El Financiero

El comercio percibe más control de militares

Los ‘piloteros’  buscan nuevas rutas de ingreso al país

Patrullaje. Efectivos militares realizan control de mercadería ilegal en una zona de Pisiga.

Patrullaje. Efectivos militares realizan control de mercadería ilegal en una zona de Pisiga. Foto: Miguel Carrasco

La Razón (Edición Impresa) / Marcelo Padilla / La Paz

00:00 / 28 de noviembre de 2018

Comerciantes de mercados populares paceños están conscientes de que hay un mayor control militar en los puestos fronterizos de Chile y Perú y dejan entrever que el contrabando tarda un poco más en llegar al país, ya que debe buscar otras rutas de ingreso.

En La Paz, a pocas semanas de las fiestas de fin de año, ya son notorios los aprestos del comercio formal e informal para recibir una masiva cantidad de compradores en centros de abasto como las calles Huyustus y Eloy Salmón.

En un recorrido por estos mercados, El Financiero pudo percibir que los representantes y miembros de las organizaciones comerciales están bien informados sobre la fiscalización del comercio exterior del país y que el abordaje de temas como el contrabando son tratados con mucha cautela.

En la Huyustus, donde se asientan unos 2.100 comerciantes afiliados a cinco asociaciones, los dirigentes indican que el nuevo control fronterizo no representa un problema crítico para su sector, porque desde hace dos meses los vendedores tomaron sus recaudos para aprovisionarse y no perder los ingresos adicionales que obtienen en Navidad y Año Nuevo.

Sin embargo, presentan también sus reclamos por algunas cuestiones que son propias de la actividad. “Existe un mayor control militar en la frontera con Chile.

Hay afectación porque la mercadería no llega a su debido tiempo y porque los aranceles de la Aduana son muy fuertes”, afirmó Cristóbal Charcas, de la Asociación de Comerciantes Viajeros La Paz-Charaña Huyustus Bajo. Para no pagar tributos, “los piloteros (contrabandistas) meten (mercadería) por sus propios caminos, más por el lado de Iquique (Chile) y Desaguadero (Perú)”, agregó.

“Los controles militares y de la Aduana perjudican, porque la mercadería tarda en llegar. No nos la están soltando rápido y si no llega a tiempo tendremos pérdidas”, coincidió Magaly Delgado, secretaria general de la Asociación de Comerciantes Minoristas Señor de Quillacas-Huyustus “Playa Azul” Sector Juguetes.

Las patrullas, según Delgado, están en Pisiga (Oruro) y alrededores. “También hay camiones que traen de todo, bajo su propio riesgo. Ellos saben que si los atrapan pierden todo”, subrayó.

Jaime Flores, secretario general de la Asociación Central Bajo Huyustus 20 de Noviembre, se refirió a que recientemente los militares encontraron más de 100 caminos clandestinos del contrabando en la frontera con Chile. “El control ahora es fuerte, especialmente por Charaña, pero eso no va incidir en los precios”, aseguró.

Los precios no subirán, “no hay venta”, acotó Charcas.

Ramiro Yujra, presidente de la Asociación de Comerciantes Eloy Salmón y Ramas Afines, expresó que este sector conformado por 580 personas dedicadas en especial a la venta de electrodomésticos siente “con rigor los efectos del control en frontera por parte de la Aduana y los militares, porque la internación se demora”.

Observó que los comerciantes legales pierden demasiado tiempo en los trámites aduaneros, la descarga y la puesta en venta de los productos. “En cambio, el contrabandista tarda una semana en dar la vuelta (alrededor del punto de control) arriesgando su capital y vienen a nuestro sector a ofrecer productos baratos”, sostuvo.

“La Aduana también ayuda al contrabando, porque los legales se quedan con los trámites durante mucho tiempo y si dan salida dicen que es por algún charle que hay por ahí, es decir, corrupción. Por eso liberan rápido”, agregó.

El pasado domingo, El Financiero publicó un reportaje que indica que empresas y autoridades de Gobierno prevén que este año la mayor devaluación de las monedas en países vecinos impulsa una mayor ola de contrabando, un delito que se acrecentará aún más por las fiestas comerciales de fin de año y el anuncio del pago del doble aguinaldo.

La nueva estrategia del Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando para enfrentar esta actividad ilegal se inició hace poco con el control de patrullas de las Fuerzas Armadas en determinados puntos limítrofes y continuará con la instalación de 19 puestos militares adelantados en la frontera con Chile, 6 en Perú y más de 15 en Argentina y 10 en Paraguay. El primero se inaugurará este miércoles en Charaña.

El viceministerio tiene la meta de frenar el contrabando masivo por Chile hasta marzo de 2019.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia