Economía

‘La Planta de Gran Chaco es nuestro proyecto estrella’

Roberto Domínguez. El director de Técnicas Reunidas (TR) en Bolivia indicó que la construcción de la Planta de Separación de Líquidos Gran Chaco le dio prestigio a la empresa en la región, ya que recientemente se adjudicó un proyecto   en Perú para una refinería cuya inversión asciende a $us 2.400 millones. También comentó de la experiencia que tienen en plantas petroquímicas, por lo que a la compañía le gustaría hacerse cargo de ese tipo de complejos de industrialización del gas natural en territorio nacional.

La Razón (Edición Impresa) / Jimena Paredes

00:00 / 31 de agosto de 2014

— La Planta de Separación de Líquidos Gran Chaco será entregada este 27 de septiembre, ¿cómo van los avances?

— Es una obra que tiene plazos tremendamente exigentes, pero estamos cumpliendo. Este 27 de septiembre es una entrega parcial y a partir de ahí se comienzan a hacer las pruebas a los equipos y ese periodo, dadas las características del proyecto y las dimensiones del mismo, va a demorar su tiempo. Estimamos que la entrega definitiva será entre enero y febrero de 2015 (para que entre en operación comercial).

— En 2013 tuvieron demandas de algunos pobladores de Gran Chaco y trabajadores de la planta, ¿cuánto les afectó eso?

— En una obra de estas características afecta a todos, cuando se  paraliza aun sean diez días. Eso no quiere decir que diez días es el retraso, pues en poner en marcha toda la maquinaria realmente se demora más. Entonces todos esos son días que se agregan y como ésta es una obra internacional, nos afecta económicamente porque existe una serie de costos fijos que hay que seguir pagando. Pero también afecta al plazo definitivo de entrega de la obra, porque esos diez días se pueden transformar, quizá, en un atraso de 30 días; cuando uno lleva al cronograma real, se pierde la continuidad y retomar el ritmo cuesta.

— ¿Cuánto le afectó económicamente a la empresa?

— Eso va variando, pero no hay un número así cerrado, para decir millones.

— ¿Cuánto significó para Técnicas Reunidas construir la Planta Gran Chaco, ya que en  América Latina es una de las más grandes?

— Sí, es la tercera de América Latina, hay una en Venezuela, otra en Argentina y es la tercera de ese porte. Para Técnicas Reunidas es muy importante el proyecto para afianzar nuestra presencia en la región, llevamos cuatro años en Bolivia y ya vamos por nuestro sexto proyecto. Indudablemente el hecho de que podamos terminar de manera exitosa Gran Chaco, que es nuestro proyecto estrella en Bolivia, para nosotros va a tener un impacto muy fuerte en nuestro prestigio. Por eso estamos muy preocupados en poder cumplir a cabalidad con todos los compromisos, tanto de las características técnicas, plazos, condiciones económicas, porque ésa es nuestra carta de presentación a futuro para poder seguir. Realmente Bolivia es un país que nos interesa mucho porque hemos sido bien recibidos.

— ¿El proyecto les da prestigio en el ámbito regional?

— Por supuesto, por supuesto.

— ¿Qué comentarios recibió de otros países, no solo de la región, de otros continentes?

— Hace poco hemos ganado un contrato muy grande en Perú, no digo que haya sido producto de las obras que estamos haciendo en Bolivia porque realmente Técnicas Reunidas está hace mucho en este rubro, más de 50 años.

— ¿Pero incidió para que ustedes tengan un contrato en Perú? ¿Qué tipo de contrato es?

— Es un contrato para una refinería, de una refinería de Talará donde el grupo técnico se adjudicó prácticamente todo el servicio de Ingeniería, Procura y Construcción (IPC).

— La Planta Separadora de Líquidos Gran Chaco es su sexto proyecto en Bolivia, ¿cuál fue el primero y los demás?

— El primer proyecto con el que pusimos pie en Bolivia fue la Planta de Tratamiento de Gas de Margarita Fase I para Repsol, que también es contratistas de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Esa planta se hizo y está en marcha hoy, se hizo de manera satisfactoria para el cliente y una muestra de ello es que Repsol nos adjudicó también un proyecto para el consorcio Caipipendi, la Fase II de Margarita, que es otra planta de una capacidad de 6 MMmcd para tratar gas.

En el medio de esos dos proyectos, el de la Fase I y Fase II, YPFB nos adjudicó la Planta de Separación de Líquidos Gran Chaco, que es el que estamos terminando ahora, y con ésta van tres.

Después YPFB Refinación nos adjudicó el proyecto de Revamp (modernización) de la Unidad de Procesamiento de Crudo de 12.500 barriles por día (BPD) en la refinería Gualberto Villarroel de Cochabamba. Ese proyecto también se hizo muy ajustado y de hecho va a estar en operación antes de fin de año. A partir de octubre se empiezan a hacer las pruebas, hay una entrega que se realizará en septiembre y eso le va permitir a la refinería Gualberto Villarroel, a YPFB incrementar su capacidad de refinación de crudo de 12.500 barriles, y eso es muy importante para Bolivia.

— ¿El quinto y el sexto?

— El cinco y seis son dos proyectos que nos adjudicaron casi en simultáneo, también YPFB Refinación, cuyas licitaciones se lanzaron en paralelo. Uno de ellos está en la refinería Gualberto Villarroel en Cochabamba, que es para la Ingeniería, Procura y Construcción de una planta de Reformación Catalítica cuya finalidad es el mejoramiento de la calidad de las gasolinas, y al mismo tiempo ganamos el proyecto en la refinería de Santa Cruz, la de Palmasola, Guillermo Elder Bell para la Ingeniería, Procura y Construcción de una nueva planta de Isomerización, ésta también tiene por finalidad, en función del tipo de crudo que se produce en Bolivia, mejorar la calidad de las gasolinas. Y esos dos proyectos son los dos últimos y están ahora en fase de Ingeniería y de Procura, y ya se están empezando en estos días los trabajos en campo. Esos son los seis proyectos en total.

— ¿Cuánto más o menos ganaron en todos estos proyectos?

— Margarita Fase I puede ser en el orden de los $us 240 millones, Margarita Fase II unos $us 100 millones, Gran Chaco fue un proyecto donde nuestra oferta fue de unos $us 498 millones y los tres proyectos de refinación están en el orden de $us 100 millones cada uno. En total en Bolivia pasamos los $us 1.000 millones en proyectos. Es una cifra grande y es una muestra del impulso que se le está dando a la industria hidrocarburífera en Bolivia, motorizado por la política oficial y por YPFB que es el impulsor de todo esto.

— ¿Cuándo llegó Técnicas Reunidas al país para trabajar?

— Técnicas Reunidas llegó en abril de 2010 para todo el proceso de Margarita Fase I y ahí se constituyó como empresa boliviana.

— ¿Hay otros proyectos de los que se van a hacer cargo? En Bolivia, por ejemplo, existen los relacionados a la industrialización de YPFB, ¿les han invitado?

— Nos interesan algunos, son la clase de proyectos en los que tenemos mayores fortalezas, todo en lo que es petroquímica y realización en general; contamos con equipos de ingeniería muy bien dotados y completos, a pesar de que nos siguen adjudicando proyectos en el mundo.

Hace una semana o menos hubo el anuncio de que Técnicas Reunidas ganó un proyecto petroquímico y de refinación en Malasia, muy grande también. Pero a pesar de que seguimos en esa dinámica de tener nuevos proyectos de forma permanente, tenemos capacidad como para atender la demanda que pueda surgir en Bolivia a través de los proyectos de industrialización. Así que definitivamente nos interesa y ésa es una de las razones por las cuales seguimos en Bolivia. Todo nuestro esfuerzo es para demostrar que nos adaptamos para el pueblo boliviano y que podemos hacer un papel en futuras licitaciones.

— Con relación a Gran Chaco, si bien es un proyecto importante que desarrolló en Bolivia, ¿en la región tienen otros proyectos?

— En Perú tenemos la refinería de Talará, un megaproyecto, es gigante porque está dividido en varias etapas, pero la totalidad de los proyectos son cifras muy grandes, más grandes que Gran Chaco, por lo menos cinco veces más

— ¿En Centroamérica, Asia, Europa tienen algunos?

— Estamos en todos los continentes. En Turquía hay un proyecto estrella nuestro que hasta hace poco era el más grande, ahora el de Perú pasó a ser el más grande, éste es para la renovación de una refinería vieja que había, está por $us 2.400 millones.

Después hemos terminado un proyecto en Rusia que se está entregando ahora y hemos ganado otro que estamos empezando en ese país también, es un proyecto de refinación. Después estamos en Canadá, ya vamos por nuestro segundo proyecto también ahí. Estamos en varios países de Oriente Medio y en África.

— ¿El equipo que tienen de cuántos se conforma?

— Tenemos un equipo de ingeniería para hacer una ingeniería pura de casi 5.000 personas distribuidas en varios centros que hacen diseño. Tenemos algunas licencias que hemos desarrollado en tecnología para procesos, somos propietarios de las licencias.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia