Economía

Tras un acuerdo, comunarios de Mallku Khota liberan a rehenes

Plazo. La decisión de la reversión de la concesión minera está en manos de Morales 

Rescate. El momento en que los dos ingenieros y el policía secuestrados por los comunarios son internados en la clínica Oruro.

Rescate. El momento en que los dos ingenieros y el policía secuestrados por los comunarios son internados en la clínica Oruro. Foto: Juan Mejia

La Razón / Édgar Toro Lanza / La Paz

02:42 / 09 de julio de 2012

Los últimos tres rehenes de los comunarios de Mallku Khota fueron liberados ayer tras la firma de un acuerdo que incluye la anulación y posterior reversión de la concesión minera otorgada a la canadiense South American Silver, como pedían los comunarios.

El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, y las autoridades originarias de Mallku Khota sellaron el pacto en la comunidad de Chiro K’asa del Norte de Potosí alrededor de las 11.00, tras intensas negociaciones que comenzaron el sábado con el apoyo de representantes del Defensor del Pueblo.

El Gobierno aceptó la principal demanda de los comunarios (la reversión), pero además se comprometió a no tomar acciones judiciales contra los plagiadores y apoyar legalmente al dirigente Cancio Rojas (acusado de secuestro de policías y destrucción de bienes) para lograr su libertad.

La liberación del policía Herbert Pérez y de los ingenieros Agustín Cárdenas y Fernando Fernández, ambos de la Compañía Minera Mallku Khota (subsidiaria de la canadiense South American Silver), se produjo alrededor del mediodía. Antes, como parte del acuerdo, los dos últimos fueron sometidos a un juicio comunitario a manos de sus captores, quienes los acusaron de haber espiado una asamblea local.

El proceso concluyó con una sanción que instruye a los ingenieros elaborar 1.000 adobes en 30 días. Posteriormente, junto al policía, fueron trasladados en vehículos oficiales hasta la capital de Pagador, donde recibieron tratamiento médico en la clínica Oruro.

El viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, explicó que "el policía (Pérez) fue torturado, golpeado salvajemente” y recibió dos pedradas en la cabeza.

Agregó que las tres víctimas “tienen un shock emocional elevado”.

Según informó el ministro Santalla, el acuerdo compromete la anulación de la concesión minera y el posterior análisis de la reversión, que estará en manos del presidente Evo Morales y el gabinete. Además, la entrega inicial de un monto de 8.000 bolivianos a la familia de José Mamani, el minero que falleció en los enfrentamientos del jueves.

También el Gobierno se comprometió a cubrir los gastos médicos de los cuatro campesinos heridos de bala y a no promover acciones legales en contra de las siete personas que fueron secuestradas, lo que no impide que las víctimas inicien acciones personales, dijo Pérez.

Sobre la demanda de los comunarios para liberar al dirigente Cancio Rojas, Santalla dijo que la Gobernación de Potosí apoyará con dos abogados y se coordinarán las acciones de defensa “para que en tiempo breve sea liberado”.

El delegado de la mesa defensorial de Llallagua, Marcos Colque, informó a La Razón que otro de los puntos del acuerdo contempla el proceso a los policías que el jueves aparentemente “atropellaron e intervinieron una vigilia” de los comunarios, por lo que el Ministerio Público iniciará una investigación. En caso de ser culpables serán enjuiciados según la Constitución y la normas de la Policía. 

Colque informó que una de las condiciones de las autoridades originarias fue fijar un castigo a los dos ingenieros. “La máxima sanción que se les puso fue que ambos tienen que elaborar 1.000 adobes cada uno en un plazo de 30 días en la misma comunidad”. Acotó que el plazo corre a partir de ayer y apenas se sanen tienen que acudir al lugar donde permanecieron cautivos durante 10 días.

Anoche, tras el arribo de los rehenes a Oruro, Santalla y Pérez, junto al comandante de la Policía nacional, coronel Víctor Maldonado, brindaron una conferencia de prensa para detallar los aspectos centrales del acuerdo.

Las autoridades informaron que se hicieron todos los esfuerzos posibles para preservar la integridad física de los rehenes, quienes ayer acudieron a su enjuiciamiento a manos de los comunarios vistiendo ponchos, según reportes que emitió un corresponsal de radio Pío XII en la zona. Anoche continuaban recibiendo atención médica.

Bases del acuerdo

Lo pactado

• Reversión de la concesión minera de la Compañía Minera Mallku Khota S.A.

• Indemnización a la familia del comunario muerto José Mamani Mamani.

• Una fuente laboral para un familiar del fallecido.

• Cobertura de todos los gastos médicos de los cuatro campesinos heridos de bala.

• No adopción de acciones legales contra ninguno de los comunarios.

• Investigación para que los policías sean procesados. De ser culpables, serán sancionados de acuerdo a ley.

• Justicia comunitaria para los dos ingenieros. 

• Apoyo legal para que se acelere el caso del comunario Cancio Rojas.

‘Gobierno no tiene espalda tecnológica’

La reversión de Mallku Khota es una decisión política, o sea no quedaba otra situación en este momento por la conflictividad social. Desde el punto de vista político puede ser aceptable, pero desde el punto de vista técnico y perspectiva del sector obviamente es muy negativo porque uno de los mejores emprendimientos de los últimos años va a quedar en nada, porque prácticamente si se aleja a esa empresa, el Estado no tiene ni la espalda financiera ni la espalda tecnológica para hacer un proyecto de esa clase. Esto va a repercutir también entre los demás proyectos que se estaban elaborando en el país, que son muy pocos y se pueden contar con los dedos de la mano. Seguramente van a tomar previsiones a sus inversiones porque ya uno no sabe lo que va a pasar en este país.

Esta decisión es una falta de tino con las inversiones, políticamente puede ser justificable, pero pragmáticamente estamos retrocediendo mucho. Además, el Estado en este momento no puede hacerse cargo de un proyecto   de esa clase que ni siquiera es una mina, sino un proyecto que está en la etapa de prefactibilidad. Para ver con la tecnología que ellos (la empresa) dicen tener se puede cooperar, pero ni siquiera se ha decidido que sea una mina. Con la tecnología que tenemos en el país, el clima social ¿cómo vamos a encarar un proyecto de esa clase? De esa manera ese proyecto está desahuciado, por mucho que pongamos el esfuerzo no lo vamos a poder hacer por falta de recursos tecnológicos.

También esto es una mala señal para las inversiones y la falta de seguridad jurídica.

Dionisio Garzón exministro de Minería.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia