Economía

La Planta Separadora Gran Chaco está diseñada para operar al menos 25 años

Luis María Villar. Es Gerente General de la empresa española Técnicas Reunidas Tec Ltda. En entrevista con La Razón, el ejecutivo informó que tras el inicio de operaciones comerciales de la Planta de Separación de Líquidos Gran Chaco Carlos Villegas,  se quedarán otros seis meses más en ese complejo, asesorando al personal de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en la operación de la planta. Además, Villar adelantó que se postularán a las licitaciones para la construcción de otras plantas como la de polipropileno y polietileno porque —afirma— tienen bastante experiencia en esta área. Destacó que al hacerse cargo en la edificación de la planta se mantuvo el prestigio internacional de la firma.

Luis María Villar, en entrevista con La Razón.

Luis María Villar, en entrevista con La Razón. Foto: Jimena Paredes

La Razón (Edición Impresa) / Jimena Paredes

00:12 / 26 de julio de 2015

— ¿Cuándo se iniciarán las operaciones comerciales en la Planta Gran Chaco?

— La planta ya está arrancada, ya se hizo el arranque, hemos tenido estos meses en pruebas, todo ha salido perfecto (…). Con lo que hemos escuchado al presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Guillermo Achá, en los últimos días, hay algunos contratos firmados con distintos países para la exportación de GLP (gas licuado de petróleo), Paraguay he escuchado, Perú y otros países de la región.

— ¿Entonces el acto que se hizo el año pasado para qué fue?

— Lo que se hizo fue un acto de inauguración, la puntualización del inicio de pruebas de la planta, éstas son complejas, es la tercera más grande de la región y el periodo de pruebas dura meses. Se finaliza la construcción y se inicia el periodo de precomisionado y comisionado, y lo que se hace es ir poniendo en marcha cada uno de los sistemas de la planta. En realidad en ese momento (16 de octubre de 2014) se puso en marcha lo de la antorcha, había partes de la planta que estaban listos y entonces se estaban haciendo las pruebas para la entrega parcial.

— ¿Con qué capacidad del complejo se iniciará las operaciones comerciales?

— La primera operación comercial, según veo, escucho y leo, entiendo que va a ser al 50% de su capacidad con uno de los trenes funcionando, porque son dos trenes, los dos están disponibles pero me imagino que en función de la disponibilidad que se tenga y también de la venta del producto (GLP), además de los contratos internacionales que se están haciendo, producirá más o menos. En principio está previsto con el 50% de su capacidad.

— ¿Ha tenido algún retraso la obra porque se hablaba de que tenía que entregarse antes?

— Como en todos los proyectos hay desplazamientos de las fechas (...) por distintos temas y fuerzas mayores que han ocurrido en el desarrollo del proyecto, que han hecho que se desplace la fecha, digamos en la ejecución. De hecho estamos todos muy contentos con los resultados que está dando. Por una falta de disponibilidad de gas, porque en función del gas que va a entrar en la planta también hubo un pequeño desplazamiento de la fecha, pero en general todo salió bien.

— ¿Cuánto tiempo se ha demorado la obra?

— En realidad han sido tres o cuatro meses, por causales de fuerza mayor, el periodo de lluvias del año pasado, todos sabemos que ha sido un año excepcional y hubo problemas en el transporte, también la caída de los puentes en la carretera Cochabamba-Santa Cruz, digamos ha habido una serie de eventos.

— ¿Posterior a Gran Chaco, qué se viene para ustedes?

— Ahora mismo estamos trabajando en dos refinerías. Uno aquí en Santa Cruz, en la refinería de Palmasola, y otra en Gualberto Villarroel, de Cochabamba. La refinería de Santa Cruz es una planta de isomerización para refinar gasolinas y en Cochabamba es una planta de reformado catalítico con un nivel de tratamiento, para mejorar la capacidad de refinería en Cochabamba y procesar todo el producto del condensado que viene de las plantas de operaciones de yacimientos, de los pozos.

— ¿Solo en esas dos refinerías se está trabajando?

— En este momento sí. En Gran Chaco lo único que vamos a dar (después) es una asistencia en la operación. Durante seis meses estaremos acompañando a Yacimientos, asesorándoles en la operación, capacitando a los operadores por si hay algún imprevisto, vamos a estar lógicamente apoyándolos, y adicionalmente estaremos en las dos refinerías que son proyectos que están en una fase de construcción avanzada.

— ¿Entonces se quedarán seis meses más para asesorar?

— Sí. Vamos a estar acompañando, capacitando y asesorando a los de YPFB, toda la operación (de la planta), son los que luego van a operar realmente la planta.

— ¿Se van a presentar a otras licitaciones de proyectos?

— Sí, por su puesto, en la petroquímica en general, la de polipropileno, polietileno que se escucha se van a licitar en los próximos meses, vamos a participar por supuesto. Pensamos que podemos aportar mucho ahí porque tenemos mucha experiencia en plantas similares, así que por supuesto que vamos a seguir participando en las licitaciones.

— Qué les ha parecido trabajar en Bolivia, pues entiendo que ya están tiempo aquí

— Llevamos más de cinco años trabajando aquí y personalmente encantado de la experiencia, he aportado un granito de arena en la industrialización, en el cambio y la verdad que la experiencia en el ámbito profesional fue muy buena porque no se pensaba que se podían hacer proyectos grandes (en Bolivia) sobre todo como Gran Chaco, pues hemos hecho plantas de tratamiento (de gas natural) en Margarita, hemos trabajado en distintos proyectos en Bolivia. No se pensaba que se podía alcanzar a tener ese personal técnico, simultáneo o liviano en un proyecto, pues Gran Chaco es un proyecto que ha tenido 18 millones de horas hombre trabajadas. Lo que quiero decir es que es el proyecto más grande en cantidad de personal, de recursos humanos trabajando, el más grande de Bolivia, en su historia. Entonces realmente se pensaba que no iba a haber la capacidad técnica y se ha demostrado que no es así. Es un orgullo el haber demostrado esto, de poder trabajar con personal boliviano.

— ¿De todo el personal, cuántos son bolivianos?

— El 95% es personal boliviano en global, entre la construcción, ingeniería y de oficina. Incluso está saliendo personal boliviano a trabajar en otros proyectos en el mundo porque realmente estamos muy contentos con su profesionalidad, y ellos estaban interesados en tener experiencias fuera de Bolivia y nosotros encantados de ofrecérselos, y están trabajado con nosotros en otros países, así que felices por poder aportar con eso, en nuestro equipo internacional de ingenieros que forman parte de Técnicas Reunidas.

— ¿El tiempo de vida útil de la planta, cuánto será?

— El tiempo está previsto para 25 años, es en función de la disponibilidad de gas. Entonces entiendo que con todo este programa de exploración que se está anunciando en Yacimientos permitirá que se alargue el tiempo de vida de la planta. O sea está diseñada para 25, lo que no quiere decir que los 25 años se vaya, sino que se puede hacer un pequeño mantenimiento y seguir continuando siempre que haya materia prima, pero el diseño está planteado para 25 años. En un año escaso si venden todo el producto en YPFB tienen previsto recuperar toda la inversión porque los beneficios, según he escuchado, de la venta del producto, ya superan el costo de inversión de la planta, en un año se recupera.

Si operan al 50%, creo que decía el otro día el ministro de Hidrocarburos y Energía (Luis Alberto Sánchez), si operan al 50%, pues esperan en dos años retornar la inversión y a partir de ahí que sea un solo beneficio.

— ¿La planta Gran Chaco ha permitido subir sus acciones a Técnicas Reunidas?

— Somos una empresa grande que hacemos muchos proyectos en el ámbito internacional, no es el proyecto más grande, pero es un proyecto muy importante en la región, porque para nosotros sea grande o pequeño, cada uno es importante (...). Es uno de los proyectos que se ha sumado en estos últimos años a la cartera de proyectos en Técnicas Reunidas y por su puesto nos ha mantenido el prestigio internacional que tenemos como empresa.

Perfil

Nombre: Luis María Villar Alonso

Nació: Madrid, España (1974)

Cargo: Gerente General de Técnicas Reunidas Tec Ltda.

Con 18 años de experiencia en construcción de plantas

El ejecutivo de Técnicas Reunidas tiene un doctorado en estructuras especiales de plantas de GNL (Gas Natural Licuado). Además es ingeniero de Caminos Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid y licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la UNED. Viene trabajando 18 años en la industria del petróleo y gas en I+D, Ingeniería, Construcción y Desarrollo de Negocios y Proyectos. La empresa que dirige puso en marcha la Planta de Separación de Líquidos Gran Chaco Carlos Villegas, ubicada en el municipio de Yacuiba, en el departamento de Tarija. Este complejo es una de las tres plantas más grandes de Sudamérica. La obra requirió una inversión de $us 608,9 millones y procesará 32,19 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas natural. Se producirán 3.144 toneladas métricas día (TMD) de etano, insumo principal para el proceso de industrialización de los hidrocarburos, 2.247 TMD de gas licuado de petróleo (GLP), 1.044 barriles estándar por día (Bblsd) de isopentano y 1.658 Bblsd de gasolina natural.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia