Francisco en Bolivia

Arrestan a tres jóvenes en la ‘curva del diablo’

Intentaban protestar en el sitio donde no hay rituales desde el 29 de junio

Cubierta. Dos miembros de la Asociación de Amautas Waka Katari hacen una vigilia frente a la ‘curva del diablo’, ayer.

Cubierta. Dos miembros de la Asociación de Amautas Waka Katari hacen una vigilia frente a la ‘curva del diablo’, ayer. Micaela Villa.

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

03:47 / 09 de julio de 2015

Los 370 uniformados destacados a la “curva del diablo” —300 militares, entre oficiales, suboficiales  y soldados de la División Mecanizada 1 de Viacha, y 70 agentes de la Policía Rural y Fronteriza— evitaron la “actuación” de quienes habían confirmado por Facebook y WhatsApp su participación en el evento “Bienvenida del Diablo al papa Francisco a Bolivia”, que iba a efectuarse en este sitio.

Habían confirmado su asistencia al evento 913 personas “(…) [email protected] de [email protected] en la curva del diablo, como lugar simbólico, sin que esto nos identifique como adoradores de satán, exactamente. (…) No haremos nada, simplemente mostrar nuestro desacuerdo con este estado & sociedad hipócrita que se pone a barrer sus calles a última hora y a esconder su basura (sic)”, indicaba la convocatoria por las redes.

Solamente tres jóvenes —dos hombres y una mujer— que llegaron hasta ese punto y desplegaron carteles con la leyenda “¿Y el Estado laico qué?”, fueron obligados a abordar una camioneta policial que se los llevó a las 17.03. “No tienen que ver nada con nosotros, son rockeros, punks”, dijo Adriana R., presidenta de la Asociación de Amautas Waka Katari, que tiene 2.000 afiliados.

Con la intención de que las autoridades no destrocen el altar del “tío” —deidad benigna y maligna, distinta del diablo, sostienen antropólogos—, erigido en la tercera curva del carril de bajada de la autopista que une a La Paz y El Alto, los miembros de la asociación limpiaron restos de velas y ofrendas, sembraron plantines y suspendieron ceremonias desde el 29 de junio.

Una roca negra representa al “tío”. A la derecha se hacen peticiones de prosperidad, amor, salud, se colocan velas de colores y se echa azúcar. La izquierda es el polo opuesto, allí se prenden velas negras atravesadas con alfileres y se pide desgracias y maldiciones.

“Los hijitos de mamá han dicho que van a venir vestidos de diablo, pero eso es desvirtuar, ésta es una waka”, añadió la dirigente de la asociación. Una waka es un sitio que “tiene energía, es la única energía en la ciudad”, sostuvo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia