Economía

No hay comercialización de autos chutos en Challapata tras operativo

Contrabando. La feria estuvo vacía y se dispararon los precios de los coches legales

La Razón / Juan Mejía / Challapata

00:44 / 15 de octubre de 2012

A una semana de la intervención de la Aduana a garajes de Challapata, donde fueron precintados más de 100 vehículos con el megaoperativo Pichay, no hay comercialización de chutos en la localidad y sus alrededores, y, paralelamente, se disparó la cotización de los coches legales.

“El domingo (7 de octubre), en la plaza Alameda había una buena cantidad de autos chutos a la venta y mucho movimiento de gente que llegaba desde Oruro, Cochabamba, La Paz y otras ciudades para este comercio. No sabíamos lo que estaba preparando el Gobierno”, fue el comentario de un comerciante de autos internados ilegalmente a territorio nacional.

La Razón constató ayer que la mencionada plazuela se encontraba casi vacía; sólo había cuatro motorizados y cinco tractores, todos legales y a la venta. El precio, según los propietarios, oscilaba entre $us 13 mil, 18 mil y 22 mil, mientras los tractores costaban entre $us 18 mil y 22 mil. Sólo un interesado caminaba por el lugar.

“Hasta antes de la intervención estos mismos vehículos tenían un costo de $us 4.000, 5.000 y 6.000, según la marca, pero ese era el precio. Ahora las cosas han cambiado y nunca más será lo mismo. Ya no podemos vender, nuestros productos están encerrados en los garajes, entonces qué vamos a vender”, se quejó un comerciante.

Los propietarios se preguntaban si podrán volver a tener su negocio de venta de chutos en la plaza, luego de que la intervención militar Pichay (limpiar, en quechua) del martes, dejó como saldo dos víctimas fatales y cinco detenidos. En el operativo además se encontró dinero falso, documentos falsificados y placas clonadas.

Algunos sugerían que en otras poblaciones se podrían abrir mercados con los vehículos que aún esconden en las comunidades cercanas. Una fuente reveló que el día que ingresaron los militares para intervenir los garajes, hubo dueños que lograron “hacer escapar” autos ilegales hacia las comunidades cercanas y enterrarlos con bosta o arena. Algunos que tenían más de 100 autos, los vendieron hasta en $us 500 y $us 1.000 para no perder su capital, según la misma versión.

Consecuencias. Un comunario de Huari, población ubicada a 15 minutos al sur de Challapata, dijo que su pueblo quedó casi vacío pues mucha gente se ocupaba de la venta de chutos y, como el negocio quedó en cero, abandonaron la localidad.

“Otros hasta parece que querían regalar sus autos porque el ambiente estaba terrible, todos correteaban de un lugar a otro para tratar de impedir que sus vehículos sean intervenidos, había un caos total, y es por eso que, en la desesperación, hasta han pensado en regalar (sus coches), no sé si habrán obsequiado”, comentó un challapateño.

Para el alcalde de Challapata, David Frías, la intervención de las fuerzas combinadas no sólo ha sacado del mercado la comercialización de chutos, sino que ha afectado al comercio de productos que se exponen habitualmente en la feria dominical, a la que acuden comerciantes de pueblos cercanos de Potosí, Oruro y La Paz.

“La gente o los comerciantes no se sienten seguros en la feria dominical por la presencia de militares. Por eso es que mucha gente no ha llegado con sus productos ni el sábado, que es la feria de la quinua y la carne de vacuno, camélido y oveja, ni hoy domingo”.

Incluso las vendedoras de refrescos se quejan. “Teníamos mucha venta porque llegaba gente de todas partes. Ahora está todo vacío, hasta eso nos ha quitado la llegada de los militares”, comentó una de ellas a este medio.

Las secuelas de ‘pichay’

Operativo

El jefe del Estado Mayor General de las FFAA, Adolfo Vásquez, adelantó que se prepara la intervención a otros ocho garajes.

Trauma

El alcalde David Frías dice que “se está causando trauma psicológico” en niños y jóvenes, “que viven con miedo a una nueva intervención”.

Aduana llama a la entrega voluntaria de coches ilegales

Advierte con procesos judiciales, multas y penas corporales para chuteros

ANF - La presidenta interina de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), Marlene Ardaya, ratificó ayer que esa entidad aguarda por un “arrepentimiento fiscal” de parte de todas las personas que ingresaron vehículos indocumentados en la localidad de Challapata, antes de que se inicien procesos judiciales que implican fuertes multas y hasta penas corporales.

“Es prácticamente la entrega de la mercancía sin intervención de la Aduana Nacional. ¿Qué quiere decir esto? Sin que yo vaya a hacer el precintado del vehículo o la incautación, lo que tienen que hacer es entregar a las autoridades que correspondan los motorizados y ahí no se va a generar ningún problema. De lo contrario, tarde o temprano no-sotros vamos a empezar a incautar los vehículos y, obviamente, éstos van a pasar a poder del Estado”, dijo Ardaya a radio Panamericana.

También informó que ayer, en cercanías de Camiri, fueron incautados cinco camiones con cinco acoples en una acción conjunta realizada por el Ejército y el Comando Operativo Aduanero.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia