Francisco en Bolivia

Francisco cierra una visita que deja huella política en Bolivia

El argentino Jorge Bergoglio absorbió la agenda informativa local desde que llegó al país, el miércoles en la tarde. Ayer partió a Paraguay para concluir su gira por la región

Viru Viru. El papa Francisco aborda el avión de Alitalia que ayer en la tarde lo trasladó hasta Asunción, en Paraguay.

Viru Viru. El papa Francisco aborda el avión de Alitalia que ayer en la tarde lo trasladó hasta Asunción, en Paraguay. Alejandra Rocabado.

La Razón (Edición Impresa) / Baldwin Montero / Santa Cruz

04:55 / 11 de julio de 2015

El papa Francisco partió ayer de Bolivia tras una visita de aproximadamente 44 horas, que dejó huella política con sus mensajes de respaldo al diálogo para resolver la causa marítima y su llamado para cambiar el modelo económico apegado al capital. Cumplió tres jornadas de intensa actividad desde que a las 17.27 del miércoles arribó al aeropuerto internacional de El Alto procedente de Quito, Ecuador, hasta que ayer a las 13.03 partió del aeropuerto internacional de Viru Viru con destino a Asunción, en Paraguay, donde este fin de semana concluye su gira por Sudamérica.

Ayer, tras despedirlo en la capital oriental, el presidente Evo Morales saludó las “excelentes coincidencias” entre los postulados del Santo Padre y los movimientos sociales y con ello se refirió a la intervención que un día antes tuvo el Papa en el II Encuentro Mundial de Movimientos Populares.

Allí, Jorge Bergoglio pronunció un extenso discurso en el que se declaró militante de los procesos de cambio y convocó a los líderes sociales a apuntalar unidos un modelo económico alternativo al que privilegia la acumulación del capital en desmedro de los pobres.

“Digámoslo sin miedo: queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos… Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra como decía San Francisco”, expresó en parte de su alocución, que con frecuencia fue interrumpida por aplausos.

Luego dijo que “ni el Papa ni la Iglesia tienen el monopolio de la interpretación de la realidad social ni la propuesta de soluciones a los problemas contemporáneos”  y cerró con una reflexión: “el futuro de la humanidad no está únicamente en manos de los grandes dirigentes, las grandes potencias y las élites. Está, fundamentalmente, en manos de los pueblos; en su capacidad de organizar y también en sus manos que riegan con humildad y convicción este proceso de cambio”.

Pero la contundencia del discurso de Francisco no llegó a opacar el mensaje político más importante que dio durante su visita, que se había anunciado como “100% pastoral”: su apoyo al diálogo para resolver la demanda marítima.

“El diálogo es indispensable (…). Estoy pensando acá en el mar. Construir puentes en lugar de levantar muros”, manifestó a solo minutos de haber llegado el miércoles a La Paz, durante un discurso ante miembros del cuerpo diplomático en instalaciones de la catedral.

Sus palabras tuvieron una reacción inmediata en el país, donde representantes del Gobierno las interpretaron como un “apoyo inequívoco” a la demanda boliviana, y en Chile, donde el gobierno de Michelle Bachelet hizo conocer su disponibilidad inmediata para reactivar las relaciones diplomáticas.

Histórico. Al evaluar la presencia de Francisco en el país, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, destacó su respaldo a la causa marítima y el alcance del discurso que pronunció en el encuentro con los movimientos populares.

“Se han emitido en Bolivia discursos de enorme trascendencia para el mundo. Sus expresiones han tenido una resonancia extraordinaria en todos los ámbitos. En Bolivia se ha emitido un discurso papal que no tiene parangón en la historia de la Iglesia durante las últimas décadas”, opinó. Destacó como otro hecho relevante e histórico el pedido de perdón que hizo el Papa por los crímenes cometidos por la Iglesia Católica contra los indígenas durante la época de la conquista.

Justamente esa parte de su discurso fue una de las que mayores aplausos cosechó la noche del miércoles en ambientes de la Expocruz. “Quiero decirles, quiero ser muy claro, como lo fue San Juan Pablo II: pido humildemente perdón, no solo por las ofensas de la propia Iglesia, sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América”, sostuvo el Pontífice.

La agenda papal incluyó el miércoles, a su llegada, una breve escala en homenaje al sacerdote jesuita  Luis Espinal, asesinado en puertas del inicio de la dictadura militar en los años 80.

“Un hermano nuestro víctima de intereses que no querían que se luchara por la libertad de Bolivia, el padre Espinal predicó el Evangelio, y ese Evangelio molestó, y por eso lo eliminaron”, señaló. Además de estas actividades con claros componentes políticos, el jueves el Obispo de Roma celebró una misa a campo abierto en la rotonda del Cristo Redentor, en Santa Cruz de la Sierra, y ayer visitó a los reclusos del penal de alta seguridad de Palmasola.

Cientos de miles en las calles

Fieles

Aunque no existe una cifra oficial sobre el número de fieles que se movilizó en estos días de visita del Papa, se cree que superaron el millón, tanto en La Paz como en Santa Cruz.

Seguridad

Durante los días de visita de Francisco, 8.000 voluntarios y 17.000 policías y militares se movilizaron para colaborar en el operativo.

Miradas a la visita de Francisco a Bolivia

Organización impecable: Ministro Juan Ramón Quintana

“Yo diría que lo que ha ocurrido tuvo la característica de ser impecable. No hubo ni un factor que haya perjudicado la visita del papa Francisco. La agenda se ha cumplido a plenitud”.

Fruto del diálogo: Padre José Fuentes

“Me parece que esta visita ha sido un éxito, fruto de ese dialogo, de una preparación en conjunto (Iglesia Católica-Gobierno). Yo creo que puede servir como un gran ensayo”.

Nuevas posibilidades: Viceministro Alfredo Rada

“Como revolucionarios, si bien no somos católicos ni creyentes, vemos que Francisco abre nuevas posibilidades y nuevos cambios. Francisco nos habla de una Iglesia del pueblo”.

Cosas importantes: Dirigente Adolfo Chávez

“Estamos seguros de que el papa Francisco ha manifestado cosas importantes: inclusión, diálogo, no ser abusivos con los débiles, defender los derechos de la Madre Tierra”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia