puede aportar una mayor cantidad de reservas, de acuerdo con el estudio preliminar que tenemos. También tenemos importantes descubrimientos que hicimos como YPFB con El Dorado, como YPFB Chaco, Río Grande con YPFB Andina, los mismos que permitieron que repongamos en estos dos últimos años el consumo de las reservas. El consumo anual es más o menos 0,8 TCF, estaríamos diciendo que además de haber repuesto estas reservas, hemos incrementado las últimas reservas certificadas de la gestión 2013.

— ¿Qué se pretende a futuro?

— Hasta 2020 queremos certificar 7 TCF adicionales y hasta 2025, 4 TCF adicionales, haciendo un total en los próximos 10 años, en un escenario pesimista, de 11 TCF, que pueden llegar a ser, inclusive, hasta 16 o 17 TCF. Si hacemos un cálculo prácticamente el consumo en los próximos años será 8 TCF, pero el incremento va a ser mayor, será de 11 a 16 TCF; entonces, lo que vamos a hacer es reponer el consumo y además aumentar las reservas, ése es el objetivo.

El Plan de Exploración que tenemos tiene objetivos que vemos con muy buenos ojos porque prácticamente estamos hablando de una certidumbre en torno al riesgo exploratorio accesible y aceptable, ya que el potencial que tiene Bolivia es de 60 TCF en el ámbito nacional y hoy la exploración solo está abocada a poder descubrir hasta la gestión 2025 un potencial de 30 TCF. Sobre este potencial de 30 TCF está este volumen incremental que señalo. — ¿Con la futura Ley de Incentivos las empresas petroleras reajustarán sus montos de inversión para el próximo año?

— En la Ley de Promoción para la Inversión en Exploración y Explotación Hidrocarburífera hay que considerar todo el contexto actual que se tiene con los precios de los hidrocarburos y esto no es algo que solo pase en Bolivia, porque es un contexto mundial donde los precios cayeron de forma rotunda y han hecho que muchos proyectos exploratorios en diferentes países hoy no sean atractivos.Como Estado, como YPFB y Ministerio de Hidrocarburos deberíamos plantear un escenario que permita que estos proyectos puedan seguir siendo garantizados tanto por YPFB como por las operadoras, ése es el objetivo principal de la Ley de Promoción.

La Ley de Promoción orienta un incentivo a las actividades de exploración y explotación, un incentivo que está orientado al incremento de producción de todo lo que es petróleo y condensado, y también al aumento de producción de condensado en proyectos exploratorios, eso permitirá que los proyectos que tenemos en exploración y explotación no queden estancados pese al contexto de precios.

Entonces, estamos planificando y garantizando que todos los proyectos, que todas las empresas sigan trabajando en proyectos que serán efectivos el próximo año, porque se está dando las condiciones para que sea así. Las empresas mantendrán el nivel de inversión, pese al contexto de precios y gracias a esta política de apoyar las actividades de exploración y explotación a través de la Ley de Promoción. Lo que se va a hacer es que se garantice el mismo nivel de inversión que se ha tenido en los últimos años, a pesar del contexto de precios.

— ¿Cuáles son las nuevas empresas petroleras interesadas en invertir en Bolivia?

— Son compañías en distintas actividades de la cadena que manifestaron su interés y que hoy ya las tenemos participando en la Feria YPFB Compra. Son empresas dedicadas a redes de gas, transporte, (que) ofrecieron tecnología para la ingeniería de las nuevas plantas, son compañías constructoras y empresas operadoras que quieren mantener el nivel de inversión que se tiene y que en esta gira que hizo el Presidente manifestaron con certidumbre que continuarán con los proyectos que están desarrollando en Bolivia gracias a las condiciones que estamos estableciendo.

— ¿Cuántas y de dónde son?

— En todo lo que fue la reunión en Nueva York nos reunimos con más de 18 compañías, las reconocidas en el ámbito mundial, empresas  japonesas, mexicanas, colombianas, que manifestaron su interés.  En la gira en Europa nuestro Mandatario (Evo Morales) se reunió con Total y con British Gas (BG) que ratificaron las inversiones que están realizando en Bolivia.

Total confirmó que el próximo año entrará la primera fase del campo Ipati-Aquio (área de Incahuasi) que permitirá incrementar el volumen de producción en 6,7 millones de metros cúbicos día y lo que comprometió es el inicio de la segunda fase, que permitirá que hasta 2019 tengamos un similar volumen adicional como el que entregará el próximo año. En enero de 2019 el aporte de producción de este campo será de 6,7 millones de metros cúbicos día de gas, como en la primera fase.

BG confirmó que el 15 de diciembre comienza con las actividades de la sísmica 2D en el campo Huacareta, el que permitirá que se incrementen nuestras reservas en un más largo plazo, puede tener también un aumento de producción. Prácticamente el presidente Morales en su reunión garantizó que se concreten el inicio de estas inversiones para el incremento de la producción.

— ¿Cuáles son las actividades previstas en áreas protegidas?

— Hay que tomar conciencia realmente del área en el que estamos desarrollando actividades. En el Plan de Exploración que tenemos estamos tomando prácticamente siete áreas protegidas donde desarrollaremos las actividades, es menos de un 20% de la superficie total de las áreas protegidas del país, pero de este 20%, solo desarrollaremos actividades en un 0,04% de cada área.

Este porcentaje obedece a todo lo que son trabajos de camino y planchada para el pozo exploratorio, y una vez terminadas las actividades previstas, realizaremos la remediación absoluta de todo lo que se haya desarrollado en esa superficie.

El impacto no es como dijeron que se afectará el 100% de la superficie, es totalmente falso. De cada área solo será el 0,04%. Prácticamente en la actualidad estamos con el trámite de licencias, hoy no estamos con la actividad exploratoria, estamos en el proceso de hacer un análisis preliminar del potencial de esas áreas protegidas, luego analizaremos los datos y pasaremos, si todo es positivo, a desarrollar el pozo.

— ¿Se continuará importando gasolina y diésel oil?  

— Algo muy importante que destacar es que éramos un país importador de GLP (gas licuado de petróleo), gasolina y diésel.Desde la gestión 2013 el GLP ya no fue un producto necesario de importar, al contrario, se generaron exportaciones del mismo. En el caso del diésel, hicimos el cambio en 2014 con el ingreso de la planta 12.500 en Cochabamba, la que empezó a aportar 20 millones de litros adicionales, esto permitió que se cambie la balanza comercial; si antes necesitábamos 60% de importación, hoy precisamos solamente el 40%.

El diésel sí es un trabajo más a largo plazo, pero tenemos muchas esperanzas de que se pueda reducir principalmente con los descubrimientos que hemos tenido como es el caso del pozo Boquerón, que permitió triplicar nuestras reservas de crudo, y cuando se empiece a desarrollar este campo habrá producción de diésel en el ámbito nacional.  

En el caso de la gasolina, hasta el primer trimestre del próximo año ingresan dos importantes proyectos, una unidad de isomerización en Santa Cruz y una unidad de reformación catalítica en Cochabamba, estas unidades permitirán que el 25% que importábamos de gasolina se reduzca casi a menos de un 10% de la demanda total del país.

Nosotros podríamos tener la capacidad con esas plantas de poder abastecer el total de la demanda, pero este pequeño volumen aún se seguirá importando porque nuestras refinerías tienen previsto trabajos de mantenimiento e ingreso de nuevas unidades que hace que tengan paros programados, por lo que tenemos que suplir con volúmenes de importación. Hoy podemos decir que tenemos la capacidad para atender la demanda de gasolina en un 100%, pero por una programación operativa habrá una importación de menos de un 10%.

En adelante veremos el avance en la ampliación de nuestras refinerías, los programas de mantenimiento, y esperamos poder ajustar en un equilibrio la producción nacional con la demanda de gasolina para reducir las compras. Dentro de nuestra planificación tenemos previsto reducir los volúmenes de importación de estos combustibles.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia