Economía

La demanda de joyas disminuye pese a la caída del precio del oro

Orfebres dicen que la gente prefiere alquilar joyas o comprar las de fantasía

Metal. Una comerciante de joyas de la calle Tarapacá muestra pepitas de oro; señaló que no puede trabajarlas porque no hay pedidos.

Metal. Una comerciante de joyas de la calle Tarapacá muestra pepitas de oro; señaló que no puede trabajarlas porque no hay pedidos. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña / La Paz

00:00 / 23 de marzo de 2014

Desde junio del año pasado, el precio del oro empezó a caer en los mercados internacionales, pero este comportamiento no benefició a los orfebres nacionales, quienes se quejan de un desplome en sus ventas, lo que afectó la rentabilidad de sus negocios.

El vicepresidente de la Asociación de Orfebres y Relojeros San Eloy 14 de Septiembre, Carlos Alarcón, dijo a La Razón que la comercialización de joyas en ese metal precioso tuvo una notable reducción en el último año.

“Se presentó un fenómeno extraño. Los precios empezaron a bajar   —aunque ahora están presentando una mejora— y la población no compra joyas en este material; mientras que cuando los precios estaban más elevados, teníamos mayor venta. Es un poco contradictorio”, explicó.

La cotización del oro tiene una variación diaria de acuerdo con las fluctuaciones del mercado. El jueves alcanzó a $us 1.346 la onza troy, una importante remontada desde inicios de esta gestión, cuando el coste oscilaba entre $us 1.219 y $us 1.270.

Los datos publicados en la página electrónica del Ministerio de Minería y Metalurgia muestran que el precio en los últimos días de junio de 2013 empezó a presentar una baja que llegó hasta $us 1.203,25 la onza troy, mientras que en marzo de la misma gestión oscilaba entre $us 1.574 y $us 1.611.

RÉCORD. Los precios en las dos gestiones anteriores a 2013 tuvieron cotizaciones elevadas. El  6 de septiembre de 2011 el valor al contado llegó a sus máximos históricos con $us 1.923,20.

En el recorrido realizado por este medio por la calle Tarapacá de La Paz, más conocida como la “calle de oro”, en la zona Garita de Lima, y por la calle 10 del mercado Lanza (sector joyería) se constató que los manufactureros adquieren el metal precioso de 24 quilates a un precio de entre Bs 240 y 260 el gramo bruto.

Al momento de ser comercializado, el gramo trabajado sube entre Bs 330 y 350, de acuerdo con la mano de obra y el modelo de la alhaja. “Hace unos dos a tres años atrás nuestro sector adquiría el producto en Bs 330 o más y lo vendíamos de Bs 440 a 500”, dijo Alarcón.

Orfebres paceños coinciden en que hace dos o tres años era más rentable el negocio de la elaboración de alhajas en oro. Si bien los precios eran más altos, la población “tenía mayor gusto por las joyas de oro de 18 quilates”, señaló Alarcón. Sin embargo, resaltó que ahora la gente “prefiere joyeles de plata o fantasía dorada o el denominado oro chino, porque son más accesibles a la economía”.

Alarcón argumentó que los compradores tienen temor a que las prendas de oro puedan ser robadas, por lo que optan por “adornos” que están a menor precio. El orfebre paceño indicó que ahora, para las festividades en las que se hace uso de “bastante joyería”, como las entradas folklóricas, los bailarines eligen el alquiler de bisutería con piedras preciosas muy similares a las que son elaboradas en el metal precioso.

CONTRATOS. “Muchos de los orfebres prefieren trabajar con plata y oro chino porque es lo que más sale. Ahora, a duras penas, tenemos contratos para la elaboración de joyas en oro”, explicó Carlos Alarcón.

La secretaria general de la Asociación de Orfebres del mercado Lanza,  Gisella Flores, manifestó que hace unos tres y cinco años aún se podía vender productos de oro, “al menos 12 por mes”. “Ahora solo se puede hacer la comercialización de uno a dos por mes”, afirmó la orfebre. “Lo que nos piden es más productos en plata y hacemos algunos trabajos en oro, (aunque) es más escaso”.

El presidente de la Federación Regional de Cooperativas Mineras Auríferas (Ferreco), Edmundo Polo, informó que el 95% de la producción de este metal es exportado y solo el 5% queda para el mercado interno.

“Se queda 5% en el país y 95% se exporta. Nosotros vendemos y los comercializadores lo exportan casi en su totalidad (…). Bolivia no es un consumidor de oro, es muy poco el uso de este material en el país”, subrayó el dirigente cooperativista.

Actualmente la producción de oro oscila entre 8 y 9 toneladas anualmente. Sin embargo, el representante de la Ferreco sostuvo que esa cifra es de 13 a 14 toneladas. “Esto se debe al ingreso de oro peruano al país. Eso hace variar las cifras”, argumentó.

Las cifras de exportación

Venta

Según el Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom), las exportaciones de oro en 2013 llegaron a 9.068,35 kilogramos finos. En 2012 se exportó 2.103,3 kilogramos finos, mientras que en 2011 fue de 1.892,73.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia