Economía

KENNETH BELL: Hay una apuesta a la realización de políticas sectoriales

En esta entrevista, el embajador de la Unión Europea explica la modalidad de cooperación de apoyo presupuestario que es el marco del acuerdo firmado esta semana entre el bloque europeo, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, y la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo, para la dotación de servicios básicos en zonas periurbanas. Habla sobre la “apuesta a la capacidad de Bolivia de ejecutar” políticas sectoriales con responsabilidad.

Kenneth Bell, Jefe de la delagación de la delegación de la UE

Kenneth Bell, Jefe de la delagación de la delegación de la UE Foto: Pedro Laguna

La Razón / Carlos Orías B. / La Paz

01:14 / 01 de abril de 2012

— La Unión Europea y el Ministerio de Aguas firmaron esta semana un acuerdo sobre agua para zonas periurbanas...

— Si, se firmó. Este programa que es para agua y saneamiento básico en las áreas periurbanas de  Bolivia. Se hizo una donación de 20 millones de euros (Bs 200 millones) de parte europea, y Suecia ha complementado con 8 millones de euros (Bs 80 millones). En este programa estaremos ofreciendo apoyo presupuestario.

Pasando fondos directamente al Gobierno para que, en cumplimiento a las metas y resultados acordados, desembolsemos en un periodo de tres años los fondos de apoyo a su plan sectorial. Entre esas metas, hasta 2013 habrán 60 mil nuevas conexiones de agua potable en áreas periurbanas, además de 25 plantas de tratamiento y 50 EPSAS periurbanas.

Esperamos seguir a este apoyo sectorial con apoyo rural por 22 millones de euros durante 2013. — ¿Por qué se eligió el agua? — Tenemos acordado con el Gobierno un memorándum sobre ejes prioritarios de cooperación. Se escogieron estos niveles con el canciller y de ahí se eligió el agua. Toda la cuestión del manejo de cuencas, el impacto del cambio climático y áreas relacionadas al medio ambiente son prioridades de nuestra cooperación.

Para la modalidad de apoyo presupuestario, dependemos de desarrollar una buena política sectorial. De apoyar, en este caso con el Ministerio de Aguas, sus planes, sus adaptaciones y de-   sarrollos institucionales para que haya una buena base de apoyo.  —¿Cómo se llegó a esta nueva modalidad de cooperación  con el Estado y qué representa para la relación Bolivia-UE? — Proviene de una serie de acuerdos internacionales, entre países donantes y receptores de la cooperación. El más conocido es la Declaración de París, para encontrar modalidades de cooperación sostenibles y fáciles de manejar. Ha habido una dispersión, una tendencia a establecer proyectos con estructuras paralelas a las administraciones nacionales. Pero eso no da continuidad.

Se ha acordado a nivel internacional en un apoyo directo al Gobierno, los fondos quedan bajo control de la nación, según normas de instituciones nacionales.

Y se van desembolsando año a año según los resultados.

Es una apuesta de confianza y de responsabilidad para el Gobierno que tiene que manejar esto según los resultados. 

— ¿Cómo se hace el control? 

— Año a año revisamos los progresos. El Gobierno ofrece sus criterios y nosotros hacemos una valoración independiente. Tenemos una tasa de éxito bastante alta, no es 100% pero supera el 80% y permite los desembolsos. El control en términos financieros se realiza bajo el sistema nacional.

— ¿Esta modalidad de cooperación, con la entrega de fondos al Tesoro General de la Nación, representa un avance en materia de confianza?

— Es una apuesta a la capacidad de Bolivia de cumplir y ejecutar, en este caso, políticas sectoriales en el Plan Nacional de Saneamiento Básico.

Hacemos la apuesta de pasar al Ejecutivo la responsabilidad de ocuparse directamente de la ejecución. Ya no son nuestros proyectos sino es el Gobierno y sus instituciones quienes deben ejecutar el proyecto.

Se transparenta la responsabilidad. Ya no montamos esquemas paralelos de gestión, creemos que para la sostenibilidad de la cooperación hay que pasar la responsabilidad a los gobiernos que ellos ejecutan y realizan.

— ¿Cuáles son los plazos?

— Tres años, hasta 2014, para la ejecución de este programa. Cada año se hace la evaluación de las metas cumplidas para hacer el siguiente desembolso, proporcional al cumplimiento.

— ¿Se va a aplicar a otros programas este mismo esquema?

— También estamos en el sector de lucha contra el narcotráfico y en el sector productivo y de apoyo al empleo. Hemos firmado con el Ministerio de Hacienda un convenio de cooperación a la política sectorial, para mejorar el entorno financiero y fiscal para las pequeñas y medianas empresas, para formalizarlas, adaptar la legislación y lograr que su participación en la economía tenga efecto en el empleo.

En la lucha contra el narcotráfico, tenemos unos 26 millones de euros en ejecución para programas de desarrollo integral con la coca. Es un apoyo presupuestario en el que hemos transferido recursos presupuestarios para proyectos en los Yungas y el Chapare. Hemos tenido bastante éxito y estamos muy complacidos porque la contraparte, la contribución de municipios y asociaciones locales se ha excedido en mucho a lo programado. 

Ha sido un gran éxito a través del Fondo Nacional para el Desarrollo Alternativo y bajo diferentes oportunidades en desarrollo alternativo.

— La Unión Europea trabaja en la lucha contra el narcotráfico mediante el desarrollo productivo, ¿no directamente en interdicción o control policial?

— Tenemos otro programa con 10 millones de euros para control social. Se trata de montar sistemas de información actualizable sobre las áreas de coca. Es el registro de cocaleros para proporcionar información a las federaciones y a las autoridades de cuánta coca se cultiva y dónde.

Es dar una oportunidad para un autocontrol. Muy importante, porque mientras avanza, dependiendo de cada organización, proporciona datos para un eventual control y tenemos posibilidades futuras de apoyo al sector.

— En este marco de cooperación, ¿todavía no se habla de un acuerdo comercial? Años atrás Bolivia quedó excluida de las negociaciones entre el bloque europeo y otros países andinos, ¿se avanzó al respecto?

— El Vicecanciller Juan Carlos Alurralde va a visitar Bruselas pronto y se continúa con los contactos para ver si existen condiciones para que Bolivia se sume. La UE ya firmó acuerdos con Perú y Colombia. Ahora hay interés de Ecuador y de Bolivia.

— ¿Cuál es el nivel de apoyo y el nivel de relacionamiento entre el Estado boliviano y el bloque Europeo?

— Tuvimos el año pasado un colega de Suecia que trabaja en la Unión Europea que estuvo aquí para un diálogo de alto nivel.

Fue impresionante la apertura, del Gobierno. Tuvimos una reunión con siete ministros. Sentimos que los canales estaban abiertos, y continúa así. Tendremos una visita de diputados en el Parlamento Europeo.

El diálogo es contínuo con la Cancillería y con los ministerios. Hay acceso con canales abiertos, estamos viendo bastante al presidente Evo Morales, al vicepresidente Álvaro García Linera y las más altas autoridades. Comparado con otras experiencias, creo que el diálogo está bien.

— En cuanto a las preocupaciones u observaciones que sean de interés para la Unión Europea, ¿cómo se ven materias como Derechos Humanos en Bolivia, o el mismo narcotráfico? ¿qué impresión tiene ud. desde su cargo?

— Una de nuestras primeras preocupaciones es interna. Como usted sabe estamos pasando una crisis financiera en Europa, en el momento en el que estamos negociando presupuestos futuros de la Cooperación Europea.

Tenemos nuestro plan de cooperación 2007-2013. Este año los estados miembro van a estar negociando un nuevo presupuesto indicativo para 2014-2020 y dependerán de este acuerdo los montos de cooperación externa.

Se va a retirar la cooperación a algunos países emergentes, pero esperamos continuar en Bolivia. Tal vez incrementar la ayuda según la situación financiera y económica que tenemos.

Esperamos sentarnos con el Gobierno, con su nueva estrategia de lucha contra el narcotráfico, para futuras cooperaciones.

Tratamos de hacer un monitoreo de la situación de derechos humanos en coordinación con las instituciones de Naciones Unidas.

— ¿Cómo ve la Unión Europea esta propuesta del Gobierno boliviano de nacionalizar la lucha antidroga?

— Se habló de regionalizar de un lado y de nacionalizar por el otro. Esto en parte responde a una reducción de la cooperación de Estados Unidos.

Pero está bien que Bolivia asuma su rol porque nosotros tenemos el nuestro.

Reconocemos que hay una responsabilidad compartida. Somos los países de consumo. De la producción boliviana y la peruana que transita por Bolivia, no mucho va a EEUU. Va más que todo a países de la región y a Europa por medio de África.

Tenemos una responsabilidad, pero está bien que el Gobierno asuma su rol con $us 20 millones de su propio presupuesto. Debe cooperar con los países limítrofes porque hay mucho movimiento en las fronteras tanto de contrabando como de drogas. Vemos muy importante la cooperación con Brasil y con Perú.

En el Cono Sur hay un aumento del consumo de cocaína, y la situación está cambiando hacia el tránsito a través de Bolivia.

— La crisis europea puede afectar a su cooperación internacional. ¿Cómo está considerada Bolivia en ese contexto?

— Están marginados de los efectos principales y espectante por la cooperación internacional.

En la UE, Holanda está reduciendo su cooperación, sin embargo tenemos buenas noticias de que Dinamarca va a continuar y fuera de los imprevistos en la crisis, esperamos también mantener nuestra cooperación aquí en Bolivia porque reduciendo en los países más avanzados, tendremos espacio para concentrar mejor en los países con más necesidades.

Perfil:

Nombre: Kenneth Bell

Nació: 16 de junio  de 1957, en Glasgow, Escocia

Cargo: Embajador jefe de la delegación de la Unión Europea en Bolivia

Título perfil a dos columnas

Con la experiencia de haber trabajado antes en las delegaciones de la Unión Europea en Paraguay y Brasil, Bell está al mando de la oficina de la UE en Bolivia desde 2008. Antes de la arista diplomática de su carrera, consiguió dos masterados en Economía y en Sociología por la Universidad de Edimburgo, y uno más, en Economía Agrícola por la Universidad de Oxford. Además de su inglés natal, domina el portugués, el francés, el español y el nepalí, este último como resultado de su docencia en la Universidad de Malawi. Ha trabajado como consultor independiente en economía en varios países de Sudamérica y el Caribe, y ha escrito sobre desarrollo sostenible, entre otros temas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia