Economía

Nicola Pontara: Bolivia podrá afrontar la crisis internacional el próximo año

La nueva estrategia beneficiará a más  de 4,5 millones de bolivianos

Explicación. El representante residente del Banco Mundial en Bolivia, Nicola Pontara, habló con La Razón en su despacho sobre el nuevo Marco de Alianza 2016-2020 con el país.

Explicación. El representante residente del Banco Mundial en Bolivia, Nicola Pontara, habló con La Razón en su despacho sobre el nuevo Marco de Alianza 2016-2020 con el país. Wara Vargas.

La Razón (Edición Impresa) / Willy Chipana / La Paz

00:01 / 20 de diciembre de 2015

El representante residente del Banco Mundial en Bolivia habló del nuevo Marco de Alianza 2016-2020 con el país, que contempla un apoyo financiero de $us 2.000 millones que beneficiará a 4,5 millones de bolivianos con diversos proyectos, la mayoría viales. La mayor parte de estos recursos son créditos BIRF, cuya tasa de interés en promedio es del 2% y a un plazo de 20 años. Los créditos concesionales son a una tasa de interés menor al 2% y hasta 40 años plazo.

— ¿En qué consiste la nueva Alianza Estratégica del Banco Mundial con Bolivia?

— El grupo del Banco Mundial es un socio comprometido con los objetivos del país y la manera de articular su programa en los países es a través de este marco de alianzas que normalmente son de cinco años. En nuestro caso, el Marco de Alianza con Bolivia es de 2016 a 2020. La estrategia del Banco Mundial para estos cinco años se enfoca en dos pilares. El primero, es la promoción del crecimiento de base ancha e inclusivo; el segundo, es el apoyo a la sostenibilidad ambiental y fiscal, a la resiliencia al cambio climático y a los choques económicos. Bajo estos dos pilares se articulan una serie de objetivos. Esta estrategia beneficiará a más de 4,5 millones de bolivianos, (que) en su mayoría (son) de escasos recursos, que se beneficiarán de manera directa e indirecta. Por ejemplo, 3,8 millones de personas se favorecerán con la mejora en infraestructura vial. El objetivo es reducir los costos de transporte y el tiempo de tránsito por carreteras en los departamentos de Santa Cruz, Beni y La Paz. Entonces 3,8 millones se beneficiarán de este tipo de intervenciones en infraestructura vial y 700.000, de los programas de agricultura, desarrollo rural y servicios básicos que son energía eléctrica, agua, saneamiento e inserción laboral de jóvenes.

— ¿Entre 2016 y 2020 a cuánto alcanza el apoyo económico del Banco Mundial a Bolivia y a qué sectores abarcará?

— Para apoyar la Agenda (2025), que está incluida en el nuevo marco de la Alianza, hemos insertado en la estrategia un monto de apoyo de hasta 2.000 millones (de dólares) para los próximos cinco años (2016-2020). En términos de dónde estará enfocada la cartera del Banco, se centra en el sector de transporte (que) es el 34% de los compromisos en este momento, en el cambio climático y gestión de desastres, 25%; desarrollo rural y agricultura, 19%. Pero tenemos otros sectores que apoyamos y que incluye la capacidad de estadística, energía, desarrollo urbano, empleo, protección social y salud.

— ¿Los créditos a los que accederá Bolivia serán concesionales o comerciales?

— Bolivia está viviendo una evolución y transición de recursos  concesionales a recursos que son menos concesionales, pero todavía no comerciales, o sea, todavía más baratos que los préstamos comerciales que existen en el mercado. Entonces, Bolivia pasa de beneficiarse de recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) que beneficia sobre todo a países pobres y (está) entrando a la ventanilla de recursos  disponibles del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). Bolivia (transita) de AIF a BIRF gracias al buen manejo económico en los últimos años, el ingreso promedio per cápita, (que) pasó el umbral de los 1.215 dólares, que es el límite que garantiza bajo el cual los países reciben créditos concesionales. O sea, el ingreso per cápita (de cada boliviano) es mucho más que eso.

— ¿Los créditos que concederá el Banco Mundial a Bolivia a cuántos años plazo serán y cuál es la tasa de interés?

— De esos 2.000 millones (de dólares), la mayoría van a ser recursos BIRF porque (el país está) saliendo de la AIF. Como parte de esos recursos continúan siendo AIF, los préstamos son hasta 40 años (plazo), con cinco años de gracia y a una tasa de interés que es menos del 2%; algunos de estos recursos AIF son también donaciones. Ahora con (préstamos) BIRF tenemos un plazo promedio de 20 años y la tasa de interés (...) es de al menos 2%.

— ¿Cuáles son las condiciones que debe cumplir Bolivia para acceder a estos recursos?

— No hay condiciones, el Banco está acá para ayudar a Bolivia y apoyar los objetivos del país, entonces no existen condiciones específicas para acceder a este tipo de créditos porque la mayoría de los préstamos del Banco Mundial son créditos que se otorgan a través de proyectos de inversión en varios sectores.

— Bolivia tiene la posibilidad de acceder a recursos adicionales a los que se presupuestaron para el periodo 2016-2020. ¿De qué depende?

— Una de las características de pasar de los recursos AIF, que son concesionales, a BIRF, que son recursos menos concesionales, es que una de las ventajas que los países tienen es que en la ventanilla de recursos concesionales los montos son cerrados (y) en la ventanilla de recursos menos concesionales de países de ingresos medios como Bolivia, los montos de asistencia son mucho más grandes. Entonces sí, la respuesta es que (Bolivia) podría acceder a fondos adicionales (por) encima de los 2.000 millones de dólares, pero eso depende de (varios) factores. Primero, que el Banco tenga disponibilidad porque los recursos no son infinitos; segundo, depende del desempeño de la economía de Bolivia; tercero, depende del desempeño de la cartera que tenemos ahora en Bolivia; y cuarto, existen varios países que se pelean para este tipo de recursos. Hay un número de factores que son importantes para acceder a recursos adicionales por encima de los 2.000 millones de dólares, (pero) todos serían créditos BIRF.

— ¿Cómo realiza el Banco Mundial el seguimiento a los recursos que otorga a Bolivia?

— Estamos atentos al manejo de los recursos dentro de nuestros proyectos. Hay también una vigilancia cercana sobre la ejecución de los proyectos y la utilización de los recursos. Por ejemplo, si descubrimos que existen malas prácticas tenemos varias opciones (como la) de cancelar un proyecto o de poner algunas firmas en listas negras. Existe también un proyecto interno de investigación, esto para decir que damos un seguimiento muy atento a cómo se ejecutan los proyectos en Bolivia. Además, cada proyecto tiene sus propios objetivos al que nosotros realizamos un monitoreo cada seis meses, entonces cada seis (meses) los proyectos son monitoreados y nos aseguramos de que los resultados estén siendo alcanzados. Cada proyecto del Banco Mundial tiene un componente de fortalecimiento de capacidades, o sea, en cada uno de los proyectos que tenemos no importa en qué sector (esté) hay siempre un componente de fortalecimiento de la capacidad institucional que ayuda a (...) la ejecución de los proyectos.

— ¿Bolivia tiene capacidad para seguir endeudándose de organismos multilaterales y bilaterales?

— La deuda de Bolivia en este momento es sostenible gracias al manejo prudente (de la economía) y a los ahorros fiscales en términos de reservas internacionales que el país ha logrado durante los últimos 10 años. Pero estamos entrando a un periodo un poco más difícil para todos los países, especialmente para los productores de materias primas. La recomendación clásica que se aplica también en Bolivia (es la) de mantener una estrategia de deuda prudente.

— ¿Cuáles son los objetivos que tiene el apoyo del Banco Mundial a Bolivia?

— El Banco Mundial tiene dos objetivos claros. El primero es poner fin a la pobreza extrema para 2030 en el mundo y el segundo, impulsar la prosperidad compartida del 40% más pobre de la población, esos son los objetivos globales del Banco Mundial que están muy bien alineados con los objetivos que tiene Bolivia en su Agenda Patriótica y en su Plan de Desarrollo Económico y Social que son también el vivir bien que coincide con los del Banco Mundial. Esta es la misión del Banco (que es la) de ayudar a los gobiernos con sus instrumentos de financiamiento, con sus conocimientos para reducir la pobreza y promover la prosperidad compartida, en este caso hay una coincidencia entre el programa del gobierno de Bolivia bajo sus planes del vivir bien y lo que el Banco Mundial quiere hacer.

— ¿Desde cuándo Bolivia dejará de acceder a créditos concesionales y solo podrá acceder a comerciales?

— Bolivia está saliendo de la ventanilla de créditos concesionales y está entrando a la ventanilla de créditos que no llamaría comerciales porque no lo son, los créditos comerciales son los préstamos que una persona puede encontrar en los bancos del mercado internacional. El Banco Mundial otorga créditos, cuyos términos son más concesionales de lo que uno puede encontrar en el mercado. Salir de AIF y entrar a BIRF no significa salir de créditos concesionales y pasar a comerciales, sino es pasar a créditos menos concesionales pero todavía más convenientes, más barato que los créditos comerciales.

— ¿Existe un retraso en el proceso de industrialización tanto de los recursos naturales como de los hidrocarburos?

— En los últimos años se ha invertido bastante en la producción y un poco menos en la exploración (de hidrocarburos), entonces uno de los desafíos de Bolivia es invertir más en exploración con recursos públicos porque son inversiones muy grandes (...) y atraer inversión privada es importante. La inversión en exploración en este momento, en lo que concierne al sector de hidrocarburos, es muy importante.

— ¿Bolivia podrá alcanzar en 2016 un crecimiento económico del orden del 5% y qué medidas se deben aplicar para llegar a dicha meta?

— Es difícil para nosotros decir si se puede alcanzar un determinado nivel de crecimiento en 2016, este resultado se lo puede analizar al final del año (...). Es importante destacar que Bolivia (ha tenido) los crecimientos más altos de América Latina y (en) este periodo, donde el contexto internacional está cambiando, Bolivia sigue teniendo (un) crecimiento más alto respecto a los países de América Latina; éste es un dato importante para subrayar.

— ¿Cómo observa el Banco Mundial el comportamiento de la economía del país?

— Se debe destacar que Bolivia ha tenido una década dorada donde ha logrado algunos resultados muy importantes; en primer lugar, la pobreza disminuyó del 60% en 2002 al 39% en 2014 y la extrema pobreza cayó del 37% en 2002 al 17% en 2014. (Con) eso superó a la mayoría de los países de América Latina en términos de progreso en la reducción de la pobreza y esto estuvo acompañado de una gran disminución en la desigualdad de ingresos. Cómo Bolivia ha podido lograr estos resultados, lo ha hecho a través de un manejo macroeconómico prudente porque Bolivia es uno de los países de la región que fortaleció sus amortiguadores económicos durante estos años de bonanza. Quiero recalcar que (el país) ha tenido un manejo macroeconómico prudente que le permitió alcanzar un crecimiento promedio del 4,9% en los últimos 10 años, otra característica de Bolivia es que ha acumulado un alto nivel de reservas internacionales y de ahorro fiscal. Si miramos atrás, en los últimos 10 años este manejo prudente de la macroeconomía, esta capacidad de ahorrar recursos es la demostración del manejo prudente y (…) el país ha logrado un resultado muy importante en la reducción de la pobreza y la desigualdad.

— ¿La Ley de Promoción para la Inversión en Exploración y Explotación Hidrocarburífera es una buena o mala medida para generar más recursos y aumentar las reservas de gas y petróleo en el país?

— Como todas las leyes es una buena ley si da incentivos a los inversores privados, sean bolivianos o extranjeros para invertir. Esas son las normas básicas de cada buena ley, pero no conozco los detalles de la normativa.

— ¿Bolivia podrá afrontar la crisis internacional del próximo año y cuáles son las sugerencias que puede hacer?

— Bolivia enfrenta esta nueva situación internacional con algunas ventajas respecto a otros países porque tiene unos amortiguadores económicos que han sido fortalecidos durante los años de bonanza económica y ha acumulado un alto nivel de reservas internacionales que representan en este momento casi el 42% del Producto Interno Bruto (...). Además, la reducción del precio del petróleo tiene un efecto un poco retardado y suavizado en la economía boliviana porque el precio del gas exportado a la Argentina y al Brasil se establece como un promedio móvil del valor de los derivados del crudo. Estos amortiguadores internos, externos y también fiscales le podrían permitir a Bolivia hacer frente a un contexto internacional menos favorable. Hemos hablado de que esos recursos no son infinitos y hemos concentrado la discusión en tres aspectos principales que Bolivia podría hacer para mantener el crecimiento elevado, a pesar de la crisis. Son los tres puntos que he mencionado antes. Primero, mejorar un poco la eficiencia del gasto público. Segundo, que el Gobierno se ha dado cuenta con este evento de que ha hecho en Nueva York (Estados Unidos), apoyado por el Banco Mundial, entre otros, donde el presidente (Evo) Morales ha ido junto a sus ministros para presentar las reformas (económicas) que Bolivia ha realizado para atraer la inversión privada. El tercero, es el de comenzar a diversificar la economía, a pesar del hecho, como hemos discutido antes, (de que) la inversión sobre todo en exploración de hidrocarburos continúa siendo importante.

Perfil

Nombre: Nicola Pontara

Profesión: Doctor en Economía de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres

Cargo: Representante del Banco Mundial en Bolivia

Amplia experiencia en el BM

Nicola Pontara se incorporó al Banco Mundial (BM) el año 2000 bajo el programa Joven Profesional. Desde entonces ha ocupado diversos cargos dentro del Grupo como en la Reducción de la Pobreza y Gestión Económica en las regiones de África y Medio Oriente. Su más reciente asignación fue como jefe de la oficina con sede en Juba, Sudán del Sur. Ahora el ejecutivo es representante de dicho organismo financiero internacional en Bolivia en reemplazo de su antecesor, Faris Hadad-Zervos. Antes de unirse al Banco Mundial, Pontara era miembro del Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI, Reino Unido), destacado ante el Ministerio de Planificación y Finanzas de Maputo, Mozambique (1998-2000).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia